Despliega el menú
Aragón

La pandemia evidencia una conexión a internet "insuficiente y obsoleta" en 350 núcleos

La DGA anuncia una reinversión en el programa ConectAragón para mejorar la tecnología actual. El 92% de los hogares aragoneses tienen internet, pero solo un 59% por cable o fibra óptica.

Una empleada municipal de Loscos muestras las bobinas de fibra usadas para cablear el pueblo.
Una empleada municipal de Loscos muestras las bobinas de fibra usadas para cablear el pueblo.
Jorge Escudero

La fotografía del universitario ruso Alexéi Dudoladov encaramado a un árbol para poder estudiar ‘online’, ante la pésima conexión a internet en su aldea, ha dado la vuelta al mundo. Aragón no es Siberia, y de hecho el 92% de las viviendas disponen de ese servicio, pero todavía existen 2.650 aragoneses sin una red básica de banda ancha (30 megas) en 209 entidades de población; y otros 30.000 de 143 núcleos donde el despliegue del proyecto ConectAragón no acaba de garantizarles una conexión eficiente porque las tecnologías utilizadas se han quedado anticuadas. En total, más de 350. 

Así lo reconoce el Gobierno aragonés, que intenta llegar donde no llegan las compañías privadas al no resultarles rentable. Según la consejería de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, la pandemia ha demostrado que la definición de banda ancha manejada en los últimos años es "insuficiente" para que ciudadanos y empresas puedan desenvolverse de manera eficaz dada la proliferación de las videconferencias, el teletrabajo, la teleformación, la compra ‘online’ y los servicios de ocio, convertidos ya en elementos cotidianos. Más útiles todavía en el medio rural, pese a tener peor cobertura, porque los habitantes de los pueblos son los que más usan la banca electrónica o el comercio por internet ante la carencia de servicios físicos.

El Gobierno de Aragón anuncia un plan para reinvertir en el mapa de ConectAragón (acabó en 2019 y supuso 36,4 millones de euros), amparándose en los nuevos criterios del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital de creación de las ‘zonas grises’, aquellas con banda ancha de 30 megas pero donde no se puede prestar servicio de 100 por restricciones de la tecnología desplegada. Solo 88 entidades se cubrieron con fibra óptica. En otras 143 las herramientas (radioenlace y VDSL) se han quedado hoy "obsoletas", admite la DGA.

La consejería destinará 10 millones de euros al despliegue de banda ancha en 2021 (1,5 para sustituir la VDSL en 250 puntos de la Comunidad), con un 40% más de presupuesto en el área de la sociedad de la información y conectividad. Además, se están explorando nuevas tecnologías para llevar al medio rural un ancho de banda superior a 100 megas. "En Aragón la diferencia entre el 99% y el 100% de la población supone cientos de núcleos en riesgo de despoblación", admiten desde el departamento que dirige Maru Díaz, quien abordará estos asuntos el 10 de diciembre con el secretario de Estado de Telecomunicaciones para intentar incorporar estos proyectos al Fondo de Reconstrucción de la UE. Hace unos días se conoció la aprobación en el Consejo de Ministros de una nueva convocatoria del Plan para la Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación, destinada a 12 provincias que se quedaron fuera del anterior plan, entre ellas las tres aragonesas.

Un reto continuo

"Se está haciendo un esfuerzo importante, pero en este tema no se acaba nunca, continuamente se necesita más ancho de banda. En Aragón tenemos una población dispersa y una geografía complicada, pero se trata de una cuestión crítica, tener o no tener internet es la diferencia entre vivir o no vivir en un pueblo", asegura José Félix Muñoz, director del Laboratorio Jurídico Empresarial del Parque Tecnológico Walqa, encargado de hacer estudios sobre la sociedad de la información. En su opinión, "en relación con otras zonas rurales de España o Franciaestamos en un nivel aceptable", aunque resulta necesario seguir invirtiendo. "En la situación actual es más importante que nunca porque la gente vuelve al mundo rural, pero para teletrabajar", afirma Muñoz. Este propósito ha animado por ejemplo el plan de la Diputación de Huesca, que ha llevado la banda ancha a todos los pueblos de más de 20 habitantes.

Las estadísticas le dan la razón. Según el último Dossier de Indicadores de la Sociedad de la Información en Aragón, con datos del 2019, el 92% de las viviendas tienen acceso a internet (91% en España), pero solo el 59% por red de cable o fibra óptica, el resto con ADSL (36%) u otras conexiones (7%) vía satélite, Wifi público o Wimax.

Por capitales, el mayor porcentaje se da en Huesca, el 96% (los últimos datos son de 2017), seguida de Teruel y Zaragoza (86%). El resto de provincia de Huesca llega al 86% y las otras dos al 80% y al 81%, respectivamente.

La fibra óptica, una prioridad para Teruel

La provincia de Teruel es la que presenta una peor cobertura de banda ancha, con 177 municipios, el 75% del total, con zonas blancas o grises. La Diputación Provincial (DPT) empezó a trabajar en un plan que quedó aparcado en 2018 ante el anuncio del entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que iba a dotar a todo el país con una conexión de 300 megas. Luego, vino la moción de censura.

El actual presidente de la Diputación, Manuel Rando, afirmó que dotar a todos los núcleos de conexión a internet por fibra óptica es la "prioridad absoluta" de la institución, un criterio que, a su juicio, es compartido por la sociedad turolense. Su propósito es que al terminar la presente legislatura, en 2023, estén adjudicadas las obras necesarias para llegar a todas las poblaciones, lo que tendrá un coste de 25 a 30 millones.

Se ha encargado a la empresa pública Tragsatec un estudio sobre la situación de partida, para, a continuación encargarle también la redacción de los proyectos y el control de la ejecución. Advirtió, no obstante, de que antes habrá que coordinar a todas las administraciones para evitar duplicidades. A la reedición del plan estatal se sumarán las inversiones en digitalización que llegarán presumiblemente con los fondos para la recuperación económica de la UE. El presupuesto de la DPT de 2021 incluirá una partida significativa.

"El objetivo es conseguir una velocidad mínima de 100 megas por segundo", aclaró Rando, quien dijo que la Administración se tendrá que encargar de hacer llegar la fibra a los pueblos y también de su distribución a los hogares, una labor que las operadoras privadas difícilmente asumirán por su escasa rentabilidad en los núcleos más pequeños. Ahora mismo, hay 41 pueblos a los que ha llegado, pero se ha quedado en un "armario" sin conectarse con las casas ni las empresas.

Algunos pueblos se han cansado de esperar, como Loscos. El Ayuntamiento ejecuta con fondos propios (60.000 euros) un proyecto para llevar la fibra óptica a todas las casas que la soliciten. Ya ha empezado a tenderse. El alcalde, Pedro Elías, sostiene que el servicio actual, con una velocidad de seis megas por segundo, es lento e ineficaz. "Es imposible mandar o bajarse archivos", se lamenta.

Etiquetas
Comentarios