Despliega el menú
Aragón

Fernando Solsona, médico y humanista aragonés

Especialista en radiología y cáncer de mama, desarrolló una intensa vida intelectual y realizó más de 400 publicaciones. Ha muerto en Zaragoza a los 85 años.

El doctor Fernando Solsona, en una imagen de archivo
El doctor Fernando Solsona, en una imagen de archivo
M. O.

El zaragozano Fernando Solsona Motrel, especialista en radiología y cáncer de mama, falleció este viernes en Zaragoza a los 85 años tras sufrir un derrame cerebral. Solsona, muy conocido en todo Aragón no solo por su actividad profesional sino por la incesante actividad cultural que desplegaba, se distinguió a lo largo de su vida por seguir la estela de otros grandes médicos aragoneses de espíritu humanista, como Pedro Laín Entralgo o Ricardo Royo Villanova, y dedicó publicaciones tanto a sus especialidades médicas como a figuras históricas como Miguel Servet o el tenor Miguel Fleta. Nada aragonés le era ajeno.

Fernando Solsona nació en 1935 en Zaragoza, en el barrio de San Pablo, al que siempre profesó un gran amor y al que su familia materna pertenecía desde el siglo XVII. Cursó medicina en la capital aragonesa y amplió estudios, becado por el Gobierno de Italia, en el Instituto de Radiología de la Universidad de Roma (1960-1961); y posteriormente, con otra beca del Ministerio de Educación y Ciencia español (1963-1964), en el Instituto de Isótopos Radiactivos de la Universidad de Aix-Marsella.

Empezó a trabajar en 1965 en el Servicio de Radioterapia del Centro Nacional de Investigaciones Médico-Quirúrgicas de Madrid (clínica Puerta de Hierro) y un año más tarde recibió el Premio Extraordinario de doctorado en Medicina por la Universidad de Zaragoza.

En 1968 ganó, con el número uno, las primeras oposiciones nacionales a médicos radioelectrólogos de la Seguridad Social. Tras una breve etapa profesional en Valladolid, regresó a su Zaragoza natal, donde a partir de 1973 dirigió el Departamento de Radioelectrología y Medicina Nuclear del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Se jubiló hace 15 años, en 2005.

Sus principales líneas de investigación han sido la enfermedad de Hodgkin y los tumores, especialmente el de mama. A lo largo su vida ha realizado más de 400 publicaciones, entre ellas 30 libros y monografías, como ‘Lecciones de Medicina Física’ (1972), ‘Balnearios aragoneses’ (1992), ‘La antigua casa de Medicina y Ciencias’ (1994) o ‘Miguel Servet, cumbre del Renacimiento (2012).

Durante más de tres décadas presidió el Ateneo de Zaragoza, entidad desde la que impulsó numerosas actividades y publicaciones. En 1994 recibió la Medalla de las Cortes de Aragón por su labor científica, y en 1996 el Ayuntamiento de Zaragoza dio su nombre a una calle de la ciudad. Su amor por Aragón guio toda su vida.

Etiquetas
Comentarios