Despliega el menú
Aragón

Cardo y merluza en los hospitales en la Nochebuena de la covid-19

Los servicios de cocina han preparado menús especiales para los cientos de personas que tendrán que pasar esta noche ingresados por coronavirus o por otras patologías.

Uno de los menús que se servirán en el Clínico.
Uno de los menús que se servirán en el Clínico.
Hospital Clínico

Más de 350 aragoneses pasarán esta Nochebuena ingresados en uno de los hospitales de la Comunidad por la covid-19, una cifra a la que se unirán los hospitalizados por otras patologías. Será una noche distinta, marcada por la fuerte presión que han sufrido en los últimos meses y el incansable trabajo de los sanitarios. Como vienen haciendo tradicionalmente, los responsables de cocina prepararán un menú especial para la ocasión.

En el Servet, siempre que la dieta prescrita lo permita, se servirá cardo, suprema de merluza con langostinos y gulas y, de postre, mandarinas y turrones navideños. El hospital, que estos días ofrece una imagen más amable gracias a la decoración en puntos como hemodiálisis, consultas, los quirófanos infantiles o neonatos, también tiene listo el menú de Navidad y de Nochevieja.

El día 25 se comerá timbal de berenjenas rellenas de rape y marisco, solomillo ibérico con salsa de boletus, tarta de chocolate y turrón. El 31, por su parte, el menú consistirá en menestra, bacalao gratinado con salsa romescu, turrones y uvas de fin de año.

En el Clínico también está todo preparado, incluidas las variantes para los distintos tipos de dieta. Entre los platos de Nochebuena figuran pastel de espárrago y setas, cardo con salmón noruego (o puré de zanahoria y calabacín, crema de arroz o cardo en salsa, en función de las necesidades de cada cual) y lomos de merluza con salsa de almendras, opción que se podrá cambiar según las exigencias de la dieta. De postre: fruta o manzana asada y turrón, ya sea con o sin azúcar.

Decoración en la unidad de Neonatos del Infantil.
Decoración en la unidad de Neonatos del Infantil.
Miguel Servet

Ya de cara a mañana, según avanzaron desde el Lozano Blesa, está previsto un aperitivo de croquetas de gamba y cangrejo y opciones que van desde la ensalada de naranja y bacalao hasta una crema de productos del mar, así como confit de pato de segundo y fruta, cuajada o yogur y turrones para terminar.

El menú también será distinto en el hospital San Jorge de Huesca, donde 23 personas, según los últimos datos del Gobierno de Aragón, siguen recuperándose de la covid-19. Esta noche, la dieta basal consistirá en cardo gratinado y lubina, más un surtido de turrones de postre. Esto mismo ocurrirá en Teruel. El Obispo Polanco mantendrá los platos "especiales" en Nochebuena, Nochevieja y Reyes, como ocurre todos los años.

"Se extremará la precaución"

Los pacientes no serán los únicos que pasarán la noche en el hospital. También lo harán decenas de trabajadores. Los sindicatos recordaron, en este sentido, que se trata de jornadas laborales "al uso", en las que comen y cenan en el centro hospitalario, pero sin celebraciones especiales. Incidieron, además, en que este año, más que nunca, se extremarán todas las precauciones, al igual que se hace en el día a día, para evitar cualquier riesgo de contagio.

Etiquetas
Comentarios