Aragón
Suscríbete por 1€

coronavirus en aragón

Aragón solo levanta el cierre de las capitales porque la ocupación de las ucis es aún alta

La DGA revisará los aforos después del puente ya que las ucis no han bajado de 95 enfermos en un mes. Mantiene el confinamiento provincial y regional hasta el día 20, aunque el TSJA estudia su legalidad.

Imagen de un control del confinamiento perimetral este finde se mana en Zaragoza.
Imagen de un pasado control del confinamiento perimetral en Zaragoza.
Policía Nacional

Descienden las infecciones por covid, pero la ocupación de las unidades de cuidados intensivos (ucis) se mantiene muy alta, tanto que no ha bajado de las 95 camas ocupadas durante el mes de noviembre. Son estas cifras las que llevan al Gobierno de Aragón a optar por la "prudencia" y a retrasar la relajación de las restricciones de aforos en el comercio y la hostelería más allá del 8 de diciembre. El presidente de Aragón, Javier Lambán, reconoció ayer que el macropuente de diciembre le produce "pánico" respecto a la propagación de la covid, especialmente después de las "preocupantes" imágenes del pasado fin de semana con calles llenas de gente.

El Ejecutivo autonómico oficializó, a través del Boletín Oficial de Aragón, la prórroga del toque de queda (de 23.00 a las 6.00) y el confinamiento de las tres provincias y de la Comunidad aragonesa, hasta el 20 de diciembre en los tres casos, y el mantenimiento de las limitaciones por el nivel 3 de alerta sanitaria agravado, dejando las restricciones tal y como están ahora. Todo podría cambiar si el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) atiende finalmente un recurso planteado por un grupo de ciudadanos sobre la legalidad de los confinamientos.

El Gobierno aragonés argumenta su decisión de liberar solo el confinamiento de las tres capitales de provincia, que ya está en vigor, con que la situación epidemiológica es "altamente inestable". Se intenta, a pesar de ello, "propiciar un proceso de desescalada equilibrado y proporcionado, cuyo impacto se pueda medir antes de las festividades de Navidad".

Control de legalidad

En la justificación del decreto,   se recuerda que es el presidente del Gobierno aragonés, Javier Lambán, la "autoridad competente delegada" para dictar las órdenes, resoluciones y disposiciones "sin que resulte precisa la tramitación de procedimiento administrativo alguno". Y refiere, además, que el "control de legalidad corresponde a la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo".

Sirven estos dos conceptos para contrarrestar un recurso ante el TSJA que, si se acepta, podría tumbar los confinamientos y el toque de queda. En función de su decisión, los servicios jurídicos de la DGA valorarán la fórmula a emplear para mantener vigentes las restricciones. Porque tienen claro que es necesario prolongar las limitaciones.

Lambán reconoció que, aunque todos los indicadores van evolucionando en una dirección francamente esperanzadora, "es verdad que la uci no evoluciona con la rapidez que nos gustaría". Y con la certeza de que Aragón sufrirá una cuarta ola en enero, después de que se retomen las relaciones sociales, la DGA sabe que es prioritario que la ocupación en la uci baje, al menos, por debajo de 50 camas, como ocurrió en septiembre.

El decreto que ha entrado hoy en vigor, que se puede recurrir ante la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo, mantiene la ampliación del toque de queda y los confinamientos hasta el 20 de diciembre.

Preocupa, y mucho, el impacto que pueda tener la Navidad. No quiso desvelar Lambán la propuesta de Aragón sobre las restricciones durante las fiestas, y reiteró su petición para que "en toda España se celebre en los mismos términos" y exactamente con las mismas limitaciones.  "Lo que todos tenemos que asumir y tener claro es que estas navidades van a ser radicalmente distintas. Hay que procurar por todos los medios que la Nochevieja no sea un semillero de virus que nos haga pasar otra vez un mes de enero absolutamente escalofriante desde el punto de vista de las muertes, las ucis y demás", enfatizó.

También Concha Ferrer, presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza, reconoció que ha bajado la presión por covid en hospitalización, pero en las ucis sigue habiendo una gran carga de trabajo, porque "la cifra de ingresos se reduce muy poco". De 120 pacientes, que fue el pico máximo de ocupación, se ha pasado a 98. "Se baja muy lentamente, y el riesgo que tenemos es que vuelva a aumentar la gente que necesite una unidad de cuidados intensivos".

Ferrer hizo un llamamiento a la prudencia, ante el levantamiento del confinamiento perimetral de las tres capitales de provincia, y apeló a un "movimiento racional". En este sentido, indicó que, de cara al puente o a las próximas fiestas navideñas, hay que mantener el sentido común. Respecto a las reuniones de Nochebuena, indicó: "Hay que tener en cuenta que no es más que una cena, por mucho significado que tenga, y a veces evitar una puede permitir celebrar 10 más. La gente tiene que poner esto en la balanza". Hay que mantener la prudencia, dijo, y saber "lo que se debe y no hacer y cómo se puede proteger a los demás".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión