Despliega el menú
Aragón

aragón

UAGA pide no criminalizar a los cazadores tras la muerte de la osa Sarousse

La organización agraria defiende la actividad de la caza como medida eficaz para controlar la población de especies como los jabalíes que causan graves daños en la agricultura y a los automovilistas.

Sarousse, la osa llegada del frío que eligió el Pirineo de Huesca
Sarousse, la osa llegada del frío que eligió el Pirineo de Huesca
MEDIO AMBIENTE

La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA- COAG, ha lamentado el desafortunado incidente ocurrido este domingo en el Valle de Bardají (Comarca Ribagorza) y que le costó la vida a la osa Sarousse.

Tal y como se ha informado, la organización apunta en un comunicado que la batida estaba autorizada y disponía de los permisos oportunos para realizarse. En este sentido, UAGA destaca que "gracias a la actividad de la caza se mantiene el control de especies cinegéticas que causan cuantiosas pérdidas en los cultivos". Por ello, recuerda que el 19 de noviembre, el Gobierno de Aragón publicó la Orden que permite a los cazadores residentes en un municipio confinado perimetralmente desplazarse, e incluso cambiar de provincia (sin salir de Aragón), para cazar en aquellas localidades que previamente hayan trasladado a los Servicios Provinciales de Agricultura la gravedad de la situación en su término municipal.

Mucha población de jabalíes

Desde la organización agraria explican que en esa zona del Valle de Bardají "hay mucha población de jabalíes, que además de arrasar con las praderas y los forrajes que se siembran para aprovechamiento ganadero, también están provocando numerosos accidentes de tráfico", algunos con graves consecuencias para los conductores.

A la espera de que la investigación demuestre que la muerte de Sarousse fue un acto involuntario del cazador, que actuó en defensa propia, UAGA llama la atención sobre "la desprotección de las personas que residen en los valles pirenaicos, sobre todo de los ganaderos de ovino y vacuno que suben al puerto con sus animales". Y se plantea "¿qué hubiera ocurrido si en lugar de un cazador, Sarousse hubiera sorprendido a un ganadero o a unos excursionistas?".

Para evitar este peligro, la organización agraria viene reclamando, desde hace años, que las patrullas encargadas del seguimiento de los plantígrados informen de sus movimientos y alerten a los ayuntamientos y a los ganaderos de la presencia del oso en la zona.

Por último, UAGA recuerda que debido al aumento en los últimos años, de los ataques de osos al ganado y a las colmenas, siendo el oso Goiat el más depredador, la organización agraria ha reclamado reiteradamente la extracción de este ejemplar del territorio aragonés.

Etiquetas
Comentarios