Despliega el menú
Aragón

DESPOBLACIÓN

'Me voy pa´l pueblo', la obra teatral sobre la integración (o no) de los recién llegados a las zonas rurales

Pueblos Vivos Aragón ha organizado este espectáculo itinerante con el que se pretende romper estereotipos.

Cartel de la obra Me voy pa'l pueblo. Pueblos Vivos Aragón
Cartel de la obra Me voy pa'l pueblo.
Pueblos Vivos Aragón

“Que sí, que ya cuelgo el cartel (de ‘se vende’)”. Con estas palabras comienza 'Me voy pa’l pueblo', un espectáculo teatral de Colectivo To, que recorre Aragóncon el objetivo de buscar lo que une a los urbanitas que llegan a vivir al pueblo con los locales. La problemática de la vivienda y las diferentes costumbres de unos y otros son expuestos para propiciar el debate sobre la acogida e integración de nuevos habitantes en las zonas rurales.

Se trata de un espectáculo itinerante organizado porPueblos Vivos Aragón, el proyecto con el que se pretende contribuir a frenar la despoblación, potenciando la instalación de nuevos pobladores en territorios rurales de Aragón.  Un proyecto financiado con una ayuda Leader 2014-2020, cofinanciada por el fondo europeo Feader (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural) y que cuenta con fondos del departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. “Con esta obra se pretende romper estereotipos y tratar el tema de la vivienda, pues a pesar de tener muchas casas vacías hay poca oferta de alquiler en algunas zonas rurales. En definitiva, se persigue generar un debate entre los asistentes al finalizar el espectáculo”, explica Enrique Asín, gerente de la Asociación para el desarrollo de Gúdar-Javalambre y Maestrazgo (Agujama).

Y se ha conseguido. “La respuesta del público ha sido buenísima. Al debate se queda todo el mundo”, explica Inma Cáceres, actriz e integrante de Colectivo To. Tal es así que el espectáculo, que “fue un encargo” y que debía de haber recorrido ocho localidades, aunque no ha podido hacerlo por falta de espacio al aire libre y como medida de prevención ante la situación de la covid-19 en Aragón, espera “poder hacer aquellos que se han pospuesto y visitar otras poblaciones que se interesaron por la obra”. Y es que Colectivo To, que nació en Huesca en 2011 y que entiende el teatro como una herramienta pedagógica y de transformación social, no solo ha despertado más de una carcajada entre los vecinos de los municipios que ha visitado sino que ha logrado “propiciar la participación”.

Este espectáculo teatral, que empezó en octubre, ha llegado, además, en un momento en el que las llamadas para preguntar sobre alojamiento en las zonas rurales llegan a ser “inabarcables”, como califica Asín a las múltiples cuestiones que reciben de personas que quieren irse a vivir al pueblo ahora que el teletrabajo se ha impuesto con la crisis sanitaria. “Está siendo una gran oportunidad para repoblar, pero notamos que la falta de disponibilidad de vivienda, sobre todo para alquilar, es una realidad”.

‘Yo que amo mi pueblo’

Por este motivo, y también con el objetivo de favorecer la inserción de nuevas familias. Desde Pueblos Vivos Aragón se ha organizado también unos talleres virtuales denominados ‘Yo que amo a mi pueblo’. “Estaban destinados a aquellos hijos del pueblo, aquellos que vienen con mucha frecuencia y que mantienen un gran vínculo”, explica el gerente de Agujama. “Personas que suelen tener casa aquí, que a veces es lo más complicado para que alguien decida quedarse”.

Unos talleres, que se celebraron a través de Zoom a mediados de noviembre, y que se aglutinaron en tres jornadas, cada una referente a una provincia aragonesa. De Cataluña, de Castilla-La Mancha, de la Comunidad Valenciana, entre otras regiones, e incluso desde Andorra o Francia se inscribieron estas personas que suelen ser originarias de esta zona, pero que no tienen su primera residencia aquí. “Se trata un poco de lo mismo, de facilitar la convivencia entre la población rural y los que vienen de fuera; pero sobre todo de orientar a esta parte de la población para que no se vayan”, anota Asín. “Y estos, además, ya tienen un vínculo y casa”.

Por eso, con este mismo objetivo se pretende seguir aumentando el número de colaboradores en cada municipio que forma parte de Pueblos Vivos Aragón. “La figura del colaborador, esa persona que se entera de todo, de cada oferta de empleo o de cada disponibilidad de vivienda, es imprescindible porque al final tanta información se nos escapa”, indica Asín. “Ellos son las antenas de cada pueblo”.

 

Etiquetas
Comentarios