Despliega el menú
Aragón

debate del estado de la comunidad

Ulrich, Hannah, Yuval... ¿quiénes son los nombres que inspiran el discurso de Lambán?

El presidente de Aragón cita a dos alemanes: un sociólogo, una filósofa y teórica política y a un historiador israelí en su comparecencia en el debate sobre el estado de la Comunidad.

Ulrich Beck, Hannah Arendt y Yuval Noah Harari.
Ulrich Beck, Hannah Arendt y Yuval Noah Harari.
Wikipedia

Apenas llevaba Javier Lambán un par de minutos de comparecencia ante las Cortes de Aragón, que este jueves celebra el debate sobre el estado de la Comunidad, cuando en su discurso se deslizaron algunos nombres que a muchos ciudadanos les resultarán completamente desconocidos. 

El presidente aragonés había empezado a hablar sobre la covid, esa pandemia catastrófica que se está llevando por delante la vida de miles de españoles y causando incontables perjuicios económicos, y que no para de crecer en Aragón. De hecho, se había referido a Guillermo Aranda, el vecino de Sierra de Luna que se convirtió en la primera víctima mortal del nuevo coronavirus en Aragón; también a Santiago Lanzuela o Joaquín Carbonell, fallecidos también por la misma enfermedad. Hablaba de los retrocesos de fase, de los toques de queda, de la responsabilidad ciudadana... cuando de repente sonó en el pleno el nombre de Ulrich Beck. 

¿Ulrich Beck?, se preguntaría más de uno tras un breve sobresalto. "Afrontamos este debate sobre política general en un escenario  inimaginable y totalmente desconocido. Por si alguien tenía dudas de lo que es vivir en la que Ulrich Beck definió como 'la sociedad del riesgo global', la pandemia de la covid-19  ha venido a identificar con una implacable brutalidad en qué consiste ese riesgo".

No quedaban en eso los respingos y alusiones a personas quizá poco conocidas para el gran público. Unos minutos después, Javier Lambán citaba a Hannah Arendt, en concreto cuando hablaba de las brechas sociales que, "si no se cierran pronto y bien, pueden ser demoledoras para la salud de la democracia". "Ya señalaba Hannah Arendt que el aislamiento, la falta de relación social y la experiencia de no pertenencia al mundo son caldo de cultivo propicio para el populismo, la xenofobia y el totalitarismo", refería el presidente aragonés desde la tribuna de oradores.

Y continuaba con otro nombre ilustre, pero tampoco muy conocido por el común de los ciudadanos. "Por su parte, Yuval Noah Harari advierte de que legitimar la tecnología de vigilancia masiva puede ser origen del peor sistema totalitario que haya existido jamás". 

Pero... ¿quiénes son esos personajes que inspiran los discursos del presidente de Aragón?

Beck, el 'padre' del concepto 'sociedad del riesgo'

Ulrich Beck (Słupsk, Pomerania, 15 de mayo de 1944-Múnich, Baviera, 1 de enero de 2015) fue un sociólogo alemán, profesor de la Universidad de Múnich y de la London School of Economics.

Estudió aspectos como la modernización, los problemas ecológicos, la individualización y la globalización. En los últimos tiempos se embarcó también en la exploración de las condiciones cambiantes del trabajo en un mundo de creciente capitalismo global, de pérdida de poder de los sindicatos y de flexibilización de los procesos del trabajo, una teoría enraizada en el concepto de cosmopolitismo. También contribuyó con nuevos conceptos a la sociología alemana, incluyendo la llamada "sociedad del riesgo" y la "modernidad reflexiva".

La sociedad del riesgo, según el sociólogo alemán, se define como "una fase de desarrollo de la sociedad moderna donde los riesgos sociales, políticos, económicos e industriales tienden cada vez más a escapar de las instituciones de control y protección de la sociedad industrial". Para Beck, las tradicionales coordenadas que marcaban las fronteras de desigualdad y de inseguridad (basadas en estructuras de clase y que afectaban a colectivos sociales homogéneos) estaban siendo profundamente alteradas por fuertes procesos de individualización y de fragmentación familiar y social, a caballo de los cambios generados por la globalización y la revolución tecnológica. El riesgo se “democratizaba”, pudiendo afectar de manera inesperada a personas y grupos que hasta entonces habían mantenido unas estables y “seguras” condiciones vitales.

Arendt y el totalitarismo

Por su parte, Hannah Arendt (Linden-Limmer, Alemania, 14 de octubre de 1906 - Nueva York, 4 de diciembre de 1975) fue una filósofa y teórica política alemana, posteriormente nacionalizada estadounidense.

Arendt, en su libro 'Los orígenes del totalitarismo', ya sugería un vínculo entre la falta de interacciones sociales y la propensión a rendirse ante ideologías intolerantes pero que aportan una sensación de pertenencia. El pensamiento de Arendt demuestra que el debate sobre la posverdad o los hechos alternativos no es nuevo, sino tan antiguo como la historia. Ella decía: "Las mentiras resultan a veces mucho más plausibles, mucho más atractivas a la razón, que la realidad, dado que el que miente tiene la gran ventaja de conocer de antemano lo que su audiencia desea o espera oír. Ha preparado su relato para el consumo público con el cuidado de hacerlo verosímil mientras que la realidad tiene la desconcertante costumbre de enfrentarnos con lo inesperado, con aquello para lo que no estamos preparados".

Harari, autor de 'Sapiens'

Respecto a Yuval Noah Harari (Kiryat Atta, Israel, 24 de febrero de 1976) es un historiador y escritor israelí, profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén, autor, entre otros libros, de 'Sapiens: De animales a dioses', 'Homo Deus: Breve historia del mañana' y '21 lecciones para el siglo XXI'.

Harari habla sobre todo de sus miedos acerca de cómo la tecnología puede interactuar con nuestra democracia, cómo la actual pandemia del coronavirus puede aumentar la vigilancia a la que estamos sometidos y cómo la sensación de libre albedrío nos tiende trampas.

"A medida que la ciencia y la tecnología se han vuelto más sofisticadas, entendemos cada vez mejor los mecanismos biológicos, sociales y culturales que hay detrás de nuestras decisiones. Y también se está volviendo más fácil que nunca manipular las decisiones de los humanos. La gente más fácil de manipular es la que cree en el libre albedrío, porque ni siquiera sospecha que puede ser manipulada", expresó recientemente en una entrevista. "Estamos viendo que la epidemia está acelerando, y magnificando, el problema al legitimar las tecnologías de vigilancia masiva. Y esta es la base para 'hackear' el ser humano, para poder entendernos a ti y a mí mejor de lo que nos entendemos nosotros mismos, y predecir y manipular nuestras decisiones como nunca antes se ha hecho".

Etiquetas
Comentarios