Despliega el menú
Aragón

vacunas

Emilia Nájera, de 80 años, la primera vacunada en Aragón: "Hay que poner todos los medios para acabar con el bicho"

Aragón vacunará desde este domingo contra la covid al 93% de los usuarios de las residencias. La primera vacunada en la Comunidad ha sido en la Residencia Romareda. 

Emilia Nájera, una mujer de 80 años que permanece internada en la Residencia Romareda de Zaragoza desde 2008, ha sido la primera persona que ha recibido la vacuna de Pfizer en Aragón. "Para esto no hay que ser valiente, hay que pensar en las cosas, solo hay que decidirse y decir "sí" y poner todos los medios para acabar con el bicho", ha señalado Emilia, tranquila pese a convertirse en protagonista de un momento histórico.

Emilia no se lo ha pensado en ningún momento lo de ponerse la vacuna. Emocionada, dio una lección de vida y de sensatez, no exenta de una reivindicación del papel de los mayores en esta sociedad. "¿Qué haría mundo sin abuelos¿ ¿Y los nietos? ¿Quién los saca a pasear y lo lleva al colegio porque los padres tienen que trabajar? Por lo tanto tenemos que ser los primeros. Además,  esto es una cosa para todo el mundo. Nos va curar y vamos poder abrazarnos porque todos nos queremos y estamos a falta de abrazos y de querernos". "El día que coja a mis hijas no las soltaré no sé en cuanto tiempo, hasta que nos cansemos", dijo emocionada esta abuela que también aprovechó para recordar a sus nietos.

Aragón vacunará desde este domingo contra la covid al 93% de los usuarios de las residencias. La primera vacunada en la Comunidad ha sido en la Residencia Romareda.

La campaña de vacunacióncontra el coronavirus ha comenzado este domingo en tres residencias de Aragón. Aunque en esta primera jornada se inocularán un volumen de dosis reducido, a lo largo del próximo mes se inmunizará al 93% de los usuarios de estos centros de atención a mayores o personas con discapacidad, que ya han dado su consentimiento, al igual que el 80% de los empleados. En total, hoy han llegado a Aragón 63 viales, que suponen dosis para vacunar a 315 personas y que se han repartido así: en la residencia de Barbastro 50 (33 residentes y 17 enfermeras), en la de Teruel 117 (95 residentes y 22 trabajadores), en la residencia Romareda 116 (en total se vacunarán 169 residentes y 155 trabajadores) y 20 en el Camp.

Una furgoneta escoltada por dos vehículos oficiales de Guardia Civil y Policía Nacional ha llegado antes de las 10.00 de este domingo al Hospital Clínico de Zaragoza con 63 viales y 315 vacunas con las que se iniciarán esta misma mañana la campaña de vacunación en Aragón.

Aragón comienza este domingo la vacunación en residencias de Zaragoza, Teruel y Barbastro.

La caja con las vacunas ha sido entregada a los responsables sanitarios del establecimiento hospitalario, congregados a las puertas del centro para observar la llegada del material. El equipo médico se ha encargado de extraer con cuidado las vacunas del embalaje y de preparar el traslado de los viales hasta los distintos lugares donde se administrarán.

A las 10.50 han llegado las primeras vacunas a la residencia Romareda de Zaragoza, escoltadas por dos coches de la Policía Nacional. Han entrado por la puerta trasera y han sido recibidos por la directora del centro en la puerta principal. 

La primera dosis ha sido para Emilia Nájera, quien no se ha olvidado del personal de la residencia donde vive: "Las señoritas de aquí me han cuidado mucho y yo he cumplido todas las cosas que me han dicho. Hago todo lo posible por no cogerlo, no me quiere el bicho". 

Una usuaria de este centro de mayores, Emilia Nájera, de 80 años, va a ser la primera aragonesa en recibir la vacuna este domingo, a las 12.00.

La vacuna, que la persona que se la ha puesto ha calificado de "oro líquido", apenas le ha dolido. Tras el "pinchacito", Emilia no se ha sentido una "valiente". "Para esto no hay que ser valiente, hay que pensar en las cosas, solo hay que decidirse y decir "sí" y poner todos los medios para acabar con el bicho".

Tras Emilia ha sido vacunado Manuel Cebolla, un residente muy querido en Romareda, que tiene 84 años y vive en el centro desde 2011 con su mujer; y posteriormente ha sido Carmen García, de 81 años, una anciana procedente de Teruel y que vive en este geriátrico desde hace más de un año con su marido. Carmen ha señalado que el dolor "se puede llevar", aunque se ha mostrado poco optimista sobre el virus: "Igual este bicho se va y viene otro peor", aunque ha añadido, después que “a ver si entre todos podemos contra él que somos muchos".

Primeros "emocionados" profesionales sanitarios vacunados 

"Estoy muy emocionada y muy feliz, de verdad. Feliz de que me vacunen mis compañeras después de todo lo que hemos vivido. Estoy impaciente". Estas han las primeras palabras de María Sanz, una trabajadora de la residencia quien, tras el pinchazo, ha afirmado sentirse “feliz”.

"Tenía muy claro vacunarme –ha subrayado—porque me parece muy importante dar mucha seguridad y dar mucha confianza a todos los compañeros sanitarios y sociosanitarios que trabajan en centros". Además, Sanz ha precisado que “la vacuna representa unos valores fundamentales: uno, el apoyo por la ciencia y la tecnología, ya que creo que esto nos va a sacar de esta crisis tan tremenda; y por otro lado la solidaridad, ya que la vacuna es un valor que debemos compartir porque si no lo hacemos todos no será eficaz 100% y estoy segura de que es el camino para salir de todo esto".

"Cualquiera que haya vivido en centros sanitarios u hospitalarios tiene que estar impaciente por dar un primer paso para acabar con todo esto"
Rueda de prensa de la DGA este domingo, tras recibir la Comunidad las primeras dosis de la vacuna de la covid-19.

María Sanz ha recalcado que "cualquiera que haya vivido aquí, en centros sanitarios u hospitalarios tiene que estar impaciente por dar un primer paso para acabar con todo esto". Así, se ha acordado de sus padres, su familia, su hermana y toda la gente que quiere. “Quiero poder abrazarlos y recuperar nuestra vida cuanto antes, aunque sé que va a costar y tenemos que ser disciplinados todavía. Pero estoy segura de que este es un paso fundamental”, ha completado, tras recibir el certificado de vacunación: "Lo voy a guardar con muchísimo cariño".

Fernando Artal ha sido el segundo enfermero vacunado de la residencia. El profesional ha apuntado, en representación de los trabajadores, ha contado que con este histórico día "empezamos a salir de todo lo que hemos pasado". "Ha sido meses complicados aquí, se han visto las cosas muy negras, con muchas obligaciones aquí y fuera... Y esta vacuna nos puede servir para volver a la normalidad. Residentes y sanitarios hemos estado en primera fila, hemos sido el cortafuegos, y necesitamos estar protegidos", ha explicado.

Artal ha trasladado un mensaje a la sociedad: "Tenemos que vacunarnos todos para ayudarnos entre todos. Hay que vacunarse el máximo número y lo más rápido posible para recuperar cuanto antes la normalidad". 

A las 17.00 horas comenzará la campaña en Huesca y Teruel, con sendos actos médicos en la Residencia 'Somontano', de Barbastro', y el Hogar 'San José' de Teruel. Durante las próximas semanas se vacunarán en los centros residenciales más de 25.000 personas que ya han dado su autorización para ello (cabe recordar que el 93% de los residentes de Aragón ha dado su consentimiento a recibir la vacuna, el 5% la ha rechazado y hay un 2% que se mantiene pendiente de tomar la decisión. Por lo que respecta a los trabajadores, el 80% ha admitido la vacunación, el 14% la ha rechazado y 6 % está pendiente de pronunciarse). De este modo, en la provincia de Huesca ya han autorizado 3.059 residentes y 1.901 trabajadores (el 88,3% y el 73,6% respectivamente), en la de Teruel 2.060 residentes y 1.574 trabajadores (el 87% y el 76%, respectivamente), y en la de Zaragoza 10.117 residentes y 6.617 trabajadores (el 87,8% y el 76,2%, respectivamente).

Etiquetas
Comentarios