Despliega el menú
Aragón

La DGA admitirá el teletrabajo para parte de su plantilla cuatro días por semana

Fcilitará al funcionario un ordenador, las aplicaciones y un acceso remoto y le compensará por los gastos con doce euros al mes.

DGA. EDIFICIO PIGNATELLI. VISTAS/ 20-09-2016 / FOTO: H A
Edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón.
Guillermo Mestre

Funcionarios de la Administración General del Gobierno aragonés podrán acogerse al teletrabajo cuatro días por semana, siempre que su empleo se pueda desempeñar a distancia. La DGA estará obligada a facilitar el ordenador, las aplicaciones informáticas y un acceso remoto en un entorno seguro. Además, se establecerá un complemento mensual de 12 euros como compensación de los gastos que asuma el trabajador.

Personas con movilidad reducir, víctimas de violencia de género, afectados por enfermedades graves y casos concretos de conciliación tendrán prioridad a la hora de acogerse a la fórmula del teletrabajo. Los empleos en los que estará disponible figurarán en una relación de puestos de trabajo (RPT), y en ningún caso podrán optar los que desempeñen funciones en las que sea imprescindible la presencialidad.

Donde sí se admita, solo podrá acogerse un porcentaje de sus miembros previamente establecido, y el beneficiario deberá firmar un documento de compromiso y realizar diariamente un informe de actividad. En el caso de que se rechace la solicitud de teletrabajo, se podrá recurrir.

El horario de trabajo quedará regulado en una orden general, y se recogerán los mismos periodos de presencia obligatoria y de flexibilidad. El lugar de trabajo deberá ser evaluado por prevención de riesgos laborales para que se pueda acreditar que cumple los requisitos. Antes de iniciar el trabajo a distancia, la Administración facilitará formación en conocimientos informáticos y técnicos para poder desempeñar su trabajo.

Aunque la nueva regulación se concibe como una manera ordinaria de prestación de servicios, se podrá recurrir a ella en circunstancias de extraordinaria y urgente necesidad, como en la que nos encontramos en la actualidad por la covid. En este caso, se podrá permanecer en modalidad de teletrabajo durante un máximo de tres meses contados desde el día siguiente de la entrada en vigor de la orden. En estas circunstancias de «extraordinaria y urgente necesidad de interés público», se podrá teletrabajar con horarios y distribución de la jornada distinta a la habitual. En los demás, la duración será de seis meses prorrogables por otros seis más.

Una orden del departamento de Hacienda plasmará el acuerdo al que se llegó en la Mesa Sectorial de Administración general la semana pasada. Los funcionarios que se acojan al teletrabajo tendrán los mismos derechos y deberes individuales y colectivos que los presenciales. Tendrá siempre carácter voluntario y reversible, y será el Gobierno de Aragón el que aporte los medios técnicos para hacer efectivo.

Etiquetas
Comentarios