Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Las reglas para poner la mesa estas fiestas de forma segura y sin perder el espíritu navideño

Los expertos alertan de que una persona contagiada en un salón puede hacer enfermar a entre el 70% y el 80% de los comensales. Aconsejan permanecer el menor tiempo posible, con mascarilla e incluso cenar por turnos.

Vela de Navidad.
Vela de Navidad.
EFE

Con restricciones a la movilidad, toque de queda y un máximo de diez comensales en la mesa, estas fechas tan señaladas en el calendario de pequeños y mayores serán más extrañas que nunca. Aragón se prepara para un final de año en familia -máximo de dos núcleos convivientes- y sin cotillón. A pesar de que las reuniones están permitidas, es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones para evitar sustos.

La distancia de seguridad es complicada de mantener si la cena se celebra en un apartamento o en un piso. "Las casas no están preparadas para tantas personas. Una mesa de comedor habitual tiene 1,60 x 0,90 metros y si son extensibles pueden llegar a 2,40 como mucho", explica Félix Bernal, decorador y presidente del Colegio de Decoradores y Diseñadores de Aragón. Por esa razón, la mejor opción, según el profesional es que "los convivientes se sienten juntos".

Por grupos de convivencia

Lo ideal para los expertos sería "poder estar juntos con la distancia de separación que se recomienda de 1,5 o 2 metros", añade Luis Miguel García, presidente de la Sociedad Aragonesa de Medicina Familiar y Comunitaria, (SAMFYC). Consciente de que "es imposible porque necesitarías una mansión", aconseja que se opte por reunirse el menor número de comensales posible, que convivan o sentados por grupos e incluso plantea la opción de cenar "por turnos".

"Evitar hacerlo con los familiares que no ves más que una vez al año, que son los de más riesgo, porque no tienes contacto con ellos", pone como ejemplo. "Cuanto menos y más cercanos a tu núcleo de convivencia, mejor". Y, sobre todo, sin olvidar las máximas del uso de mascarilla durante la cena, distancia, mascarilla y ventilación.

"Aquellas personas que estén en fase de contagios, en un salón durante unas horas si no se ventila, van a contagiar al 70% u 80% de la habitación"

Algunos expertos insisten en que "lo correcto es no juntarse", sentencia Carlos Serrano, miembro de la comisión de seguridad y salud del Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja. Considera que los encuentros suponen un comportamiento "inseguro" en la situación actual con una tasa de contagios en torno a los 400 cada 100.000 persona, "porque estamos en un contagio comunitario". 

Consciente de que la mayoría de las familias terminará por celebrar la cena, aunque sea reducida, hace hincapié en la ventilación, por lo que pide celebrar solo comidas porque resultará más complicada en las cenas por las bajas temperaturas, pero alerta del riesgo de propagación del virus por el aire. "Aquellas personas que estén en fase de contagios, en un salón durante unas horas si no se ventila, van a contagiar al 70% u 80% de la habitación", calcula, según las teorías que apuntan a la propagación por las partículas que se emiten al respirar. "Con las medidas de prevención contagiarías a uno u dos", afirma, apoyándose en la teoría de la expansión del virus por aerosoles que defienden científicos como el aragonés José Luis Jiménez. 

Riesgo al hablar fuerte en la mesa

Las situaciones más peligrosas se dan al hablar. "Cuando estamos hablando emites 10 veces más aerosoles y en Navidad estamos hablando todos a la vez", alerta el ingeniero y también miembro de la recién creada comisión a nivel nacional de Climatización y Ventilación de Locales del Consejo General de Ingenieros Industriales . "Al cantar o gritar emites 50 veces más".

Ventilación continua todo el tiempo, antes y después de la cena aunque no muy fuerte, "para que cada 10 minutos se cambie el aire" de toda la casa, sería otro consejo. "No hace falta que esté abierta de par en par, pero que notes que entra una corriente que no sea molesta pero tampoco poca". Si resulta complicado seguir todas las instrucciones apuesta por hacer videollamadas este año. "Salvar las Navidades es decir hacemos un sacrifico este año para que el año que viene la podamos celebrar todos juntos".

Todo ello para evitar el contagio en estas fechas, que puede ser más rápido al ir de casa en casa, si se mantiene la tradición de celebrar una cena o comida con la familia propia y la siguiente, con la política. "El drama es que si te toca, le toca a toda la familia estar ingresados", advierte el médico, como ya ha ocurrido. Y puede que en la semana que separa la Nochebuena de la Nochevieja no hayan aparecido todavía los síntomas. "En las celebraciones siguientes se empezarán a notar", añade Serrano.

Del comportamiento en estas fechas dependerá la gravedad de la próxima ola del virus, la cuarta en Aragón, que las autoridades esperan en enero ante la actual evolución de la pandemia. "Una cuarta oleada no la veo evitable, pero que sea lo más leve posible. De lo que hagamos en Navidad dependerá el volumen de contagios", señala. "Es normal que estemos cansados, queremos volver a nuestro ritmo de vida", reconoce, pero advierte de que cada vez que se relajan las medidas "al poco tiempo vuelve a subir y vuelves para atrás". Pide que se opte este año por hacer prevalecer la "supervivencia" al "simbolismo" de la Navidad.

"Una cuarta oleada no la veo evitable, pero que sea lo más leve posible. De lo que hagamos en Navidad dependerá el volumen de contagios"

Cómo poner la mesa 

Félix Bernal, decorador de interiores, plantea una serie derecomendaciones para prevenir los contagios durante la cena y a la vez intentar conseguir que el ambiente siga pareciendo navideño. El zaragozano propone que los utensilios y los centros de mesa sean desechables, pero "siempre con estilo".

"Las servilletas de hilo y de tela se pueden guardar este año. Es cierto que me costaría ver la mesa de Nochebuena con platos de plástico, pero en la de Nochevieja puede servir. Al centro de mesa le podemos echar más imaginación y que sea solo para ese día, con frutas y plantas de invierto", añade.

Las velas, un cubierto más de la mesa. "Abogaría por usar muchas, no concibo una mesa sin ellas. Dan una iluminación resplandeciente", afirma. Un mantel hasta el suelo y una gran alfombra son los elementos que tampoco pueden faltar en una de la noche más largas del año.

Una pantalla de metacrilato que cuelgue del techo a lo largo de la mesa. Esa es la propuesta del decorador para evitar contagios y sentirse seguro la primera noche de celebración, que se pueden encontrar por 80 euros las de 120 cm. "Es una buena idea para tener más seguridad con la persona que está en frente", explica.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios