Despliega el menú
Aragón

la pandemia en aragón

Una despedida con 35 funcionarios en el SEPE acaba con denuncia policial

El director provincial de Zaragoza autorizó un ágape en la sede central en el que participó el pasado día 18 y asume ahora que no debió celebrarse.

Un operario limpiaba esta miércoles por la tarde el cartel de la sede central del SEPE en Zaragoza, ubicada en Tenor Fleta.
Un operario limpiaba esta miércoles por la tarde el cartel de la sede central del SEPE en Zaragoza, ubicada en Tenor Fleta.
José Miguel Marco

Una despedida de dos funcionarios en la sede central del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en Zaragoza en la que participaron hasta 35 empleados públicos acabó el pasado día 18 con una denuncia de otro trabajador y la intervención de la Policía Local. Todos ellos están pendientes de la preceptiva resolución de la Consejería de Sanidad, que estudia si sanciona a todos por incumplir las restricciones vigentes que prohíben las reuniones de más de seis personas o, directamente, lo hace al SEPE.

El personal de Salud Pública no solo dispone del informe redactado por la patrulla policial que se personó en las oficinas, situadas en Tenor Fleta, sino de un reportaje fotográfico del ágape que se encontraron los dos agentes que intervinieron a las tres de la tarde tras recibir la central una llamada veinte minutos antes alertando de lo que allí estaba aconteciendo. Se da la circunstancia de que el SEPE se encuentra colapsado de trabajo y las prestaciones se pagan con meses de retraso.

El propio director provincial del organismo en Zaragoza, Fernando de Miguel, confesó a este diario que autorizó la celebración, que incluyó un ágape "con vino y patatas fritas", y que ahora, "dada su trascendencia", es consciente de que nunca debió organizarse. "No estamos ahora para este tipo de reuniones. Me he dado cuenta, soy consciente y asumo toda la responsabilidad. Mis compañeros no tienen ninguna culpa", aseveró.

Fernando de Miguel indicó que la celebración se organizó al término de la jornada laboral, pasadas las dos y media de la tarde, y que el personal llevaba las mascarillas, como así consta en el parte policial. Y no solo dio el visto bueno, sino que fue uno de los principales protagonistas: antes del ágape se juntó en una sala con los dos compañeros ya jubilados, les dio un discurso de despedida y los correspondientes regalos, sin público, por las especiales circunstancias de la pandemia. "Otro compañero lo grabó en vídeo para pasarlo por correo al resto", indicó.

Sin embargo, se organizó después el ágape en el que participaron 35 funcionarios alredor de media docena de mesas. "Me parecía que los dos compañeros tenían el derecho a despedirse de forma normalizada. Me lo pidieron porque después de 30 años de trabajar juntos les parecía fuerte irse sin decir adiós", se justificó el director provincial.

Fernando de Miguel intentó restarle hierro a los hechos con el argumento de que los participantes son las mismas personas que trabajan a diario mucho más cerca, "casi codo con codo", mientras en la despedida "estaban en mesas separadas".

Etiquetas
Comentarios