Despliega el menú
Aragón

De una amistad nacida ‘de balcón a balcón’ a una postal de Navidad en el buzón

Dos vecinos zaragozanos, Natalia y David, protagonizan esta bonita historia que emociona en Twitter.

De una amistad ‘de balcón a balcón’ a una postal de Navidad en el buzón
Imagen compartida por Natalia en su perfil de Twitter.
Natalia Hueco

2020 será recordado, sin duda, por el año en que la pandemia sacudió nuestras vidas. El coronavirus ha cambiado nuestras costumbres y modo de relacionarnos, por no hablar del impacto que ha tenido en la economía y, sobre todo, a nivel sanitario.

Recordaremos este año como aquel en el que durante meses el mundo se paralizó y no pudimos salir de nuestros domicilios más que para lo estrictamente necesario. Un duro confinamiento que, sin embargo, también nos dejó historias de esas que te arrancan una sonrisa, como la protagonizada por Natalia y David, dos zaragozanos que se hicieron amigos ‘de balcón a balcón’ durante el confinamiento. “Fue durante los aplausos de las 20.00 cuando fui consciente de quién vivía enfrente”, explica Natalia Hueco, de origen turiasonense, que al igual que David pasó sola en su casa los meses de aislamiento. Ambos fueron, el uno para el otro, la única persona con la que hablaron sin una pantalla de por medio durante aquellos meses.

Uno de esos días que salían a aplaudir al balcón comenzaron a hablar. “A veces nos pegábamos hasta quince minutos y nos teníamos que callar porque pasaba el tranvía” (viven, uno enfrente del otro, en la avenida de César Augusto), dice David. Y ahí surgió una amistad “a gritos” que perduró con el paso de los días. “El momento de salir al balcón era para mí una liberación. Un modo de tener un contacto visual que no fuera a través de una pantalla. Ver cada día a Natalia era un rayo de luz”, confiesa.

A través de una persona intermedia, Natalia consiguió el móvil de David y comenzaron a intercambiar mensajes de WhatsApp. “Dentro de la soledad de esos días, saber que el otro está enfrente te da mucha paz y tranquilidad. Solo con que saliese a saludar, me alegraba el día”, afirma Natalia, que como periodista vivió la época del confinamiento “con vértigo” ante tanta información. “Fue muy complicado pero a la vez me sentí muy acompañada”, confiesa.

Hace unos días, Natalia recibió en su buzón una bonita postal navideña que no dudó en compartir en su perfil de Twitter, junto al siguiente mensaje: “Historia bonita. Vive enfrente y nos conocimos aplaudiendo a las ocho. Fue la única persona con la que hablé sin una pantalla de por medio durante el confinamiento. Emociones de balcón a balcón. Y hoy me he encontrado esta tarjeta en el buzón. Por cierto, aún no hemos quedado”.

La publicación ha tenido una gran repercusión en las redes sociales, algo que ninguno de los dos esperaba. “La compartí porque me pareció un regalo a este año tan complicado.” Una historia que bien podría ser un “bonito cuento de Navidad”, como dice Natalia. Tanto ella como David tienen claro que no van a acabar el 2020 sin compartir un café y así verse, por fin, ‘cara a cara’.

Etiquetas
Comentarios