Despliega el menú
Aragón

infraestructuras 

Crefco aplaude el estudio del túnel internacional del Somport para la reapertura del tren

Luis Granell señala que el proyecto del ferrocarril para 2025 debería ser electrificado y no por diésel.   

Concentración de ayer en la boca del túnel de Somport
Concentración de ayer en la boca del túnel de Somport
LAURA ZAMBORAÍN

La Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón (CREFCO) ha valora positivamente la próxima licitación del estudio sobre el túnel internacional ferroviario del Somport entre el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) y la región de Nueva Aquitania para la reapertura de la línea internacional. 

Luis Granell, un histórico militante de Crefco, ha destacado que la ventaja de este túnel frente a otros del trayecto es que las ventilaciones necesarias en el futuro proyecto están dispuestas cada 400 metros desde que se construyó el túnel carretero en 2003. Aun así, apuntan que otros túneles del tramo Bedous-frontera como el helicoidal Sallerger y el Portalet, en la parte francesa, y los de Castiello y Canfranc, en la zona española, que tienen alrededor de un kilómetro, necesitarán la construcción de las galerías de evacuación previstas en el proyecto. 

Aun así, los defensores de la reapertura del futuro tren internacional defienden que desde 2025 debería ser "una línea electrificada desde el principio" y no mantenerla diésel  para así conseguir el anhelado tráfico de mercancías, sobre todo, y el de viajeros para el desarrollo de la conexión ferroviaria. 

Asimismo, el miembro de Crefco ha incidido en la singularidad de que el Gobierno español haya firmado un convenio con la región de Nueva Aquitania para esta conexión internacional aunque debería haberlo hecho el Ejecutivo del presidente del Gobierno de Francia,  Enmanuelle Macron. "La reapertura del tren Pau-Canfranc debería estar en la agenda de todas las reuniones anuales entre los dos estados", ha destacado el dirigente de Crefco.  

En este caso, el valor del estudio es 1.331.000 euros, que se reapartirá entre las dos administraciones (el Mitma y Nueva Aquitania), pero el coste de la reapertura ronda los 500 millones de euros y Granell considera que el Gobierno francés debe asumir su parte del presupuesto de la reapertura o sufragar a Nueva Aquitania su parte del proyecto. 

De hecho, Nueva Aquitania ya pagó el presupuesto de 102 millones de reabrir el tramo ferroviario Olorón-Bedous de 25 kilómetros, que se inauguró en 2016,  y la parte que queda de Bedous-túnel Somport es la más costosa de lo que queda en la reapertura.       

Etiquetas
Comentarios