Despliega el menú
Aragón

educación

Más de 40 centros de Aragón recuperan la presencialidad total en la ESO y bachillerato desde el 7 de enero

Algunos centros optan por retrasar este regreso debido al elevado número de contagios en la comunidad aragonesa.

Los alumnos del centro María Auxiliadora dan clase en la capilla ante la falta de espacios.
Los alumnos del centro María Auxiliadora dan clase en la capilla ante la falta de espacios.
Francisco Jiménez

La presencialidad de todos los alumnos de colegios e institutos de Aragón comienza a ser una realidad. Desde que el Departamento de Educación permitiera el pasado 7 de enero que todos los matriculados en 3º y 4º de la ESO y 1º de bachillerato estuvieran a la vez en el aula, ya son más de 40, entre públicos y concertados, los centros que han empezado a implantar esta medida, la gran mayoría con todos los cursos posibles.

Se suman así a los otros 40 que durante el primer trimestre ya habían recibido el visto bueno de la Consejería que dirige Felipe Faci. No obstante, algunos ya han anunciado –como es el caso de los de Ejea de los Caballeros– su intención de retrasar este momento lo máximo posible, especialmente, por la evolución epidemiológica de la pandemia.

A día de hoy, más de 80 centros educativos ya cuentan con todos los niveles hasta bachillerato acudiendo diariamente a clase. "Teníamos muchas ganas de recuperar la presencialidad. Y la noticia fue muy bien recibida por las familias y los profesores", recalca Pilar Navarrete, directora del colegio Escuelas Pías de Zaragoza, que regresó a la total presencialidad el pasado 13 de enero.

En María Auxiliadora, la recuperaron el 7 de enero, no sin antes readaptar los espacios. "En las clases de asignaturas obligatorias tenemos 26 alumnos, pero las optativas llegan en algún caso a 32. Hemos tenido que habilitar varias zonas, como la capilla del centro, y dejarlas de utilizar para el uso ordinario que tenían asignado", explica el director Vicente Torres. Destaca, no obstante, una relajación en el seguimiento de las normas por parte de algunos alumnos.

A estos más de 80 centros se sumarán, al menos, otra quincena a partir de la semana que comienza este lunes. La mayoría con todos los cursos, aunque algunos también lo harán de manera escalonada. El Departamento, que amplió al 8 de febrero la reincorporación a la presencialidad total –en un principio estaba marcada para el 25 de enero–, también está permitiendo el regreso progresivo, aunque reclama que el primero sea 4º de la ESO.

Muchos institutos se han decantado por ese retorno paulatino. Eso sí, adaptándolo a sus posibilidades, puesto que la falta de espacios es palpable en varios. Así ocurre en el Virgen del Pilar, donde los alumnos de 3º de la ESO ya no utilizan el sistema de días alternos. No ocurre lo mismo en 4º de la ESO y 1º de bachillerato, donde, al no poder mantener la distancia y esperando a ver "la evolución de la pandemia", prefieren ser prudentes y no creen que se recupere antes de final de mes.

Preocupación por los contagios

Alrededor de una veintena de los centros educativos consultados por este diario han mostrado su intención de retrasar al máximo que todos los alumnos estén diariamente en clase. Una posición que defienden desde las asociaciones de directores y directoras de institutos de Educación Secundaria de Zaragoza, Huesca y Teruel. Critican que no se cuente con más recursos humanos y que, debido a la falta de espacios, "se esté abogando a un regreso en el que no se cumplirá la separación de metro y medio". Una cuestión que preocupa especialmente cuando se está en pleno crecimiento de la curva de contagios.

En el instituto Ramón y Cajal de Zaragoza comenzarán a recuperar la presencialidad el 25 de enero, con 4º de la ESO. El director, Guillermo Sánchez, explica que no se puede mantener la distancia social en ninguno de los grupos y que no disponen de espacios libres para desdoblarlos. "La Administración no nos ha ofrecido recursos materiales o personales", lamenta, al tiempo que detalla que el resto de las fechas se irán adaptando en función de la "evolución epidemiológica".

Una tendencia que no es nada favorable en Ejea de los Caballeros, una de las localidades que están confinada desde el pasado sábado. Por ello, los dos institutos públicos –Cinco Villas y Reyes Católicos– han retrasado el regreso a la presencialidad, que tenían previsto para el pasado viernes, 15 de enero. Todavía no han estipulado una nueva fecha.

Sin espacios

En el de Miralbueno todavía no han determinado cómo recuperarán la presencialidad. "Tenemos un verdadero problema con aulas y espacios. En julio solicitamos barracones anticipándonos a lo que podía ocurrir", señalan desde la dirección del centro, que ya ha tenido que adecuar la cafetería de los alumnos, la biblioteca e incluso el aula polivalente para los alumnos de 2º de bachillerato, que desde octubre ya van todos a clase diariamente.

Este problema se repite en el IES Azucarera. Su directora, Isabel Marín, ya tiene planteado el regreso de 4º de la ESO, que será este lunes; y este martes se incorporarán los de 1º de bachillerato. Para los de 3º de la ESO todavía no hay fecha. "No cabemos. Estamos a la espera de que desde Inspección nos den una solución", puntualiza. De hecho, recuerda que llevan desde julio pidiendo aulas prefabricadas, en un centro que está diseñado para tener cuatro vías y, en algunos cursos, cuenta con hasta seis.

Las asociaciones de equipos directivos defienden el regreso a la presencialidad total, pero insisten en solicitar "un estudio riguroso, con datos y no con impresiones, de lo que esta medida extraordinaria ha supuesto para la formación de nuestro alumnado".

Etiquetas
Comentarios