Despliega el menú
Aragón

De las casas fabricadas con escombros a la apuesta por la bioconstrucción en Aragón

En los últimos años Aragón ha dado un paso relevante para situarse entre las primeras regiones en la construcción sostenible.

Crónica de HERALDO sobre el zaragozano Pablo Arnauds que construyó dos casas con escombros arrojados al Ebro
Crónica de HERALDO sobre el zaragozano Pablo Arnauds que construyó dos casas con escombros arrojados al Ebro
HA

Un zaragozano aprovechó los materiales de desecho y cascotes arrojados al Ebro en Zaragoza para levantar en los años cincuenta dos viviendas con la ayuda de un grupo de amigos y vecinos del barrio de Jesús. Así lo contó HERALDO: "Una tarea paciente y titánica. Como el caso no deja de tener su mérito y también su gracia, nos entrevistamos con este hombre excepcional, prototipo de la paciencia, de la previsión, del ahorro y de muchas virtudes más, para que nos relate cómo ha llegado a realizar tan original proyecto. Pablo Arnaudas es un zaragozano simpático y cordial, nacido en el Gancho hace 49 años, que desde la edad de once viene prestando sus servicios como dependiente de la cordelería de Vera en los porches de la plaza de Lanuza. Desde muy joven guardaba todas las propinas que le daban y toda su ilusión era poder un día construir una parcela para sus padres. De vez en cuando se le oía decir: "Ya tengo para otro madero". El espíritu ahorrativo había nacido en él (...). Cerca de mi casa -nos dice- en la calle de San Juan de Luz, muy próxima al río, había dos terrenos que me apetecían y los compré, pero no podía edificar porque era mucho dinero y yo no lo tenia. Observé que los escombros y cascotes procedentes de las derribos de las calles de la Yedra y Verónica y también los del Banco de España, eran arrojados al Ebro. Fue entonces cuando se me ocurrió aprovecharlos para hacer las dos casas. Y las hice".

Acaso no habría podido imaginar el zaragozano Pablo Aranudas que 70 años después su casa levantada entre materiales de desecho tuviera una continuidad en una línea de construcción que busca materiales más naturales y una mayor eficiencia energética. Es la otra cara, la evolución natural de las viviendas, que tiene un reflejo en un claro impulso en la Comunidad, cada vez más evidente, hacia este tipo de construcción. En concreto, Aragón cerró el año pasado con la segunda región con más metros cuadrados de viviendas de bajas emisiones, las denominadas casas pasivas o ‘passivhaus’, un estándar para la construcción que nació en los años 90 del pasado siglo y que se basa en el excelente aislante térmico, la carpintería de altas prestaciones, la ausencia de filtraciones de aire, de puentes térmicos y la ventilación mecánica. En toda España, al final del año pasado solo 117 edificios habían conseguido obtener el certificado ‘passivhaus’, el estándar más exigente en el sector de la eficiencia energética. Uno de los últimos en conseguir este especial galardón fue un grupo de 50 viviendas del grupo Lobe situadas entre Montecanal y Rosales del Canal.

Imagen de archivo de Petra Jebens, en un curso de construcción de casas con adobe, paja y tierra en Huesca
Imagen de archivo de Petra Jebens, en un curso de construcción de casas con adobe, paja y tierra en Huesca
HA

En el ámbito de la bioconstrucción, también existen diferentes iniciativas dentro de la Comunidad tanto en el sector público como en el privado, sostenidas en un desarrollo más ecológico frente a los materiales tradicionales. Actividades que desarrollan por ejemplo varios centros de bioconstrucción para enseñar a construir a los alumnos con adobe, paja, tierra, madera y cal. En Huesca, además, es conocida la labor emprendida hace años por la arquitecta Petra Jebens-Zirkel, consultora del Instituto Alemán de Bioconstrucción, que también ha remarcado la importancia de los materiales naturales como tierra, cal y madera.

Un buen ejemplo de todo ello es el propio edificio Circe, en Zaragoza, centro tecnológico aragonés fundado en 1993, que ha liderado más de 1.500 proyectos de desarrollo sostenible en distintos ámbitos con el parámetro del respeto del medio ambiente.

Etiquetas
Comentarios