Despliega el menú
Aragón

Proyectos

Dejar el regadío para hablar de regadíos

El Partenariado del Agua del Ebro ha realizado una redefinición del regadío en Aragón para poder dar soluciones más precisas a cada sistema.

[[[HA REDACCION]]] thumbnail_20201105_161245.jpg
La nueva caracterización permite soluciones para cada sistema.
Partenariado del Agua del Ebro

Con el objetivo de "trasladar una serie de mensajes que contrarrestaran la visión negativa del agua como motivo de conflictos", como explica el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, Ángel Jiménez, nacía en 2012 en Aragón el Partenariado del Agua del Ebro. Se trata de una "alianza integral e integradora" que pretende aglutinar y "dar voz" a todos los agentes implicados en la gestión del agua, para que sea de todos y para todos", recalca.

Pero además de reivindicar una visión diferente del agua y el regadío, esta organización ha llevado a cabo durante un tiempo un gran trabajo de análisis y redefinición de la situación del regadío en Aragón. Un trabajo que tuvo un gran impulso en 2017 con la puesta en marcha de un grupo operativo para crear "una nueva línea de la que se pudieran obtener respuestas adaptadas a las diferentes situaciones de los regadíos en Aragón, más acotadas territorialmente", indican.

Y es que no es lo mismo un regadío en el norte de Aragón que en el Manubles o Tarazona, pero no solo por las características geográficas de cada una de esas zonas, sino por otros muchos aspectos, como los condicionantes humanos, sociales o ambientales, que, por primera vez, han sido tomados en cuenta a la hora de elaborar este detallado ‘mapa’ del regadío aragonés que estará disponible a través de una web. «Por ello, a partir de ahora, debemos dejar de hablar de regadío para hablar de regadíos, en plural», destaca Ángel Jiménez.

Esta redefinición y actualización va a permitir que las innovaciones y modernizaciones que se apliquen en los diversos sistemas de riego estén mucho más adaptadas y den soluciones a problemas específicos de cada zona.

No obstante, hay ciertas líneas de innovación que son comunes a todo el regadío. En cuanto a lo técnico, "la innovación pasa por la teledetección y de agricultura de precisión, así como la implantación de sistemas de autoabastecimiento de energía por medio de fuentes renovables", afirma Jiménez, para quien, sin embargo, existe otra innovación que, no por ser «intangible» es menos relevante: "Es necesario crear sistemas participativos de mayor tamaño. Los de riego son muy pequeños y no tienen la capacidad técnica necesaria para afrontar procesos de modernización", advierte el decano del Coiaanpv, quien incide en que "es necesario modernizar los sistemas, no tanto para ahorrar agua sino para que con la misma agua se puedan obtener mayores rendimientos económicos, porque eso supone más riqueza y mayor vertebración territorial. En eso trabaja el partenariado".

Todos estos trabajos fueron presentados en tres jornadas técnicas celebradas de forma telemática. Además, el Partenariado ha creado un premio a las buenas prácticas, que tiene como objetivo "la visibilización y puesta en valor de aquellas buenas prácticas y casos de éxito de regadío en la geografía aragonesa", explican desde la organización.

El galardón ha recaído en la Unidad de Suelos y Riegos del CITA por su modelo de identificación de cultivos y desarrollo aplicado a la gestión del agua en alta en comunidades de regantes e implantado en la Comunidad General de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña y en la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón. Además, se concedieron dos accésit a los proyectos ‘Impacto de la modernización del sistema de riego en la Comunidad de Regantes de Almudévar’ y ‘LIFE Arimeda - Reducción de emisiones de amoniaco en la agricultura mediterránea a través de técnicas innovadoras de fertirrigación con purín'.

Etiquetas
Comentarios