Despliega el menú
Aragón

gobierno de aragón

Duras críticas a Lambán por recurrir a la nevada para dudar del cambio climático en la montaña

Sus socios de Podemos, ecologistas y expertos censuran su postura y el presidente replica que solo defiende el esquí.

Javier Lambán, en el Museo de Zaragoza.
Javier Lambán, en el Museo de Zaragoza.
Gobierno de Aragón

El presidente aragonés, Javier Lambán, generó este sábado una ola de críticas al recurrir a la borrasca Filomena para cuestionar que el cambio climático pueda hacer desaparecer la nieve y con ello la práctica del esquí. Sus socios de gobierno de Podemos, sus aliados de Izquierda Unida, expertos y centenares de ciudadanos censuraron su postura en contra de los criterios científicos y el presidente tuvo que recurrir de nuevo a las redes sociales para replicar que solo pretende defender "el futuro del esquí en Huesca y en Teruel, imprescindible para el empleo en estas zonas y cuestionado en nombre de teorías no demostradas".

El líder socialista colgó al mediodía en su cuenta de Twitter varias fotografías del temporal en Aragón para sostener que "no parece que el cambio climático vaya a suponer necesariamente la desaparición de la nieve", a lo que añadió que el año pasado ya había sido "muy pródigo" con las montañas aragonesas.

A última hora de la tarde llevaba más de 1.600 comentarios en los que, sin paliativos, se le recriminó sus dudas, para lo que se adjuntaban artículos periodísticos y científicos alusivos al cambio climáticos y cómo este fenómeno provoca precisamente efectos extremos de frío y calor, además de nevadas.

Ante la situación generada, el presidente escribio dos tuits más que aún soliviantó más el ambiente. En el primero dijo que se había marcado como prioridades luchar contra el cambio climático y combatir "los fundamentalismos, sean negacionistas o fanáticos creyentes en la posesión de la verdad absoluta". En el segundo, añadió que pretendía defender el esquí que algunos cuestionaban "en nombre de teorías no demostradas".

Desautorización de Podemos

La situación llegó hasta el punto de que Podemos-Aragón desautorizó por primera vez al presidente al informar en su cuenta oficial de Twitter de que el comentario de Lambán "no representa a todas las organizaciones del Gobierno de Aragón" y añadía que trabajan "para que los conocimientos científicos sobre cambio climático se traduzcan en políticas concretas".

Por si fuera poco, la directora general de Cambio Climático, la podemista Marta de Santos, terció en la polémica generada tras el ataque e insultos del números de la Presidencia de la DGA, Julio Tejedor, a la exlíder de CHA, Nieves Ibeas, por responder a Lambán que el hecho de que nieve estos días "no legítima el pelotazo de Castanesa". Tejedor intervinó para acusarla de "ecourbanita de salón , mal informada en el mejor de los casos y demagoga mendaz en el peor... que desconoce el valle, la opinión de su gente, de todas sus instituciones y, por supuesto, el proyecto planteado hoy día".

Ante su actitud y la de Lambán, Marta de Santos escribió que "ni ocurrencias ni insultos de políticos o técnicos empañan la verdad: el cambio climático es. Y_por ello ya nieva diferente y menos en el Pirineo. Menos especulación y más rigor, gracias".

No fue la única, ya que también criticaron al presidente el portavoz de Podemos en las Cortes, Nacho Escartín, el exdiputado nacional por Huesca Jorge de Luis y el exdirigente ecologista y actual parlamentario nacional Juan Antonio López de Uralde, quien tildó la postura de Lambán de «indecente».

También hubo críticas de la líder de IU en la provincia de Zaragoza, Marta Abengochea, de a organización ecologista Seo Birdlife Aragón, del ambientalista Paco Iturbe o de especialistas como Dominic Royé. El único respaldo reseñable en las filas socialistas del Gobierno y de su partido fue el de Julio Tejedor, aunque a media tarde se ha sumado el portavoz del partido en las Cortes, Vicente Guillén, a criticar, sin citar, a los que cuestionan el desarrollo en la montaña: "Defender la montaña desde Zaragoza y no dar alternativas a los habitantes de los valles es lo más demagógico y territorialmente insolidario que he escuchado. Hay un punto de equilibrio entre la defensa de nuestro patrimonio natural y el desarrollo de las zonas de montaña".

Etiquetas
Comentarios