Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

historia

"El Cid es un 'héroe inoxidable': por mucho que se lo cite, exalte o parodie, sigue siempre ahí"

El aragonés Alberto Montaner Frutos, uno de los mayores expertos en el cantar de gesta, analiza cómo se ha tratado habitualmente a la figura del Campeador en la ficción.

alberto montaner / foto Pedro Etura / 6-02-09[[[HA ARCHIVO]]]
El catedrático, en su despacho de la Universidad de Zaragoza.
Heraldo

Uno de los estrenos más importantes de la temporada televisiva ha sido la superproducción ‘El Cid’, que llegó a las pantallas la semana pasada de la mano de Amazon Prime Video. Una de las máximas autoridades en este cantar de gesta, el historiador y filólogo aragonés Alberto Montaner Frutos, analiza cómo se han tratado las recreaciones históricas en televisión, a raíz de esta nueva serie en la que Jaime Lorente da vida a Rodrigo Díaz de Vivar.

¿Cree que la del Cid es una figura muy manoseada últimamente por los políticos, las series, algunas novelas...?

Como escribió la periodista argentina Laura Ventura, el Cid es un "héroe inoxidable", así que, por mucho que se lo cite, exalte, denigre, repita o parodie, sigue siempre ahí. Es normal que, periódicamente, el interés por ellos alcance nuevos picos. Luego ya habrá que ver qué tratamientos se hacen de su figura o qué usos se le dan en cada momento. 

Con los ojos actuales, el término 'mercenario' parece algo peyorativo...

En el lenguaje actual, como consecuencia de la creación de los ejércitos nacionales integrados por ciudadanos (que fue una conquista del Estado liberal frente a los usos del Antiguo Régimen) y, más tarde, del antibelicismo y antimilitarismo (dos actitudes que no son necesariamente equivalentes), el término "mercenario" (que es, etimológicamente, el que combate por una merced o premio, del mismo modo que el soldado se llama así porque recibía una soldada o sueldo) se cargó de connotaciones peyorativas que han llegado hasta hoy. Si prescindimos de esas connotaciones, se puede calificar legítimamente al Cid de mercenario (al menos, mientras estuvo al servicio de los reyes de la taifa de Zaragoza), pero, en caso contrario, se desvirtúa lo que un caballero era en la Edad Media. En ese sentido, la expresión soldado profesional resulta más neutra y, aunque estrictamente es anacrónica, transmite mejor la idea medieval de lo que eran guerreros como el Cid en el marco de la sociedad feudovasallática y caballeresca (usando este último término sin  idealizaciones literarias).

La nueva serie del Cid ha desatado cierta polémica porque una de las imágenes promocionales la Tizona se parece más a la espada Joyosa de Carlomagno...

Lo de la Tizona no es un gazapo en absoluto. La espada que aparece en las imágenes divulgadas hasta ahora se parece, en efecto, más a la supuesta Joyosa de Carlomagno que a la empuñadura de la supuesta Tizona conservada en el Museo de Burgos, pero es que esta (al margen de las discusiones sobre la autenticidad de la hoja) tiene una empuñadura de hacia 1500, por lo que el gazapo habría sido hacerle empuñar al Cid esa espada en lo que se pretende una recreación (por libre que sea) de la Castilla del siglo XI.

¿Cuáles son los gazapos más habituales en las recreaciones del Cid?

En las recreaciones de la Edad Media tanto en películas como en series (y en no pocas novelas) suele haber gazapos de diversos tipos. Los menos vistosos, pero que más chirrían a alguien que conozca un poco el período son los de mentalidad y actitud, que llevan a poner en boca de los personajes declaraciones completamente ajenas al período. Esto se acusa también bastante en el propio lenguaje y en la gestualidad. Obviamente, no se trata de hacer pastiches de la lengua medieval, pero hay formas de expresarse y de moverse que resultan claramente anacrónicas. Esto a menudo se suma a la tendencia simplificadora a que, por ejemplo, todos los inquisidores sean unos dominicos sádicos (usualmente vestidos de cisterciense, por cierto), cuyos esbirros van de negro como la guardia de Richelieu en Los tres mosqueteros, u otros esterotipos banales por el estilo.

Jaime Lorente da vida al Rodrigo Díaz de Vivar en esta nueva versión.
Jaime Lorente da vida al Rodrigo Díaz de Vivar en esta nueva versión.
Amazon

Pero la indumentaria y los decorados sí suelen cuidarse, ¿no es cierto?

Un gazapo habitual es el uso generalizado de pantalones, cuando en la Edad Media y hasta, más o menos, 1600, lo normal era usar calzas (medias de punto), no pantalones, ni siquiera calzones, y encima de ellas se llevaban mantos que llegaban, en el caso de los hombres, al menos hasta las rodillas, pero en según qué períodos, también hasta los pies. Otra anomalía es llevar el almófar (la capucha de cota de malla de la loriga) directamente sobre el pelo, cuando aquella se llevaba sobre una cofia de tela (para evitar que se enredase y diese tirones o incluso dañase el cuero cabelludo). En condiciones normales, tampoco se combatía a cara o cabeza descubiertas, sino debidamente protegidas por el almófar y el yelmo. 

Imagino que usted estará ojo avizor a los detalles...

En otro terreno está la proliferación de velas (más raramente candelas) nocturnas. Las velas de cera de abeja eran un lujo; eran más usuales las de sebo o las candelas de aceite, pero, incluso en estos casos, se intentaba ahorrar al máximo. Así que esas habitaciones llenas de velas o esos pasillos con antorchas fijadas a las paredes son puras licencias poéticas. Siguiendo con el fuego, la proliferación de la "pseudo-artillería" medieval (catapultas que lanzan una especie de bombas incendiarias o el empleo constante de flechas incendiarias) no tiene casi nada que ver con la realidad de la guerra medieval (y mucho menos si se usan en una batalla campal, y no en un asedio). Otro gazapo pintoresco son las que yo suelo llamar "ruinas de época", cuando aparecen, por ejemplo, los restos de un edificio de estilo artístico coetáneo (ya sea románico, gótico o renacentista) en la misma época en la que se habría construido (o incluso antes).

'Águila Roja', 'Isabel', 'El Ministerio del Tiempo'... ¿Le interesan las series de ambientación histórica? ¿Prefiere alguna por encima de otra?

Sí que me interesan, en principio; luego ya depende de cómo estén hechas, claro. En el caso de las citadas, subrayaré la originalidad de 'El Ministerio del Tiempo' y la seriedad del guión de 'Isabel'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión