Despliega el menú
Aragón

heraldo del campo

El (esencial) 2021 que le espera al campo

El sector agroalimentario deja atrás un 2020 marcado por la pandemia en el que ha demostrado su carácter esencial.

El sector agroalimentario encara un 2021 con la mirada puesta en la evolución de la covid, la reforma de la PAC y el brexit.
El sector agroalimentario encara un 2021 con la mirada puesta en la evolución de la covid, la reforma de la PAC y el brexit.
Freepik

Se va 2020 pero con su marcha no desaparecen los retos y las preocupaciones que han mantenido en vilo al sector agroalimentario durante un año para olvidar, marcado por un desconocido virus que ha puesto de manifiesto la importancia de la producción de alimentos pero que también ha dejado huella en muchos de sus negocios. Un año que el sector comenzó en la calle exigiendo precios justos, y en el que, cuando estaba consiguiendo mejorar su posición en la ley de la cadena alimentaria, tuvo que aparcar sus reivindicaciones para asegurar el abastecimiento a la población. Y un año en el que, pese a las restricciones de la movilidad por la pandemia, han seguido su curso las negociaciones de una decisiva reforma de la PAC, que se aplicará a partir de 2023, o la cuenta atrás de un Brexit, que será realidad a comienzo de año, y de los que dependerá el futuro (incluso a largo plazo) del sector.

Esas mismas incertidumbres son las que cargan en su mochila agricultores y ganaderos, industriales y cooperativas para andar el camino del próximo 2021. Son conscientes de que, como en toda actividad productiva, será la evolución de la covid, el éxito de la campaña de vacunación y la responsabilidad política y social, ante la pandemia los que pongan adjetivo (para bien o para mal) a sus resultados. Pero saben además que el futuro del sector depende también de las decisiones que diseñen la reforma de la Política Agraria Común (PAC). Una responsabilidad que ha caído en el tejado de todos y cada uno de los Estados miembros, que tendrán que decidir cómo se aplicarán sus reglamentos y, más aún, como se distribuirán las ayudas en cada uno de sus territorios.

"Es un año clave". La frase la repiten como si así lo hubieran acordado tanto el consejero de Agricultura, Joaquín Olona, como los líderes de UAGA, José María Alcubierre; de Asaja Aragón, Ángel Samper; de UPA Aragón, José Manuel Roche, y de Araga, Jorge Valero. Y aunque cada cual aporta sus matices, todos coinciden en que 2021 marcará el devenir de la agricultura y la ganadería para la próxima década.

No preocupa menos cómo será la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que será una realidad prácticamente en el momento en que suenen las doce campanadas. De las negociaciones de la Unión Europea dependerán las relaciones comerciales con este país, uno de los primeros mercados para los productos agroalimentarios aragoneses, como advierten el presidente de Cooperativas Agroalimentarias, José Victor Nogués, y el director de Asociación de Industrias de la Alimentación de Aragón, Ignacio Domingo.

El 2021 llega también con otra incógnita. Los patrones de consumo han cambiado durante la pandemia, pero queda por saber si esa apuesta por la cercanía, lo local o el canal ‘online’ es tan real como ha parecido durante este año.

Desde UAGAtienen claro que 2021 comenzará como lo hizo el año que ahora se despide, con movilizaciones del sector. Pero la causa será distinta. "Es el momento de que el Gobierno, tanto central como autonómico, muestre su valentía para cambiar el futuro del sector", señala José María Alcubierre, secretario general de UAGA. Y ese momento al que se refiere es el de diseñar el plan estratégico con el que España tiene que definir cómo aplicará la próxima PAC, una negociación que ya ha comenzado pero que será realidad el próximo año.

Para UAGA ser "valiente" es apostar por un agricultor genuino "fuerte", por un sistema distributivo de las ayudas basado en la renta, por la eliminación de los derechos históricos y por unos ecoesquemas, detalla Alcubierre, que prioricen a aquellos que trabajan en la agricultura y la ganadería. En resumen, señala el líder de la organización agraria, que se haga una defensa "de una agricultura familiar y social"

No va a ser su única lucha en este 2021, tanto en las calles como en los despachos. UAGA advierte que intensificará sus reivindicaciones para lograr una ley de la cadena alimentaria que "de verdad" sea una ayuda para las explotaciones familiares. "Somos conscientes de que la situación continúa siendo complicada", reconoce Alcubierre, consciente de que la pandemia no queda atrás con la marcha de 2020 y que, por lo tanto, muchos de los fondos públicos tendrán que derivarse a áreas como la sanidad y la educación. Pero insiste en que lo importante en este nuevo ejercicio no será tanto el cuánto como el cómo se distribuyen las partidas disponibles.

UAGA no pierde además de vista las negociaciones que marcarán la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Es una de las "preocupaciones" con las que recibirán a 2021, porque "si se priorizara a los productores de ese país tendremos un grave problema".

Con las mismas perspectivas encara UPA el nuevo año. "2021 va a estar marcado por tres aspectos importantes", asegura su secretario general en Aragón, José Manuel Roche. Especialmente preocupado se muestra por el devenir de la PAC. "Para que el próximo año traiga buenas noticias será necesario una Política Agrara Común con agricultores profesionales, sin derechos históricos y en la que todos los productores juguemos en la misma liga, sea cual sea el territorio en el que vivimos", insiste Roche.

"Es un año clave para el devenir de la agricultura en la próxima década", insiste Roche, que asegura que si la PAC es decisiva, no menos importante es la aplicación total de la ley de la cadena alimentaria. "Todavía no se cumple lo aprobado y nosotros vamos a pedir mayor nivel de exigencia y si aún así hay incumplimientos, que las sanciones sean más elevadas", detalla Roche. Y a ello se une, señala, la incertidumbre que añade el brexit, porque "Aragón se juega mucho en las relaciones comerciales con el Reino Unido".

"Desánimo"

Asaja augura un 2021 lleno de "incertidumbres y desánimo". Y es que, según señala su secretario general en Aragón, Ángel Samper, a las decepciones de los jóvenes se suma la complicada situación que viven sectores como el vacuno, fuertemente golpeado por los efectos de la covid, o las nuevas estrategias planteadas por Bruselas que, denuncia Samper, exige una agricultura cada vez más verde pero con menos recursos económicos. "Vamos a tener que trabajar mucho las organizaciones agrarias durante este 2021", avanza el líder de Asaja.

Samper reconoce que el nuevo año "va a ser clave" para el sector porque en él se decide la nueva PAC. "Lo que tenemos que hacer es que sea una política para los sectores, no hecha a la medida de cada agricultor", señala. Y advierte que el nuevo año será además "incierto y convulso", por lo que se muestra convencido de que "va a haber muchas movilizaciones".

No son distintos los temores con las que se encara Araga la entrada de 2021. Convencido de que las propuesta aragonesa de PAC tiene "más de ideología que de realidad" su presidente, Jorge Valero, asegura que prefiere esperar a escuchar las explicaciones del Ministerio antes de valorar si la PAC que viene será o no un motivo de preocupación.

Evolución de la covid

Las cooperativas y las industrias esperan 2021 con expectación, ya que será la evolución de la pandemia la que marcará el ritmo de sus resultados. El presidente de Cooperativas Agroalimentarias, José Víctor Nogués, asegura que también generan expectación los fondos que llegarán de Bruselas, por lo que espera que los gobiernos de España y de Aragón tengan en cuenta en la distribución de los mismos que el primario es un sector esencial, pero necesita ser "más competitivo". Y para eso, señala, necesita más recursos.

Desde la Asociación de Industrias de la Alimentación de Aragón (AIAA) auguran que en la primera mitad del año continuarán las consecuencias de las restricciones provocadas por la covid, "por lo que buena parte de las empresas seguirán afectadas por la evolución que siga el canal Horeca". Espera eso sí, señala su director, Ignacio Domingo, que la rapidez con la que se pueda ejecutar la campaña de vacunación ayude a que la segunda mitad de 2021 signifique el inicio de una progresiva recuperación del consumo.

De la evolución de la pandemia en los distintos países dependerá también, señala, la evolución de los mercados internacionales, pero en este nuevo año la industria tendrá que estar pendiente además de dos cuestiones esenciales para la exportación. El primer interrogante a despejar será si se inicia una negociación para la eliminación o reducción de los aranceles en Estados Unidos tras el llegada a la presidencia de Joe Biden. Decisiva será también, asegura Domingo, la resolución del brexit.

Las industrias de alimentación esperan también que 2021 sirva "para continuar avanzando con la promoción de nuestros alimentos en el mercado nacional a través de la campaña de promoción Aragón Alimentos Noble", insiste Ignacio Domingo.

Etiquetas
Comentarios