Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

Un día del 061 en pandemia: entre llamadas, pruebas PCR y salidas urgentes

Este servicio cumple 20 años, aunque la celebración quedó en un segundo plano cuando se desató la crisis sanitaria, en la que han estado en primera línea de batalla.

Interior del Centro Coordinador del 061, en el Inocencio Jiménez de Zaragoza.
Interior del Centro Coordinador del 061, en el Inocencio Jiménez de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El año 2020 iba ser especial para el servicio 061 en Aragón... hasta que se desató la pandemia mundial por el coronavirus. La celebración por sus dos décadas de vida quedó en un segundo plano en marzo, cuando la crisis sanitaria obligó a activar todos los recursos disponibles y el 061 pasó a desempeñar un papel protagonista desde el minuto uno. Ocho meses después, sigue desarrollando una labor activa e imprescindible en esta dura batalla para llegar a todos los rincones de la Comunidad.

Las cifras reflejan el complejo engranaje humano y material que hay detrás de este servicio: 450 trabajadores, cientos de llamadas diarias, 90 ambulancias, más de 20 vehículos de intervención, 45.000 pruebas diagnósticas... Una jornada de trabajo en el 061 conlleva una intensa actividad, que incluye desde la recepción de consultas en el Centro Coordinador de Urgencias, pasando por los desplazamientos por colegios y residencias para la toma de muestras, además del punto permanente en su sede, en la calle Siracusa, y la atención de todos los avisos que requieren una atención inmediata. La gerente del 061 Aragón, Amparo García Castelar, reconoce que este servicio "funciona 24 horas al día" y "la actividad no para". La organización de su día a día se vio completamente alterada en marzo, cuando irrumpió la crisis sanitaria por el coronavirus. "Hablamos de un momento en el que lo importante era la contención de la pandemia, no pensábamos que estábamos en fase de transmisión comunitaria", asegura la responsable. "En aquellos primeros momentos, el 061 pasó a desempeñar un papel central en la gestión de la crisis: "Tenía protocolos y procedimientos activos frente a enfermedades infecciosas de alto riesgo, como el ébola o la gripe A, y contábamos con material de contención, EPIs, cámaras de presión para poder llevar pacientes aislados... Se consideró que estábamos más preparados". Por esta razón, se encargaron de "agrupar y seleccionar pacientes de riesgo". Si se confirmaba que era un caso sospechoso, un equipo se desplazaba por todo Aragón hasta un domicilio para realizar las pruebas. "Con nuestros 21 vehículos no dábamos abasto para atender la demanda, así que nos cedieron algunos coches", apunta. Sin embargo, la transmisión comunitaria "desbordó todas las expectativas" y obligó al sistema sanitario a ir activando distintos recursos y otros circuitos para tratar de frenar el ritmo de contagios.

El Centro Coordinador de Urgencias (CCU), que canaliza todas las llamadas de emergencias sanitarias, pasó de recibir una media de entre 900 y 1.200 a superar las 2.000. Su capacidad máxima se vio desbordada y obligó a poner unas estructuras de refuerzo exclusivas para covid. En los momentos más críticos, cuando incluso se recibieron cerca de 4.000 avisos, se activó un ‘call center’ que contó con estudiantes de últimos años de Enfermería y Medicina. Ahora hay dos áreas dedicadas al CCU-covid, con 24 teléfonos. En total, incluyendo los que se destinan a atender avisos del resto de patologías, tienen 46 puestos. El aumento de consultas coincide con una mayor incidencia del virus: "Somos el radar de lo que está pasando. Cuando empezamos a recibir más llamadas, al cabo de una semana crece la posibilidad de requerir asistencia, y un porcentaje termina en la uci".

La crisis ha obligado también a incrementar la plantilla en unas 100 personas, aproximadamente, hasta alcanzar los 450 empleados. Marcelo Vidal, coordinador médico del equipo de crisis por la covid, recuerda que se intentó desde el principio cubrir todas las necesidades y "hubo muchísimo trabajo". Es complicado organizar una dotación de personal tan elevada, señala, al mismo tiempo que apunta que ha habido también bajas por distintos motivos, también por ser positivos o contactos estrechos.

En este sentido, indicó Vidal: "Ha habido mucha disponibilidad de la gente, que voluntariamente se ofrecía a trabajar". "Hemos duplicado el trabajo", añade la gerente, pero el personal no ha crecido al mismo ritmo: "Los trabajadores del 061 han respondido como héroes. Se les pidió un plus que no se paga con dinero".

Los ‘comandos-cole’

Fernando Torres, enfermero, coordina las solicitudes para las pruebas diagnósticas que reciben de Salud Pública y los seis equipos con los que cuenta este servicio se desplazan a centros escolares y residencias de mayores, además del punto de extracción situado en la sede del 061, en el Inocencio Jiménez, donde acuden, con cita previa, mutualistas o personal esencial, así como los pacientes que detecta la aplicación móvil Radar Covid. En total, desde el inicio de la pandemia se han hecho 3.800 test antigénicos –que se recibieron hace un mes– y 41.200 PCR.

El 061 asume la toma de muestras en los centros sanitarios de los sectores I, II y III de Zaragoza, que comprenden la capital y la provincia, excepto las comarcas del Aranda, Calatayud y Bajo Aragón-Caspe. Los ‘comandos-cole’ visitaron, el pasado lunes, 17 instalaciones educativas. Es una de las medidas puestas en marcha este curso para tratar de frenar la propagación del virus de la covid-19. Dos profesionales de estos equipos, Daniel Borlán, enfermero, y Noemí Torices, TCAE, explican que se organizan las rutas dependiendo de la demanda. Habitualmente, en los colegios se están haciendo test de antígenos –que permiten conocer el resultado en unos 15 minutos– y en las residencias PCR, aunque hay excepciones. Salud Pública decide el tipo de pruebas que se hacen.

Los recursos se movilizan dependiendo de la gravedad de la urgencia sanitaria. Cuenta también con la unidad de rescate en montaña. El servicio dispone de 13 Unidades Móviles de Emergencia (UME) –en las que viajan médico, enfermero y dos técnicos–, así como de ocho UVIS y más de 40 Soportes Vitales Básicos. El resto, hasta las 90, son ambulancias convencionales. La flota se compone, además, de dos Vehículos de Intervención Rápida (VIR) y 21 coches que prestan el Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). Estos últimos funcionan desde las 17.00 hasta las 8.00, para dar servicio en el horario de cierre de los centros de salud; y por las mañanas y parte de las tardes, se dedican a las tomas de muestras. Cuando se recibe una llamada, el Centro Coordinador determina cómo se gestiona y qué recursos conviene movilizar, desde derivar al paciente a su centro de salud, que el personal del ambulatorio se desplace al lugar del aviso o enviar un vehículo de transporte, bien sea una ambulancia convencional o un Soporte Vital Básico o Avanzado, con enfermero y médico. Uno de ellos, João Silva, trabaja en el 061 desde junio. "Es un trabajo que requiere una atención inmediata" y, durante la pandemia, reconoce, se ha extremado la seguridad y a todos los avisos acuden con los EPIs.

El servicio 061 Aragón, recuerda la gerente, se puso en marcha hace 20 años, un aniversario "que ha quedado diluido por la covid". Se basa en un modelo de emergencia que parte de las premisas de atender, estabilizar y trasladar. "Es mucho más que llegar, cargar y correr. Eso, en los años 80, se demostró que no servía", concluye.

Todo a punto en una ambulancia
El médico João Silva y la enfermera Isabel Fernández, dentro de una UME, en el Servet.
1

"En el Soporte Vital Avanzado va un equipo de médico, enfermero y dos técnicos de emergencias y acudimos a los avisos urgentes que necesitan una atención inmediata. Vamos vestidos con los equipos de protección porque muchas veces no sabemos ni lo que nos vamos a encontrar".

El 061 Aragón dispone de 90 ambulancias en total, que están clasificadas en Soportes Vitales Básicos y Avanzados, en función de si disponen de médicos y enfermeros o solo técnicos en emergencias sanitarias. Entre la flota de la que dispone este servicio hay 13 Unidades Móviles de Emergencia (UME) (en la imagen superior, con dos sanitarios), distribuidas por toda la Comunidad aragonesa; ocho Unidades Móviles de Vigilancia Intensiva (UVI) –que corresponden con los sectores sanitarios de Aragón–; y más de 40 de Soporte Vital Básico. El resto son ambulancias convencionales.

Centro Coordinador de Urgencias
Ana Tomey (en primer plano) atiende el teléfono.
2

"La gente nos traslada sus dudas sobre qué hacer si tienen síntomas, o si han estado con un contacto, dónde se pueden hacer la PCR... Recogemos datos y se criba el aviso con prioridad".

Las llamadas de emergencias sanitarias se centralizan en el Centro Coordinador de Urgencias (CCU) del 061, que organiza la distribución de los recursos más adecuados en función de la gravedad, idoneidad y disponibilidad. En primavera se reforzó con el CCU-covid, que ahora suma 24 puestos telefónicos a los 22 habituales.

Salidas del 061
Marisa Martínez, enfermera, y Beatriz Rodrigo, conductora.
3

"El 061 ha asumido muchas funciones desde marzo y ha desempeñado un papel importante en la gestión de la pandemia".

Atender, estabilizar, trasladar. Este es el modelo de emergencia del servicio 061 Aragón y, para ello, disponen de unos 21 coches que prestan el Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), conocidos como ‘lecheras’, y dos Vehículos de Intervención Rápida (VIR), junto a estas líneas, que cuenta con un equipamiento especial con monitor-desfibrilador y respirador para ofrecer atención inmediata en una urgencia.

Toma de muestras
Noemí Torices, TCAE, y Daniel Borlán, enfermero, hacen un test.
4

"Cuando vamos a los colegios, los niños saben lo que está ocurriendo pero es importante que los padres les expliquen antes la prueba que les vamos a hacer".

Seis equipos del 061 se desplazan a diario a residencias y colegios para la toma de muestras PCRy de test de antígenos entre las 8.00 y las 20.00. El número de centros que cubren depende de la demanda y de la ruta. El lunes acudieron a 17 colegios y 8 residencias. Hay también un punto de toma de muestras en el 061, en la calle Siracusa.

Análisis de los datos
La gerente del 061 muestra la evolución de las llamadas.
5

"Si se reciben 1.000 llamadas por covid al día, a la semana esa presión va a llegar a los hospitales por el decalaje. Nos convertimos en el radar de la pandemia".

La gerente del servicio 061 Aragón, Amparo García, se muestra prudente al hablar del balance de los últimos días, porque «aunque parece que da un respiro» no hay que confiarse. De hecho, el martes, miércoles y jueves se registraron 321, 362 y 317 llamadas por covid y 851, 873 y 904 por otras patologías, respectivamente (dentro del límite habitual).

Etiquetas
Comentarios