Despliega el menú
Aragón

empresas

Agricultores y trabajadores de Zufrisa rechazan el cese de actividad de la planta de Calatorao

Una treintena de personas se concentraron a las puertas de la fábrica pidiendo que siga la producción de zumos y concentrados. Se han solicitado reuniones con el Gobierno de Aragón.

Agricultores y trabajadores de Zufrisa protestas por el cese de la fabricación en la planta de Calatorao
Agricultores y trabajadores de Zufrisa protestas por el cese de la fabricación en la planta de Calatorao
Jesús Macipe

Cerca de una treintena de personas -entre agricultores de las comarcas de Calatayud y Valdejalón, trabajadores de Zufrisa y alcaldes de la zona- se han concentrado este lunes a las puertas de la fábrica en Calatorao para mostrar su rechazo al cese de actividad de la compañía en cuanto a la producción de zumos, concentrados y cremogenados de fruta. En los planes de la empresa, que alega motivos económicos para tomar la decisión, también entra dejar el centro únicamente como punto de recepción de los productos que se cultivan en los alrededores.

"Cuando la DGA vendió sus participaciones a Indulleida y luego entró Nufri en el accionariado lo que se hizo fue crear un monopolio de compra y dejar a los trabajadores y a los agricultores desamparados, por parte de la empresa y de la administración", ha lamentado Vicente López, responsable de Relaciones Laborales de la organización agraria UAGA. A su vez, destaca que "en aquel momento le preguntamos al dueño por qué Competencia permitía esa maniobra y nos insistieron en que era legal; pero nosotros ya advertimos que siempre que había un cambio en el accionariado, los perjudicados siempre éramos los mismos".

De hecho, la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia, tras abrir un expediente sancionador en junio de 2019, resolvió declarar a Nufri como responsable de "una infracción grave" al incumplir "su obligación de notificar la operación de concentración con Indulleida previamente a su ejecución". El caso se resolvió con la imposición de una multa de 21.300 euros, que tras dos reducciones acabó siendo de 12.800, abonados por la propia Nufri.

Entre los efectos que deja en el territorio, López incidió en que "en los últimos 10 años, el precio de compra, que no es gran cosa, es 8 o 10 céntimos más barato" y que ese problema, con esta decisión, "se puede agravar mucho más". A ello se añade que si el centro acaba por convertirse en centro de recepción, esa fruta tendrá que trasladarse a otra planta de procesado: " Los portes serán 3 o 4 céntimos que el agricultor, por decirlo de alguna manera va a tener que pagar en el precio". Asimismo, cuantifica en que la empresa "maneja el 90% del cremogenado no solo en el Valle del Jalón, sino en todo el Ebro".

Por todo ello, López reclamaba que "esta empresa necesita que le echen una mano" y apuntaba al Gobierno de Aragón citando que "la DGA pone alfombras rojas a otras empresas agroalimentarias, que vemos con buenos ojos". Sin embargo, en cuanto a peticiones concretas, López se limitaba a apuntar que "no sabemos el qué, pero no podemos quedarnos callados". "Que siga funcionando como monopolio o cómo sea, pero no nos podemos permitir un cierre así en una empresa tan arraigada".

En representación de los trabajadores, Javier Carnicero subrayaba lo "incomprensible" de la decisión. "No entendemos que se opte por este plan con la producción que ha habido este año, que ha sido similar a la de otros, y después de las inversiones de este verano", afirmaba. A este respecto, el portavoz de la plantilla apuntaba que en verano se adquirió maquinaria por 1,2 millones de euros para hacer "concentrados clarificados", un producto "que nos abría otra línea de producción, pero que finalmente no se ha puesto en marcha".

También apunta que "ya se ha presentado una propuesta para despedir a 23, dejar a gente para vaciar la bodega y una vez vacía dejar 5 personas". En la actualidad, 31 empleados son fijos, que llegan hasta los 45 o 50 en temporada alta. "No entendemos que aleguen motivos económicos", ahondaba. Según datos de la propia empresa, de 2015, se procesaron un total de 63.012 toneladas de frutas, de las que 24.880 provenían del Valle del Jalón.

En esta zona, productores como Javier Montesinos destacaba que "perdemos la única industria transformadora de la zona" y abogaba porque "no queremos que se cierre, porque somos una zona productora". Fuentes del Gobierno de Aragón se limitaron a transmitir el "deseo de que la empresa pueda reorientar su actividad para garantizar su viabilidad".

En la concentración, que acabó con las intervenciones de Carnicero y López, también estuvieron presentes, entre otros, el teniente de alcalde de La Almunia, Juan José Moreno; la alcaldesa, Marta Gracia, y el alcalde de Calatorao, David Felipe. "No ha habido rumores, ha sido de repente. Hablamos de 31 familias que se quedan en la calle", detallaba el propio Felipe. En este sentido, afirma que mantuvo una conversación con el consejero de Agricultura, Joaquín Olona, y que pretende volver a hablar con él este miércoles: "Quiero transmitir ese malestar y la posición de los trabajadores". Asimismo, calificaba de "ilógica" la decisión ya que "toda la fruta que puedas procesar aquí se la tienen que llevar a otro sitio, siendo que sale de aquí".

Etiquetas
Comentarios