Despliega el menú
Aragón

licores

Poner la guinda al valle

El valle del Manubles ha recuperado un licor de guindas basado en una receta tradicional. A Zofra es uno de los proyectos de recuperación de la zona.

[[[HA REDACCION]]]e230e921-acce-41d2-b072-5b64ca804da5.jpg
Etiquetado del nuevo licor de guindas elaborado en el Manubles.
M.L.

A Zofra es la expresión que se emplea en el Valle del Manubles para hablar del esfuerzo compartido, del trabajo en común entre varios en aras de alcanzar un objetivo común. Y A Zofra es el nombre elegido para el licor de guindas en el que, desde hace más de dos años, el proyecto de cooperación ‘Fruta del Manubles: calidad y tradición’ lleva trabajando y que ha culminado con la producción de las cien primeras botellas, que actualmente están macerándose en bodega. Además, en este proyecto han participado el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y la Universidad de Zaragoza.

«Ha sido un viaje del pasado al presente pasando por la innovación y la investigación científica que ha dado como fruto la recuperación y vuelta a elaborar, en colaboración con Partcharan, de nuevo el tradicional licor de guindas del Manubles, según la receta de nuestras mayores", explican los impulsores del proyecto.

La iniciativa ha implicado a personas de varios pueblos del valle. Por ejemplo, a un vecino que recuperó el clavel de ratacía, y en cuya preservación están colaborando vecinas de las distintas localidades del valle. Pero también ha logrado atraer a personas jóvenes. Es el caso de Alba Moreno, quien ha participado en este proyecto a través del programa Erasmus Arraigo, un programa de la DPZ y la Universidad de Zaragoza, que permite que recién titulados puedan realizar prácticas en el medio rural. "Participar en este programa me ha permitido conocer el medio rural de manera diferente, acercándome mucho más a la gente que pasa el invierno en los pueblos y conocer más cómo es este modo de vida". Además, Moreno seguirá vinculada al proyecto.

Asimismo, ha contribuido a la recuperación del guindo, un árbol que era muy abundante, y que se ha visto desplazado por otras variedades más comerciales. Para su recuperación, los productores de este licor de guindas van a destinar parte de los beneficios para plantar estos árboles, probablemente a través de un sistema en el que quienes compren A Zofra puedan "apadrinar" uno de los guindos. En el valle se ha trabajado también en la creación de una red georreferenciada de árboles, que suponen un recurso de preservación de la biodiversidad.

La recuperación y elaboración de este licor de guindas es parte de un proyecto mucho más amplio. Se trata de la creación de un obrador que permita elaborar productos basados en los cultivos del Valle del Manubles. "En la zona hay alrededor de 400 bodegas (huecos en el terreno) que, gracias a la Universidad de Zaragoza, han sido catalogadas. A partir de ese punto, se trata de ver qué actividad sería la más adecuada para cada espacio", detalla Alba Moreno. De hecho, la elaboración del licor de guindas se ha llevado a cabo en la localidad de Tramacastilla de Tena, ya que en la zona del Manubles no hay un lugar adecuado para ello.

Recuperar el Manubles

El Valle del Manubles está situado en el límite de las provincias de Zaragoza y Soria, en la Serranía Celtibérica, a unos 700 metros de altitud. Se trata de una zona con una bajísima densidad de población, de poco más de dos habitantes por kilómetro cuadrado, que ha visto el éxodo de sus gentes a causa de la recesión económica causada por la inviabilidad de muchas explotaciones familiares, así como por la dureza de su clima (el Manubles es uno de los puntos con mayor incidencia de heladas del conjunto del país), que sin embargo es una de las características que confiere a las frutas de este valle (entre las que destacan las manzanas de la variedad reineta) unas destacadas cualidades organolépticas.

El año 2017 fue un momento clave para este territorio, gracias a la creación del proyecto ‘Fruta del Manubles’, gracias a la voluntad y el empuje de un grupo de personas que "lejos de resignarnos hemos aunado fuerzas para trabajar en la puesta en valor de nuestro producto, buscando mayor valor añadido y mayor cercanía a los consumidores, diversificando la producción y abriendo puertas al conocimiento y a la innovación", detallan desde Fruta del Manubles.

Son, precisamente, la innovación social, la cooperación y el intercambio los ejes que vertebran este proyecto de recuperación de una zona que aspira a "convertirse en un territorio piloto a través de la construcción de redes y del refuerzo del tejido social y de nuestras capacidades", algo que saben que solo lograrán "sumando visiones y conocimientos", afirman.

Etiquetas
Comentarios