Despliega el menú
Aragón

CORONAVIRUS EN ARAGÓN

La vacunación de sanitarios empezará el día 18 una vez se alcance el 90% en las residencias

El Salud acabará esta semana con 10.000 dosis administradas y mantiene una reserva de 11.700. La previsión es agotar la primera remesa con los grandes dependientes a mediados de marzo.

Una sanitaria vacuna a una interna de la residencia Sancti Spiritus de Borja.
Una sanitaria vacuna a una interna de la residencia Sancti Spiritus de Borja.
Ayuntamiento de Borja

La vacunación del personal sanitario empezará en Aragón el próximo día 18 al mismo tiempo que se administre la segunda dosis a los usuarios y personal de las residencias de ancianos y discapacitados. Así lo ha asegurado este  jueves el jefe de servicio de Prevención de Salud Pública, Luis Gascón, quien manifiesta que se está cumpliendo la planificación y se acabará esta semana con 10.000 personas ya inoculadas, un ritmo que se incrementará para llegar la próxima semana al 90% de los usuarios y profesionales de los centros asistenciales que accedieron a ponérsela, unos 27.000.

Gascón ha incidido en que se va a mantener la actual logística de vacunar de lunes a jueves y dejar los viernes para hacerlo a aquellos a los que no se ha podido hasta ese momento "para no perder así ni una sola dosis". Los viales adquiridos a la farmacéutica Pfizer tienen una caducidad de 120 horas (cinco días) una vez descongelados y de ahí que la programación de Salud Pública se haga por semanas.

Hasta el momento, la DGA ha recibido 23.715 unidades y había suministrado hasta el martes 6.197, poco más del 26% del total, aunque el jefe de Prevención de Salud Pública reitera que el ritmo es el previsto en función de la población a la que se están administrando y de la disponibilidad de las remesas de dosis. "Nuestra preocupación es tener suficientes vacunas y no acelerar el ritmo, porque con las 159.600 comprometidas hasta mediados de marzo por el Ministerio de Sanidad podremos llegar a menos de 80.000 personas", ha dicho.

La vacunación se ha extendido a todos los sectores sanitarios y en algunos centros de salud, como en el Santo Grial de Huesca, este viernes no podrán continuar porque han agotado todas las dosis y en una residencia de la capital oscense deberán acabar el lunes. En otros municipios, como el de Borja, acogían con "ilusión y esperanza" el inicio del proceso en su residencia, la Sancti Spiritus, el pasado martes.

El jefe de servicio de Prevención de Salud Pública ha explicado que se ha decidido contar una reserva estratégica de 11.700 dosis, el número correspondiente a cada entrega semanal, por si hubiera una interrupción en el suministro que pudiera comprometer el proceso de vacunación contra la covid.

Personal de "primera línea"

El objetivo es llegar a proteger al personal e internos de las residencias y al personal sanitario de "primera línea", que incluye a los trabajadores de urgencias, cuidados intensivos y plantas covid de hospitales públicos y privados y al personal del 061 y de Atención Primaria, ya sean médicos y enfermeros o celadores y limpiadoras. A falta de detallar las plantillas de la privada, quedarán inmunizados unos 38.000 profesionales que trabajan en centros sanitarios.

Las restantes 15.000 dosis disponibles se inocularán en esta primera fase a grandes dependientes que viven en casa. Luis Gascón ha manifestado que aún deben cruzar la información disponible en la Consejería de Ciudadanía con la del Salud, dado que no todos tienen reconocido dicha condición (el denominado grado tres). Al cierre del pasado mes de noviembre, lo tenían concedido 10.726 personas en la Comunidad, por lo que al menos se le podría proteger a gran parte de ellas de la covid.

Para llegar a este número se cuenta con las 140.000 dosis de la vacuna de Pfizer que llegará hasta mediados de marzo, a las que se unirán otra de 19.600 unidades de las de Moderna que produce la española Rovi en San Sebastián de los Reyes (Madrid). En su caso, la primera entrega se hará la próxima semana y se limitará a 1.900 y la última se hará en la tercera semana de febrero.

La programación tiene en cuenta las propias especificaciones de las farmacéuticas que las fabrican, dado que la vacuna de Pfizer requiere poner la segunda dosis a los 21 días y la de Moderna, a los 28-30.

El jefe de servicio de Prevención ha subrayado que la población debe saber que las posibilidades de vacunación en el primer trimestre van a ser "escasas" y que solo se podrá incrementar el ritmo en el momento en el que se puedan suministrar más dosis. De hecho, no se ha aventurado a fijar un calendario para abordar a los siguientes grupos de población, los mayores de 80 años que viven en sus casas, los que tienen entre 65 y 79 años y el resto de aragoneses con patologías crónicas. "Nos gustaría empezar ya, pero necesitamos más vacunas", ha sentenciado.

Etiquetas
Comentarios