Despliega el menú
Aragón

oleicultura

Cosecha de récord para impulsar una nueva D. O.

Las previsiones de recogida en la provincia de Huesca son muy buenas, al igual que la calidad de los frutos.

En la imagen, Aceites Ferrer.
En la imagen, Aceites Ferrer.
H. A.

Estamos ante una de las mejores cosechas de los últimos diez años tanto en calidad como en cantidad de aceite. Todo ha ido acompañado por una buena climatología y no ha habido presencia de mosca. Aunque los rendimientos son más bajos de los habituales "la producción está siendo muy buena y la calidad excepcional". Así lo considera Sergio Ferrer, responsable de la empresa oleícola Hermanos Ferrer, reconocida como Mejor Almazara de la Comunidad Autónoma en 2020, distinción concedida por la Academia Aragonesa de Gastronomía de Aragón.

La campaña está prácticamente en el ecuador y terminará a final de año. Para esta almazara, situada en Bierge, la producción rondará el millón de kilos de olivas, más del doble de los 400.000 recogidos en pasado año.

La almazara de Bierge fue creada por sus padres, Antonio y Mercedes, en 1959, con un molino básico de piedra y prensa para molturar aceitunas. Con el paso del tiempo la almazara fue adoptando nuevas tecnologías y modernizando sus instalaciones para mejorar la elaboración y conservación de aceite de oliva virgen extra para convertirse en la referencia para unos 200 agricultores de ésta y otras localidades de Guara, hasta Loporzano, en la vecina Hoya de Huesca. Sus hijos Sergio y Toño cogieron el relevo generacional. Su producción habitual es de 25.000 botellas de aceite de oliva virgen extra monovarietales autóctonas del Somontano. Además del mercado nacional, Almazara Ferrer vende en Alemania, Bélgica, Francia y Holanda gracias al comercio electrónico.

Sergio Ferrer valoraba este reconocimiento: "Nos ha hecho muchísima ilusión ya que en parte se reconoce la trayectoria de la empresa y el trabajo bien hecho. Además de la puesta en valor del olivar tradicional y sus variedades autóctonas que nos diferencian de otras variedades de olivas más entendidas por el país. También ha tenido mucha repercusión y eso siempre te da cierto prestigio".

Es la segunda vez en los siete años que se concede este galardón que se reconoce a una almazara del Somontano. La anterior ocasión fue en 2013, cuando el título recayó en la almazara ecológicaEcostean, en Costean, que regentan los hermanos Carlos y Luis Domínguez. En esta almazara se espera recoger 250.000 kilos, el doble de 2019. "La calidad es la mejor de los últimos años, los rendimientos son justos, pero no hace frío y el aceite está siendo muy bueno. Hay olivas como nunca, si no superamos los más de 5 millones de 2017, que fue un año histórico, poco le faltará", explica Carlos.

Las previsiones en Noguero de Barbastro,otra de las almazaras más antiguas y de mayor producción, se disparan hasta los dos millones de kilos, frente a los 670.000 kilos, mientras que la cooperativa San Antonio se espera una cosecha que triplicará los 443.000 kilos obtenidos en la pasada campaña. Su gerente, Antonio Campo, estima que se alcanzarán 1,5 millones de kilos de una excelente aceituna. "La calidad del fruto es muy fresco y muy sano, no hay ninguna partida picada por mosca. El aceite será buenísimo. A principio de temporada, más afrutado, y al final saldrá un aceite más dulce", apunta.

Importante auge también experimenta la cooperativa La Unión de Salas Altas que va a triplicar su recolección. De los 37.000 kilos de 2019 esperan llegar a los 100.000 este mes de diciembre.

En Alquézar, el torno tradicional recuperado hace unos años espera rondar los 50.000 kilos con la peculiaridad que en esta almazara se prensa con el método tradicional, con molino de piedra y esteras (este proceso artesanal conlleva una molturación máxima de 2.000 kilos al día). El aceite de este torno se vende a las almazaras de la comarca, especialmente a Ferrer en Bierge. "Estamos ante en uno de los años buenos de la variedad alquezrana", explica el alcalde Mariano Altemir, presidente del Ceder Somontano que junto con la Comarca están impulsando la creación de una Denominación de Origen Somontano de la mano de las almazaras del territorio, sindicatos agrarios y empresas comercializadoras.

"Estamos preparando la estrategia a presentar al Gobierno de Aragón, los protocolos y la documentación. Una consultora externa está recogiendo datos", señala Altemir, quien considera que la buena cosecha de este año será "un punto a favor" para la D. O. Somontano del aceite. "Cada vez la gente recoge más temprano, se buscan otros aroma, la recolección es más cuidada, se moltura al día o cada dos días lo que quiere decir que el aceite tendrá calidad, todo eso está calando en los agricultores", matiza.

Etiquetas
Comentarios