Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

covid-19

La localidad oscense de Robres aumenta el padrón tras la pandemia

Han llegado familias jóvenes con hijos, personas que vivían en Huesca o en Zaragoza y que han optado por asentarse tras comprobar durante el confinamiento que podían vivir allí.

Iglesia de la Asunción.
Iglesia de la Asunción de Robres.
Laura Uranga

La localidad oscense de Robres ha visto como ha crecido su padrón tras la pandemia. Han llegado familias jóvenes con hijos, personas que vivían en Huesca o en Zaragoza y que han optado por regresar o asentarse en esta localidad de la Comarca de los Monegros tras comprobar durante el confinamiento a que obligó la covid-19 que podían vivir allí.

La alcaldesa de Robres, Olga Brosed, ha contado a Europa Press son personas que o bien han encontrado trabajo en la localidad, en el sector del porcino, que es el que crea empleo, o bien "vinieron a pasar el confinamiento y vieron la diferencia de vivir en las capitales de provincia con hacerlo aquí".

Según ha expuesto, se ha instalado recientemente en la localidad una familia de marroquíes con cuatro niños, otra de Zaragoza con dos, una madre con dos niños y otra con un hijo. Ha comentado que ha sido bueno para la escuela, aunque la continuidad de ésta no peligraba puesto que anteriormente rondaba los 30 escolares.

"Son familias jóvenes, que trabajan en Zaragoza, en Huesca o aquí", una llegada positiva en un núcleo que poco a poco ha ido perdiendo población. Según el padrón de 2019 contaba con 527 habitantes, mientras que diez años antes sumaba 683.

La alcaldesa ha comentado que el municipio "va para atrás" y también les afecta el fenómeno de la despoblación, aunque la aminoración en número de habitantes no ha sido muy exagerada. Ahora se ha felicitado por recibir a estos nuevos robresinos.

Según ha comentado, en el municipio "no hay paro" gracias a la pujanza del porcino. "Tenemos muchas cabezas" y, de hecho, ya no es posible la instalación o ampliación de nuevas granjas. Además, hay empresas de servicios agrícolas, cooperativa, una farmacia, dos bares, un restaurante, dos panaderías, dos carnecerías con tiendas de ultramarinos y una ferretería. Desde la pandemia, algunas personas hacen teletrabajo. 

La alcaldesa ha subrayado el apoyo que reciben los municipios de la Diputación Provincial de Huesca. "Sin ella sería muy difícil" porque pueden contar con la institución "a todos los niveles".

Ha indicado que durante la pandemia han recibido ayudas especiales, pero, además, por norma general, reciben asesoramiento ante todas las dudas que se les plantean en su actividad cotidiana al frente del ayuntamiento. "Sabemos que no estamos solos y eso es muy importante", ha enfatizado, para detallar que cada que se ponen en contacto con la DPH "siempre hay alguien que te ayuda o aconseja".

Brosed ha sido alcaldesa de Robres desde 2015, pero con anterioridad lo fue entre 1999 y 2002. Según ha manifestado, le gusta trabajar por su pueblo. "Es importante mantenerlo vivo" y "creernos que donde vivimos es lo mejor". Ha asegurado que entró en la política "por casualidad" y ha expresado su deseo de cambiar las cosas y hacer algo por mejorar el entorno.

La alcaldesa ha contado que desde el inicio de la pandemia y hasta hace unos días no habían tenido ningún caso de la covid-19, pero ahora han llegado a los doce contagios por lo que hay "mucha preocupación" en el pueblo.

Ha dicho que en su mayor parte son personas jóvenes, asintomáticas o con el desarrollo leve de la enfermedad, que están siendo seguidos por el personal sanitario del consultorio de Robres.

Ha transmitido un mensaje de tranquilidad a todos sus vecinos. "Si cumplimos con las normas, todos estaremos bien" y por eso ha pedido "ser muy responsables, no solo por nosotros, sino porque nuestras acciones pueden repercutir en otros" y "si lo hacemos bien nos cuidamos a nosotros y los demás".

Ha apuntado que desde la megafonía y el bando móvil del pueblo transmiten mensajes de responsabilidad y desde el inicio de la pandemia hasta ahora desinfectan las calles todos los días. Igualmente, se han instalado dosificadores de gel hidroalcohólico en las puertas de todos los establecimientos y en el ayuntamiento.

No obstante, ha reflexionado que hay que seguir adelante porque "si no nos mata el virus, nos va a matar la depresión" y siempre que se cumpla con todas las medidas de protección frente al coronavirus "podemos hacer cosas". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión