Despliega el menú
Aragón

covid-19

Las plantillas de las residencias, entre la esperanza y la incertidumbre

La vacunación comienza hoy en Aragón en los centros de la Romareda, Barbastro y el Asilo San José.

El exterior de la residencia Romareda, en Zaragoza, ayer
El exterior de la residencia Romareda, en Zaragoza, ayer
Oliver Duch

Junto a los mayores y dependientes institucionalizados, todo el personal que trabaja en los centros sociosanitarios que así lo desee recibirá en los próximos días la vacuna contra la covid-19. Una cuestión que abre la puerta a la esperanza, pero que también ha provocado incertidumbre en las últimas jornadas.

"Hemos recibido muchas llamadas de profesionales de todas la categorías porque tenían dudas sobre los efectos secundarios y otras posibles consecuencias de la vacunación", reconoció Angélica Mazo, secretaria de Servicios Sociales de UGT Aragón. Explicó que esta situación se produce por la falta de información recibida. 

Pese a ello, un 80% de las plantillas ya han dado su consentimiento. "Los trabajadores quieren acabar con esto –en referencia a la pandemia– y por ello apuestan por la vacuna", recalcó, al mismo tiempo que puntualizó que es probable que muchos de los que ahora han dicho que no, luego cambien de opinión. 

"El hecho de ser los primeros es algo que da vértigo", reconoció. Pero, de momento, parece que buena parte de la sociedad está concienciada con la vacunación y apuesta por que se logre la tan preciada inmunidad de rebaño que conseguiría contener los efectos de la pandemia.

En esta línea, Mazo reclamó que también se vacune en estas primeras etapas a los profesionales de ayuda a domicilio, ya que están en "continuo contacto con mayores". Subrayó que solo en Zaragoza capital, hay 900 empleados en esta situación.

Etiquetas
Comentarios