Despliega el menú
Aragón

Zaragoza

Ana Santos: "Será muy difícil salir adelante sin fortalecer y modernizar los servicios públicos y el Estado"

La directora de la Biblioteca Nacional de España reivindica el papel del conocimiento y la investigación en el actual contexto de crisis y advierte del riesgo de dejar atrás a los jóvenes.

Ana Santos posa sonriente frente a la fachada de la Biblioteca Nacional, de la que es directora
Ana Santos posa sonriente frente a la fachada de la Biblioteca Nacional, de la que es directora
Enrique Cidoncha

Bajo el foco optimista de la directora de la Biblioteca Nacional apenas caben las sombras. Para Ana Santos, ilustre zaragozana afincada en Madrid que se despeja en el Matarraña, la pandemia ha servido para revitalizar el consumo de libros, reivindicar la investigación y profundizar en la digitalización de los servicios públicos. Solo pide una cosa, no dejar atrás a la generación de jóvenes «mejor preparada».

¿Cómo se dirige una Biblioteca Nacional con las puertas cerradas?

Cerramos desde marzo hasta junio los servicios presenciales pero mantuvimos la actividad con un incremento importantísimo de acceso a los recursos digitales y de seguimiento en redes sociales. Realmente, la biblioteca siguió utilizándose mucho. Hicimos un plan de teletrabajo y publicamos unos cuadernos de bitácora prácticamente semanales. Ahora estamos abiertos con las medidas de seguridad necesarias, como reducción de aforos, cita previa para las salas y las actividades culturales, y con periodos de cuarentena para los fondos que se consultan.

¿Cómo encajó el golpe de esta crisis?

Primero, impactada, como todos. En marzo sufrimos un golpe enorme, pero hay que hacer frente al reto, aceptar la nueva situación. Para el próximo año hemos diseñado un plan estratégico con una visión distinta de la Biblioteca que implica impulsar todavía más la digitalización y seguir abriendo la institución al gran público. Pero sobre todo, hay que ser muy conscientes de que desde el conocimiento se pueden conseguir las mejoras que requiere la sociedad.

¿De qué forma?

Todas las grandes pandemias a lo largo de la historia produjeron cambios importantes en la sociedad y confío que ocurra lo mismo con esta, aunque primero hay que recuperarse económica y socialmente. Nos hemos dado cuenta de muchas cosas que quizá no estábamos viendo. Hay que fortalecer sectores como el sanitario, la atención de mayores y la protección del medio ambiente, así como lograr una economía más humana. Pero sobre todo, será muy difícil salir adelante sin fortalecer y modernizar los servicios públicos y del Estado, con un contenido tecnológico.

¿Está el libro ganando adeptos por las restricciones del ocio social?

Sí, sí, así ha sido. Estos meses se han descargado muchísimos más documentos de la Biblioteca y se está leyendo más. De hecho, los editores confirman que, dentro de la precariedad, los datos están mejorando. Esto nos ha hecho pensar que se puede vivir de otra manera y que, además, en esa nueva manera de vivir uno puede encontrar una serie de valores que son quizá difíciles de encontrar en otro sitio. Y es algo que creo que ha venido para quedarse.

¿Cómo será la recuperación social?

Se está perdiendo el contacto humano. La pandemia ha sido una enorme desgracia colectiva que ha hecho un daño a la sociedad tremendo. Esto genera una incertidumbre hacia lo desconocido. Todos los psicólogos están advirtiendo de las consecuencias psicosociales. Hay un miedo, el miedo es normal, pero hay que superarlo. Hay además una generación de jóvenes, los nacidos en torno a los años 80, que han sufrido graves crisis, como la de 2008 y ahora esta, que les han afectado en su vida profesional y en la personal. Son la generación más preparada y hay que apoyarlos, fundamentalmente, apostando por políticas públicas. Son el futuro pero para llegar a él necesitan construir su presente.

Etiquetas
Comentarios