Despliega el menú
Aragón

Fotógrafos profesionales denuncian los nuevos criterios del DNI: "Si nos arrebatan las fotos del carné, nos quitan el pan"

El Ministerio del Interior anunció la semana pasada que las fotografías del nuevo DNI las harán los funcionarios en la comisaría.

CRISIS EN EL SECTOR DE LA FOTOGRAFIA / FOTO ESTUDIO NAVARRO ( ZARAGOZA ) / 16/11/2020 / FOTO : OLIVER DUCH[[[FOTOGRAFOS]]]
Salvador Palos y Miryam Navarro en la puerta de Foto Estudio Navarro, en el Arrabal.
Oliver Duch

Sin apenas bodas, comuniones y eventos -debido a la pandemia-, el sector de la fotografía sobrevive a duras penas. Las fotos de carnet para el DNI y el pasaporte son el sustento principal de muchos estudios, especialmente de los que se sitúan próximos a comisarías de Policía Nacional donde se renuevan los documentos de identidad. Ahora, el Gobierno de España pretende nacionalizar este proceso de manera que los funcionarios sean los que tomen la foto. Así lo anunciaron desde el Ministerio de Interior la semana pasada con el nombre ‘DNI 4.0’, que vendrá acompañado de una aplicación que permitirá que los usuarios lleven el documento en el móvil – dentro del marco del Proyecto Identidad Digital DNIe, financiado con recursos del Fondo de la Unión Europea para la Recuperación y Resiliencia de la economía española-.

La noticia cayó como un jarro de agua fría en el sector de la fotografía. “Si nos arrebatan las fotos del DNI, nos quitan el pan. Es lo único que no falla diariamente”, subraya Miryam Navarro, dueña de Foto Estudio Navarro, situado frente a la comisaría del  Arrabal, en Zaragoza, que describe la situación como “insostenible”. “Yo no dormí la noche que anunciaron el DNI 4.0. Si nos quitan esto, el 80% de los negocios cerrarán o cerraremos. Es imposible sobrevivir con lo que se hace día a día en el sector de la fotografía sin el DNI”, denuncia la fotógrafa. Según estima Salvador Palos, presidente de la Asociación Profesional de Fotógrafos de Aragón (AFPA), el sector aragonés perdería más de un millón de euros al año.

Para el negocio de Miryam Navarro, las fotos de carné suponen el 70% de la facturación anual. La fotógrafa defiende que hacer una foto de DNI no es tan sencillo como la gente cree: “A mí me vienen bebés de meses y de días, que les tienes que coger porque no se les sostiene la cabeza. También vienen personas con distintos trastornos y discapacidades y personas mayores, con las que tengo que invertir más tiempo para sacar la foto. A veces igual estoy veinte minutos para hacer una foto de carné, pero a mi no me importa, es mi trabajo”. Por ello, sostiene que el proceso de renovación del documento de identidad se ralentizará si el proyecto del Gobierno central sigue adelante.

"Yo no dormí la noche que anunciaron el DNI 4.0. Si nos quitan esto, el 80% de los negocios cerrarán"

Por el momento no se conoce fecha exacta de implantación, pero el sector de la fotografía pretende luchar hasta el final. “Por las noticias que tengo dicen que lo quieren poner en marcha al año que viene y empezarán en las ciudades grandes en comisarías con un mínimo de 10 trabajadores”, concreta Salvador Palos. “Tarde o temprano llegará aquí y nosotros queremos paralizarlo y plantear otras opciones para que no nos quiten este servicio. Por ejemplo, a través de una plataforma o archivo digital, de manera que les aparezca en la comisaría las fotos ya tomadas por nosotros”, aporta la fotógrafa.

Ahora, reconoce Navarro, "la economía está tocada y es complicado convencer a la gente para que se haga un reportaje, teniendo en cuenta que lo que hacemos no es de necesidad. Aunque nos duela, no somo imprescindibles”. Sin embargo, la fotógrafa considera que sí que son necesarios para que las imágenes del DNI y Pasaporte sean de calidad: “Quiero pensar que por lo menos nos necesitan para las fotos de carné”. A día de hoy, Aragón cuenta con 350 profesionales de la fotografía.

¿Se imagina una vida sin dedicarse a la imagen? “Para ser fotógrafo tienes que ser algo artista, lo tienes que llevar dentro. Tienes que disfrutar trabajando con esto. Amamos tanto lo nuestro que si nos lo quitan no nos vemos trabajando de otra cosa. Nosotros captamos los mejores momentos en los días más especiales de la gente”, responde.

Fotografía digital

La foto del DNI es la gota que colmó el vaso porque la realidad es que el sector de la fotografía lleva sufriendo más de quince años. “Cuando se popularizó la fotografía digital empezó a caer el sector. Entendemos que es una evolución de mercado que tenemos que asumir, pero nos afecta mucho. Después hubo otra caída cuando se extendieron las redes sociales y los móviles empezaron a hacer imágenes de calidad. Después, las fotos del carné de conducir las dejaron en manos de las empresas de reconocimiento médico. Es una cosa detrás de otra”, denuncia el presidente de la Asociación.

"Cuando se popularizó la fotografía digital empezó a caer el sector"

Salvador Palos y Miryam Navarro reconocen que también hace “mucho daño” al sector “el papá o mamá que tiene una cámara”. “Lo hacen como favor y sin mala fe. No venden la foto, la regalan. Puede ser que hasta hagan buenas fotos, pero nos hace mucho daño”, lamenta el presidente de la Asociación. Navarro insiste en que los “fotógrafos piratas” -que no pagan Seguridad Social- también les quitan mucho trabajo, especialmente en bodas.

En otros lugares

En otros países europeos como Holanda, Bélgica o Suecia, las fotografías se toman en tiendas autorizadas y se envían digitalmente a un servidor seguro. En otros como Francia o Italia, la fotografía impresa es aún obligatoria para todos los documentos, mientras que en Suiza, las toman las autoridades.

Etiquetas
Comentarios