Despliega el menú
Aragón

comunicaciones

De la pena a la ilusión por el nuevo Canfranc

Dos alcaldes, un concejal ferroviario y dos mujeres que vivieron en la antigua estación opinan sobre el futuro con la reapertura y el cambio vivido en el pueblo.

De izda. a dcha, María Victoria Sánchez (trabajó en Telégrafos), el alcalde Fernando Sánchez, el exalcalde Víctor López, María Isabel Frías (nació en la estación) y el concejal ferroviario Luis Fraga.
De izda. a dcha, María Victoria Sánchez (trabajó en Telégrafos), el alcalde Fernando Sánchez, el exalcalde Víctor López, María Isabel Frías (nació en la estación) y el concejal ferroviario Luis Fraga.
Rafael Gobantes

La Estación Internacional de Canfranc es la que, durante sus años de esplendor, ha dado vida a esta localidad, que ahora se muestra ilusionada al ver que su resurgir, es por fin una realidad. Hace apenas unos años, cuando el edificio principal estaba prácticamente en ruinas, pocos se podían imaginar lo que iba a acabar siendo, tras su rehabilitación, la urbanización de todo su entorno y la construcción de la nueva estación de pasajeros, casi a punto para su puesta en marcha. Por eso, los vecinos de Canfranc, y sobre todo los que tienen alguna vinculación con la estación, no pueden esconder su alegría e incluso emoción por los últimos acontecimientos.

María Isabel Frías Vizcarra nació en la estación, en el año 44 y entonces era «el no va más». Toda su niñez y juventud la pasó ahí y reconoce que era «una maravilla». Cuando tenía 12 años se fue con su familia a vivir a Huesca, pero seguían acudiendo cuando podían. Un día que regresó a Canfranc con su madre, ésta se puso a llorar al ver el mal estado del edificio principal «y dijo que no volvería más de la pena que le daba». Ahora «con el resurgir, que por fin es una realidad, esto es una gozada, me encanta cómo ha quedado», reconoce. Años después de esa última visita con su madre, hizo la visita guiada «y ya noté cambio por cómo estaba el vestíbulo. Ese día también me emocioné». Y es que «los que hemos vivido la grandiosidad de la estación y la vida que le daba al pueblo, no podemos evitarlo». Ahora duda de si verá por fin cruzar los trenes a Francia, algo que le encantaría para rememorar los viajes que hacía cuando era niña al país vecino. «Todo son recuerdos», concluye.

María Victoria Sánchez es amiga de María Isabel, y lleva toda la vida en Canfranc. Vivió durante seis meses en la estación y también trabajó ahí, en Telégrafos. Posteriormente le impresionó mucho ver cómo quedó la estación. Ya que ahí, además del tren «estaba la comisaría de policía, la aduana, Correos, Telégrafos, etc». «Había una vida tan grande en esa estación…», recuerda. De niños «jugábamos en el vestíbulo, porque había una calefacción impresionante y también por los trenes. La estación era nuestro punto de encuentro».

Reconoce que entonces no se le daba la importancia que tiene, tanto la línea ferroviaria, como el propio edificio. Para ella fue muy deprimente cuando estuvo abandonada, «pero siempre esperábamos una luz al final del túnel». Ahora «hay esperanzas y lo más importante es que se reabra la línea internacional».

Primer tren a la estación

Cuando se produzca la ansiada reapertura, Canfranc ya estará preparada, con su nueva estación de pasajeros y las vías adaptadas para que pasen los trenes a Francia. Aunque la nueva estación no está en marcha, ya se han hecho pruebas. Luis Fraga, concejal del Ayuntamiento y responsable de circulación de la estación de Canfranc, fue el privilegiado que por primera vez vio llegar un tren a las nuevas instalaciones. «Fue emocionante porque formará parte de la historia», subraya.

Luis Fraga lleva casi toda su vida profesional en la línea de Canfranc. Además la profesión le viene de familia, porque su padre también estuvo trabajando ahí y lamentablemente falleció en un accidente ferroviario de la línea. Y su hermano también, aunque ahora está en el puesto de mando del AVE.

Asegura que es muy importante para el municipio lo que se está haciendo tanto en la propia estación como en el entorno, sobre todo para la reapertura del ferrocarril. De cara a la localidad «vamos a tener una nueva estación y la histórica, que tras ver como se hundía, ahora ha renacido con su rehabilitación». Todo esto para potenciar un medio de transporte que para nada se ha quedado anticuado, al contrario. El tren lo sigue utilizando mucha gente «y más ahora con la pandemia, ya que los pasajeros pueden ir más separados que en un autobús».

Por otro lado, los alcaldes de las últimas legislaturas, han sido defensores de la línea internacional del Canfranc. Víctor López, exalcalde, dice que estamos en un momento «mejor», porque ve más convencido sobre todo al Gobierno español, al igual que hay cooperación entre éste y los gobiernos de Aragón y Aquitania en llevar adelante el tema de la reapertura. Y prevé problemas, pero también ve más oportunidades. No obstante, sigue sin fiarse de nadie, porque vio firmar a Aznar y a Jacques Chirac la reapertura del Canfranc en el año 2000 en la cumbre de Santander, «y han pasado 20 años». López siempre ha creído que esta oportunidad era real, «pero tardará muchos años». No piensa que pueda estar reabierta la línea en 2025, pero sí en 2028, que se cumplirán 100 años de la inauguración del Canfranc.

Fernando Sánchez, actual edil, se muestra muy satisfecho con lo hecho hasta el momento. «Hay un cambio total y ya es una realidad», defiende. Y en este sentido destaca que hay una apuesta decidida del Gobierno español por la reapertura, «que está muy implicado e incluso el presidente nombró al Canfranc».

Etiquetas
Comentarios