Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

comunicación

Jumpers: ¿ranas o estrellas? "La campaña ha superado nuestras expectativas"

Este es el relato completo sobre el debate que ha incendiado las redes sociales y la versión del departamento de marketing de la marca de aperitivos de maíz que se fabrica en Ejea de los Caballeros.

La forma de Jumpers: ranas (expectativa) y estrellas (realidad)
La forma de Jumpers: ranas (expectativa) y estrellas (realidad)
Jumpers

La marca Jumpers, nacida en Ejea de los Caballeros y que comercializa aperitivos de maíz y mantequilla, la ha liado (para bien) en las redes sociales. Porque nada mejor que abrir un debate polémico para ser el centro de atención de un público al que le va la marcha y le gusta disfrutar del morbo de Internet. “¿Sabías que las jumpers en realidad son ranas? Qué, ¿cómo te quedas”, anunció la cuenta de Twitter de la marca de snacks aragonesa, acompañando la publicación con un pequeño vídeo que aludía a la forma de estrella que siempre ha tenido el 'snack' de maíz, pero que en realidad, la intención desde su nacimiento fue que se parecieran a una rana. El tweet obtuvo un rendimiento de más de 2,5 mil 'retuits'; 3,4 mil citaciones y 10,4 mil me gustas.

El debate: ¿ranas o estrellas?

A partir de ahí, con el caldo de cultivo bien preparado para llamar la atención de la audiencia, el incendio en redes fue una realidad. La mayoría de los usuarios se quedaron atónitos ante la revelación de una incógnita en la que pocos habían pensado antes. “Me habéis jodido la infancia”, reconocía con sorna una tuitera. “Mientras el mundo se pregunta quién ganará las elecciones de Estados Unidos aquí nos preguntamos que son los Jumpers”, comentaba otro. Hasta Ibai Llanos, uno de los personajes españoles con más tirón en el mundo social de internet de los últimos años, se mostró "dolido" por la sorpresa.

La polémica reunió todo tipo de opiniones y comentarios. También salieron al rescate personas conocedoras de que la forma de las míticas jumpers imitaban a una rana: “Toda la vida teniendo que explicar en Sevilla que en mi pueblo se les llama ranitas porque son ranas y no estrellas”, aportaba @Meescapo. Fueron muy pocas, pero Jumpers las ha querido incluir en el mapa.

La historia, aparte de miga, también tiene truco. Y es que el departamento de comunicación de Jumpers había publicado días anteriores una imagen donde ya dejaba caer el asunto (la respuesta se encuentra abajo a la derecha del montaje). Ahí fue donde se inició la polémica y la empresa zaragozana supo subirse a la ola de una manera ejemplar.

Jumpers quiso dar una explicación en forma de hilo con el objetivo de aclarar la historia de las ‘ranitas’ en la red social: “Jumpers son, han sido y serán siempre rana, pero entendemos que parecemos estrellas. No tenemos nada en contra de las estrellas, pero es que somos rana”. “Nacimos hace más de dos décadas en Ejea de los Caballeros, Zaragoza. Somos gente sencilla con la ilusión de hacer ranitas de mantequilla. Yo qué sé. Es una obsesión rara que tenemos”, prosiguieron. Y dieron un consejo: “Pero las cosas no siempre salen como uno quiere, peña. Las máquinas de hacer 'snacks' de hace 20 años no son muy precisas que digamos y al final salimos así. Al principio nos pusimos tristes, pero ahora estamos orgullosos de tener esta forma. En estos 20 años hemos aprendido a aceptarnos como somos. Os invitamos a hacer lo mismo”.

La versión de la empresa: "La intención cuando se creó Jumpers siempre fue que tuvieran forma de ranas"

"Queríamos hacer una campaña de comunicación para recordar a los consumidores que estamos aquí y cuando teníamos que decidir qué íbamos a comunicar tuvimos claro que lo mejor era seguir siendo honestos", resume Rafael Arellano, director del departamento de marketing del grupo Ápex -compañía navarra a la que pertenece la fábrica de Jumpers instalada en el polígono Valdeferrín de la localidad de las Cinco Villas-. 

El directivo reconoce que el debate formó parte de una estrategia de comunicación, pero fue lanzado con la intención de resolver la verdadera identidad sobre el snack: "La intención cuando se creó Jumpers siempre fue que tuvieran forma de ranas, de ahí el nombre Jumpers -saltadores-. Además dentro de la bolsa se metían unas ranitas saltarinas para que jugaran los niños. Hace 25 años las máquinas que fabricaban snacks no eran tan precisas como las de ahora, los Jumpers quedaron muy buenos y rápidamente se hicieron muy populares entre el público infantil y juvenil, con lo que nunca se planteó cambiarlos", relata Arellano, pero "con el paso del tiempo se dejó de decir que eran ranas y los consumidores empezaron a pensar que los Jumpers eran estrellas. Hemos creído que este era un buen momento para recordar a los consumidores que no tenemos nada en contra de las estrellas, pero que somos y seremos siempre ranas y que estamos muy orgullosos de serlo", sentencia.

Las campañas de este tipo siempre se lanzan con el objetivo de generar repercusión, aunque desde Jumpers no se esperaban tanta: "Ha superado nuestra expectativas", admite Arellano. "El hecho de explicarles que los Jumpers que han estado tomando toda la vida no son estrellas sino que en realidad siempre han sido ranas, y de ahí su nombre, ha generado sorpresa y un debate que ha viralizado por las redes y ha hecho que alcancemos tanta repercusión", cuenta el directivo de la compañía, "contento" de que "después de 25 años la gente tenga tanto cariño al producto y a la marca y la verdad es que nosotros se lo agradecemos muchísimo. Es la mejor recompensa a nuestro trabajo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión