Despliega el menú
Aragón

así se hizo 'Aragón, pueblo a pueblo' 

Dos años de polvo, niebla, viento y sol por Aragón

Pablo Ferrer y Laura Uranga han obtenido el premio Ortega y Gasset de periodismo por su trabajo en 'Aragón, Pueblo a Pueblo’, que les llevó a recorrer en dos años los 731 municipios de la comunidad. Aquí cuentan cómo llegaron a cabo este "master en geografía, etnografía y gramática parda". 

El titular está inspirado en Labordeta, y la aventura a la que alude acabó resultando casi una epopeya periodística. ‘Aragón, Pueblo a Pueblo’ fue un proyecto apasionante, dos años ‘non stop’ por las carreteras aragonesas, con paradas en todos y cada uno de los municipios de la Comunidad, 731 en total, todos ellos con su reportaje en papel y entorno digital; las palabras y las imágenes se hicieron compañía para contar historias desde el corazón de cada localidad. Laura Uranga y Pablo Ferrer conjugaron la producción previa de los reportajes (la misma extensión y tratamiento para grandes y chicos) con la coordinación de los desplazamientos, siempre con citas múltiples, y la confección diaria del trabajo.

El apoyo de 17 compañeros de las ciudades de Huesca y Teruel y diversas entre redactores y fotógrafos fue muy importante. 

Las obsesiones eran varias; no dejar fuera de la cobertura diaria nada importante para los vecinos, valorar la importancia de cada tema de modo correcto, no caer en repeticiones de esquemas o referencias, huir de la foto típica o el titular tópico, jugar un poco sin perder el norte… todas esas cosas marcaron un viaje de 75.000 kilómetros, que para los dos informadores de HERALDO supuso una especie de máster en geografía, etnografía y gramática parda. Se trató de aprender a escuchar, a gestionar la desconfianza inicial de muchos interlocutores y a complementar las impresiones personales con las verdades solidificadas en cada lugar por el paso del tiempo y las experiencias.

También hubo miedos. El principal, abusar del concepto de la España vacía, seguido del cuidado a la hora de sembrar más desesperanza en quienes afrontan la muerte de sus pueblos tal y como los conocen, o en mirar las cosas desde la óptica urbanita, sin ponerse en el lugar de los interlocutores. Miedo a ser pesados y prejuzgar sin la suficiente base. 

Sin embargo, rodando rodando, la fórmula para acometer cada reto fue cada vez más sencilla de resolver; no hay cliché que sirva a todo el territorio aragonés, diverso por naturaleza, con la sola excepción de la cordialidad con el visitante y el amor por la tierra. El colofón, con la exposición de fotografías de gran formato en el Paseo de la Independencia y el libro que compiló la aventura, entregado en una gran gala, fue la guinda del pastel. 

Puede adquirir aquí el libro 'Aragón, pueblo a pueblo', que recopila las publicaciones en HERALDO de la serie de Pablo Ferrer y Laura Uranga sobre los 731 municipios de la comunidad. 

Etiquetas
Comentarios