Despliega el menú
Aragón

Agricultura

Asaja advierte de las "inciertas perspectivas" del vacuno tras un 2020 "pésimo" para el sector

El balance agrario realizado por la organización destaca el buen comportamiento de los cultivos herbáceos

Vacuno de cebo en una explotación aragonesa.
Vacuno de cebo en una explotación aragonesa.
Heraldo.es

El vacuno de cebo ha sido uno de los sectores más afectados por el impacto de la crisis sanitaria. Comenzó el año con precios bajos, que "terminaron por hundirse con el inicio de la pandemia", al unirse el parón del consumo en el canal horeca y el descenso de las exportaciones, lo que provocó la necesidad de almacenar toneladas de carne (especialmente las llamadas piezas nobles) en los mataderos.

Así lo destaca el balance agrario realizado por Asaja Huesca, que califica 2020 como un año "pésimo" para el sector "que ya venía de un ejercicio anterior nada satisfactorio". Por eso, la organización agraria lamenta en su balance que "las perspectivas del vacuno son muy inciertas", dado que también lo es la crisis que atraviesa "tanto por su duración como por sus resultados". Porque, según señala la organización agraria, a los precios bajos y el consumo interior deprimido o el encarecimiento del pienso a precios "insoportables" para los ganaderos se suma "la falta de apoyo de las administraciones tanto por el previsible recorte de ayudas a las explotaciones antes de lo que se esperaba, como por la inexistente defensa de este característico sistema de producción en la PAC 2023".

La otra cara de la moneda la ha protagonizado el porcino, según el balance de Asaja, que destaca la estabilidad que los precios han mantenido a lo largo del año, gracias también a una estable exportación. La organización agraria insiste, sin embargo, que el sector tienen planteados diversos retos, entre los que destacan «la mejora de sus procesos así como la necesidad de continuar aumentado la bioseguridad y la sanidad de las explotaciones». Y advierte que "se torna vital" mantener a España como país libre de peste porcina (PPA) para poder mantener abierto el canal exportador, por lo que el control de entrada de animales de otros países de la UE y de las poblaciones de jabalíes "son fundamentales para el sector", señala.

Las dificultades del ovino

Asaja destaca los complicados momentos que vivió la ganadería de ovino con la irrupción de la covid y el cierre de la hostelería y la cancelación de celebraciones familiares, si bien reconoce que el sector se fue recuperando a lo largo del verano y el otoño. Incluso en la provincia de Huesca "se ha frenado la fuerte caída de los últimos años tanto en el número de cabezas, como de explotaciones". Eso sí, insiste, "la situación sigue siendo crítica".

En cuanto a los sectores agrícolas, el cereal de invierno ha sido el gran protagonista, con una cosecha que Asaja califica de "excepcional". Sin embargo, no todas las zonas productoras han podido aplicar este calificativo a sus producciones, señala el documento. Los secanos se vieron beneficiados por las lluvias, tanto de otoño como de primavera. Pero estas precipitaciones también han sido las causantes de numerosos problemas causados por hongos y enfermedades, así como por la aparición de abundantes malas hierbas, «que han reducido los rendimientos y han obligado al agricultor a un desembolso importante de dinero para combatirlas», añade la organización agraria.

Destaca además el balance de Asaja la capacidad de adaptación del sector frutícola a las exigencias sanitarias impuestas por la covid y los escasos problemas de mano de obra a pesar de la incertidumbre inicial. Y señala que si bien la producción se redujo, las ventas «se ha desarrollado a buen ritmo y con mejores cotizaciones».

Etiquetas
Comentarios