Despliega el menú
Aragón

heraldo escolar

Este año, aún puedes felicitar la Navidad a los tuyos en aragonés

Si hace unas semanas hablábamos sobre l’aragonés en las TIC (I), hoy os presentamos el traductor de castellano al aragonés, desarrollado de manera voluntaria en el seno de la comunidad Apertium, y que podéis encontrar y probar en la web de Softaragonés.

Quién no ha utilizado alguna vez traductores automáticos ‘online’
Quién no ha utilizado alguna vez traductores automáticos ‘online’
Freepik

¿Quién no ha utilizado alguna vez traductores automáticos ‘online’ como Google Translate o Bing? ¿Podemos tener un traductor automático en aragonés? La respuesta es: sí. Ya hace algunos años que contamos con traductores automáticos en aragonés. Han sido desarrollados de manera voluntaria en el seno de la comunidad Apertium.

De momento, existen traductores entre aragonés y castellano (en los dos sentidos) y entre aragonés y catalán (en los dos sentidos). Los podéis encontrar y probar en la web de Softaragonés y junto a otros traductores, en Apertium.

En ambos casos, se pueden traducir también ficheros completos y páginas web. El traductor de Apertium se basa en una tecnología diferente a la del traductor de Google.

¿Queréis saber en qué se diferencian? Un traductor estadístico, como el de Google, aprende las equivalencias entre dos idiomas a partir de bases de datos enormes que disponen de textos traducidos entre dos idiomas. Para que la calidad sea buena, se necesita una base de datos o corpus muy grande y con un modelo homogéneo, cosa que es de momento inviable en lenguas como el aragonés. Un traductor como Apertium, sin embargo, se basa en datos lingüísticos como diccionarios morfológicos y conjuntos de reglas lingüísticas.

Como podéis imaginar, el desarrollo de un traductor así es más laborioso, pero tiene varias ventajas, como la reutilización de módulos y la facilidad para corregir los errores. Además, en el caso del aragonés permite integrar fácilmente las distintas variantes dialectales.

Cuando traducimos del aragonés a otra lengua, el traductor puede reconocer todas las variantes y traducirlas a la lengua de destino. Cuando traducimos desde otra lengua al aragonés, la versión actual del traductor elige a su salida las formas más generales, aunque la tecnología permite que en el futuro se pueda elegir que la salida se produzca en una variedad concreta.

Para terminar, debemos recordar que un traductor automático es muy útil para comprender textos en una lengua que no dominamos, y para agilizar el proceso de traducción de textos largos. Pero hemos de ser conscientes de que todos los traductores automáticos cometen errores y, por tanto, es fundamental revisar la traducción automática para corregir dichos errores.

Os animamos a que estas vacaciones de Navidad experimentéis con el traductor de Apertium. Si os atrevéis, podéis sorprender a los vuestros, felicitándoles las fiestas en aragonés.

Dirección: Heraldo Escolar y Estudio de Filología Aragonesa. Colaboración: Juan Pablo Martínez (profesor de universidad y miembro de Softaragonés). Coordinación: Fernando Romanos Hernando, profesor de universidad y de secundaria

Etiquetas
Comentarios