Despliega el menú
Aragón

Así llegaron las primeras vacunas a Aragón

El Clínico recibió las dosis entre un fuerte dispositivo de seguridad y tras un viaje de 250 kilómetros desde Guadalajara.

La caja con las vacunas de Pfizer llegaron al hospital Clínico de Zaragoza a las 9.40
La caja con las vacunas de Pfizer llegaron al hospital Clínico de Zaragoza a las 9.40
Oliver Duch

Para que Emilia Nájera pudiera ser la primera aragonesa vacunada contra la covid-19 fue necesario un despliegue logístico sin precedentes en una campaña de estas características. Los 63 primeros viales, procedentes del centro logístico de Pfizer en Guadalajara, hicieron los más de 250 kilómetros que separan esta ciudad de Zaragoza en furgoneta, de madrugada y bajo un fuerte protocolo de seguridad.

Aragón comienza este domingo la vacunación en residencias de Zaragoza, Teruel y Barbastro.

Al hospital Clínico, primera parada antes de ser distribuidas a las residencias Romareda, Somontano, en Barbastro, y Asilo San José, en Teruel, llegaron en torno a las 9.40 custodiadas por un vehículo de la Guardia Civil y otro de la Policía Nacional. Era la única carga de la furgoneta, y la expectación no podía ser mayor.

El propio personal del Lozano Blesa fue el encargado de recibir la preciada caja -en la que se almacenaban las dosis a una temperatura de entre 2 y 8 grados-, junto a más de media decena de agentes y al personal de seguridad del centro, una logística "bien engrasada" y calculada "al milímetro", como destacó la consejera de Sanidad, Sira Repollés. Al utilizarse entre este domingo y este lunes no fue necesario guardarlas en los dos grandes ultracongeladores adquiridos por Sanidad, en los que se podrán conservar más de 360.000 a 80 grados bajo cero, lo que hizo que pudieran ser guardadas en neveras de la zona de farmacia. Los minutos posteriores sirvieron para firmar la recepción, comprobar el estado del material y distribuirlo en las cajas que llegarían a las tres residencias, un procedimiento que, en los próximos meses, se repetirá cada semana.

A la de Romareda, situada a apenas 2,5 kilómetros del Clínico, llegaron en torno a una hora y diez minutos después, acompañadas, esta vez, por dos coches de la Policía Nacional. La furgoneta blanca, con distintivo de servicio urgente, apareció por la puerta trasera en torno a las 10.50. Los propios agentes acompañaron a los encargados de portar la caja hasta la puerta principal del centro, en la que fueron recibidos por su directora, Cristina Serrano.

Aragón vacunará desde este domingo contra la covid al 93% de los usuarios de las residencias. La primera vacunada en la Comunidad ha sido en la Residencia Romareda.

La residencia, según reconoció la responsable, ha vivido esta última semana con bastante ajetreo, ya que, antes del pinchazo, hubo que recoger los consentimientos de los usuarios y los familiares de aquellos internos que se encuentran en una situación de dependencia. "Desde los últimos diez días se ha respirado un ambiente de emoción y esperanza que, además, ha estado conviviendo con las fechas navideñas", apuntó.

Han sido, también, jornadas de incertidumbre y de trabajo contra el reloj, ya que prácticamente hasta ayer no se supo cuándo llegarían las vacunas al Lozano Blesa ni cuándo se inocularía a la primera aragonesa.

El momento generó una enorme expectación. No solo entre el personal de la residencia, sino entre quienes paseaban por los alrededores, que no dudaron en inmortalizar la escena con sus teléfonos móviles detrás de la valla.

Tanto la consejera de Sanidad como la de Ciudadanía destacaron en sus intervenciones la importancia y la emoción del momento, sentimientos que afloraron una vez que se apagaron las cámaras.

La primera terminó visiblemente emocionada y la segunda, reconociendo que esta era una de las primeras veces que sonreía en este 2020, un año terriblemente duro para las residencias.

Ya por la tarde fue el turno de las provincias de Huesca y de Teruel, con la llegada de las cajas a Barbastro y al Teruel Ensanche.

Etiquetas
Comentarios