Aragón
Suscríbete por 1€

Covid-19

Médicos y enfermeros urgen a acelerar la vacunación ante el repunte de casos

Aragón empieza a inocular a sanitarios con dosis sobrantes de las residencias de ancianos.

La presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana, recibe la primera dosis de la vacuna contra la covid-19
La presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana, recibe la primera dosis de la vacuna contra la covid-19
Colegio de Enfermería

Médicos y enfermeros urgieron ayer a acelerar la vacunación contra la covid-19 en Aragón ante el aumento de contagios. Aunque unos y otros coinciden en que esta ha sido una semana atípica marcada por los festivos y en que las características de la vacuna hacen que no se pueda ir tan rápido como en otras campañas, consideran imprescindible vacunar al mayor porcentaje de la población en el menor tiempo posible ante la amenaza de una cuarta ola que podría colapsar hospitales y centros de salud.

La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concha Ferrer, cree que "en pandemia no puede haber vacaciones". "Si ya está el 100% del personal trabajando, Sanidad tendría que tirar de otras especialidades en las que haya bajado la actividad. Todo el que sea capaz de poner una inyección tendría que formar parte de un grupo de vacunación", dijo.

En su opinión, los médicos jubilados podrían ayudar en tareas administrativas, mientras que los MIR podrían reforzar la plantilla de ‘vacunadores’. 

La presidenta del Colegio de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana, también ve posible vacunar en sábados y domingos. "En Semana Santa estuvimos haciendo test en las residencias. No sería la primera vez que vamos a una en festivos", apuntó. Lo principal, afirmó, es que las dosis estén "perfectamente asignadas". "Engrasar esto va a costar un poco estos primeros días, pero, si los viales llegan a tiempo, en un par de semanas se cogerá un ritmo importante", indicó.

Comunidades como Canarias, donde el porcentaje de dosis utilizadas alcanza el 21,2%, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, han estado aplicándolas incluso en días festivos. Las hay que incluso han ofrecido incentivos a sus sanitarios para ampliar las jornadas de vacunación.

A juicio de Leandro Catalán, presidente de la Federación Aragonesa de Médicos de Atención Primaria (Fasamet), los cinco días actuales "se tendrían que ampliar". "Hay que ir lo más rápido posible", afirmó. La propia Federación propuso a Sanidad no limitar la vacunación a residencias y centros de salud, sino utilizar grandes equipamientos para garantizar una campaña "masiva". "Así va a ser complicado ir rápido. Habrá que abordar el proceso de forma progresiva", dijo.

El repunte de contagios ha hecho que la presión se mantenga en atención primaria, especialmente en centros como el de Valdespartera, La Jota o Las FuentesNorte, de ahí que se inste a no perder "ni un solo día".

La Alianza de la Sanidad Privada también hizo ayer un llamamiento a agilizar el proceso mediante la incorporación del conjunto de los centros sanitarios privados a la estrategia nacional.

El Gobierno de Aragón no ve necesario ampliar, por el momento, a siete días, aunque "lo valorará" si se reciben más vacunas. Esto mismo ocurre con los MIR o los profesionales del Ejército: por ahora no se recurrirá a su ayuda, aunque la puerta queda abierta.

Al margen del ritmo de vacunación, los colegios profesionales llaman a la responsabilidad y recuerdan que si aumentan ingresos y contagios será imposible destinar más recursos a la campaña.

Hasta el lunes, Aragón había inoculado a 2.985 personas, según el Ministerio, 981 más que las confirmadas a finales de la pasada semana. Según ha podido saber este diario, la Comunidad ha comenzado a vacunar a sanitarios con dosis sobrantes de las residencias.

De cada vial de Pfizer se extraen entre cinco y seis dosis, y la orden es aprovechar todas sin que se pierda una sola. Esto, unido a las dificultades para transportarlas una vez reconstituida, ha hecho que se estén inyectando a trabajadores de los centros de salud.

Los propios ambulatorios han creado listados para "completar cupos" y evitar desperdicios, de modo que, si sobra una, se llama al siguiente en lista para que acuda al centro en el que se esté vacunando y reciba la inyección.

Sanidad confirmó esta práctica y recordó que los sanitarios "entran dentro del primer grupo a vacunar", así como que estas dosis "se registran como todas las demás". El número de profesionales vacunados no sería aún, en todo caso, excesivamente alto, ya que, según la DGA, las dosis solicitadas van "muy ajustadas" a las necesidades reales de cada centro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión