Despliega el menú
Aragón

Tributos

Aragón dejará de recaudar 5,7 millones al año con el nuevo ICA, que se aplicará en 2022

El impuesto promete rebajas de hasta el 23% para "consumos bajos" entre críticas de "maquillaje" de la Red de Agua Pública de Aragón (RAPA).

El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, y la titular de Presidencia, Mayte Pérez, ayer
El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, y la titular de Presidencia, Mayte Pérez, ayer
DGA

El Impuesto Medioambiental sobre las Aguas Residuales (IMAR), nombre que recibirá el hasta ahora conocido como Impuesto sobre la Contaminación del Agua (ICA), permitirá ahorros de hasta un 23% "para consumos reducidos", pero no se aplicará al menos hasta 2022. El cambio hará que la DGA deje de recaudar en torno a 5,7 millones de euros al año, según informaron desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

El Consejo de Gobierno tomó ayer en consideración el anteproyecto de reforma, un primerísimo paso de cara a su tramitación. La previsión es que la iniciativa llegue a las Cortes "antes de que termine el año" para su debate y votación. No obstante, el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, advirtió de que el presupuesto de 2021 hará que se paralicen el resto de leyes. "Se empezará a discutir en 2021 y si se aprueba bien empezado el año, entrará en vigor en 2022", confirmó. 

Según el Ejecutivo autonómico, el tramo fijo se verá rebajado un 9,2%. "Consumos domésticos medios de 12 metros cúbicos al mes tendrán una bajada del 6% frente al anterior importe. Por el efecto conjunto del término fijo y la escala progresiva, la rebaja se hace mucho mayor, hasta un 23% para consumos reducidos. La reducción se mantiene hasta consumos de 16 metros cúbicos al mes, alcanzando aproximadamente al 95% de los usuarios domésticos", dijeron. Los usos no domésticos con carga contaminante, en cambio, experimentarán subidas en el tramo variable de en torno a un 5%. 

Pese a lo anunciado, el Ejecutivo ha descartado finalmente dividir el tributo en una tasa y un impuesto, ya que esto habría generado "importantes costes adicionales en la gestión administrativa y para el propio contribuyente". "Además, las deudas se separarían en el periodo ejecutivo, con la consecuencia de que se duplicaría el número de actuaciones de apremio", añadieron.

El tramo fijo del IMAR será de 4,6266 euros al mes, mientras que el variable se dividirá en tres subtramos en función del consumo. Aquellos que se sitúen entre 0 y 6 metros cúbicos se gravarán con 0,3574 euros/m³, mientras que para los de 6 a 20 se exigirán 0,8235 euros/m³. El tercer y último tramo, de 20 metros cúbicos en adelante, se pagará a 1,3727 euros/m³. 

El sistema de bonificaciones de la ley anterior, informaron desde el Ejecutivo regional, se sustituirá "por coeficientes de aplicación sobre la cuota íntegra del impuesto". "Los nuevos coeficientes de 0,25 y 0,40 equivaldrán a las bonificaciones del 75% y el 60% del ICA actual. De esta forma, tanto a Zaragoza como al resto de municipios que gestionan su depuradora se le aplicará un 0,40, que es igual a la bonificación del 60% vigente", dijeron.

El nuevo modelo incluirá una tarifa social para personas en situación de vulnerabilidad y mantendrá las exenciones, de modo que no se gravarán usos esenciales como los agrícolas y ganaderos. Tampoco se cobrará a entidades de población de menos de 20 habitantes censados "siempre que desde el Instituto Aragonés del Agua (IAA) no se gestione su depuradora". 

De acuerdo con la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, el IMAR, que se aplicará en todos los municipios de Aragón, se mantendrá "fiel" al acuerdo planteado la pasada legislatura en el Parlamento autonómico será "absolutamente respetuoso con la normativa nacional y europea". "Será un tributo propio de Aragón y tendrá una clara finalidad ecológica", comentó.

"Sigue siendo lo mismo"

Para el portavoz del PP en materia de Agricultura y Medio Ambiente, Ramón Celma, la prioridad debe ser "rebajar el tramo fijo y variable" y "recuperar la figura del convenio, necesario para desarrollar obras e infraestructuras relacionadas con el ciclo del agua". "Todo el dinero recaudado debe revertir en los municipios de manera justa", agregó.

Especialmente crítico se mostró el portavoz de la Red de Agua Pública de Aragón (RAPA), José Ángel Oliván . "Es otro intento más de maquillar el impuesto y ver si cuela, una forma de echar el balón para adelante, que siga rodando y parezca que se cumplen los acuerdos. Y mientras, se sigue recaudando", aseveró.

A juicio de la Red de Agua Pública, el anteproyecto es "exactamente igual que lo que se propuso al inicio de las negociaciones en la legislatura anterior”. "Parece ‘El día de la marmota’. El impuesto sigue siendo esencialmente lo mismo. Llama la atención que Podemos haya aceptado este maquillaje", dijo Oliván.

Etiquetas
Comentarios