Despliega el menú
Aragón

La Torre Outlet abre su primer sábado sin aglomeraciones pero con un goteo continuo de visitas

"Abrir era importante", reconoció su director, Claudio Poltera, que agradeció al público
su gran responsabilidad

"Está muy bien. Seguro que va a funcionar. Se parece a otros que he visto en Europa y es apto para todos los bolsillos", comentó Adrián Misailescu que junto a su mujer, Noemi Magro, y tres de sus cuatro hijos, acudió ayer en familia, a conocer por primera vez La Torre Outlet de Zaragoza. Un nuevo espacio comercial, propiedad de Iberebro, la patrimonial de Pikolin, que en su primer sábado de apertura superó los 17.000 visitantesdel estreno del jueves y llenó en hora punta, a las 19.00, el aparcamiento de 2.000 plazas, por lo que hubo que habilitar otro con cabida para un millar de coches más.

La gran afluencia de público, sin incidencias ni atascos en los accesos ni en la circulación por el interior del recinto, marcó el primer fin de semana de apertura de La Torre Outlet, nuevo espacio de ocio y compras, que ha abierto con la ciudad confinada. El complejo dispone incluso de una aplicación móvil, que permite a los usuarios, una vez se la descargan, saber por zonas y áreas, el grado de ocupación antes de acudir.

"Era muy importante abrir, pero siempre garantizando la salud de los visitantes y empleados"

"Era muy importante abrir, pero siempre garantizando la salud de los visitantes y empleados", manifestó el suizo Claudio Poltera, director de la Torre Outlet de Zaragoza, que quiso agradecer al público la gran responsabilidad demostrada. "No están aún todas las marcas. Vendrán más. Era vital tomar la decisión de abrir. Optamos por hacerlo en distintas fases para evitar aglomeraciones", dijo, a la vez que mostró su satisfacción por la respuesta de los visitantes. "Debemos convivir con la pandemia. Teníamos que abrir por la gente que trabaja, no solo los de las tiendas, sino los de la seguridad y la limpieza. Espero que el público comprenda el esfuerzo que hacemos", manifestó, convencido de que "Zaragoza necesitaba una oferta diferente, un outlet al aire libre, y complementaria a los centros comerciales que ya existen". Es "una oferta de ocio segura", recalcó.

"Ha habido un montón de gente", aseguró Beatriz Peris, una de las azafatas que repartía cava entre los visitantes. "Se nos ha acabado. No nos queda para la tarde", confesó. "Ha habido más afluencia de la que esperábamos y desde luego, más que el jueves, que fue día laboral", corroboró Yolanda Martínez, la directora de la tienda de Frutos Secos El Rincón en el nuevo espacio outlet.

Davil Dumall, gerente del centro Climbat se mostraba también satisfecho por la respuesta ciudadana. "De momento estamos al 50% del aforo. No hay otra instalación de estas características en Zaragoza, una ciudad con muchos amantes de la escalada urbana. Sí tenemos centros en Barcelona, Bilbao y Francia y era hora de abrir aquí", indicó.

"Me gusta la amplitud de espacios y que sea abierto. Los accesos están muy bien. La verdad es que tiene un poco de todo", comentó otra visitante, Maite Tejedor. "Lo que veo es que en el de Las Rozas hay más marcas. Esperaba encontrar otras más diferentes", afirmó Carlos, que acudió al centro con un par de amigos.

"Es fin de semana y está muy animado. Entran muchos niños, la tienda es grande, pero si la gente ve que hay bastantes dentro, se espera", explicaron Giulia Pintilei y Olimpia Penacho, dependientas en la tienda de golosinas Belros. "Sí, va viniendo bastante gente. Aquí estamos mejor que muchos otros restaurantes del centro de Zaragoza que no tienen terraza", reconoció Jordi Vila, gerente de la cervecería D’Jorge y El Molino en La Torre Outlet. "Pese al año horrible que llevamos con el estado de alarma y los confinamientos, había que arrancar. Íbamos a hacerlo el 28 de mayo y ahora tocaba ya. En principio daremos trabajo a 11 personas, pero salvo cuatro, los demás tendrán que ir al ERTE", añadió el hostelero.

"No podemos quejarnos"

"Hemos entrado con dieciocho trabajadores, pero vamos a ver qué pasa. Si nos obligan a quitar sesiones desde el lunes, necesitaremos menos", comentó también Alejandro Blanco, gerente de los cines Artesiete, propiedad de la empresa familiar Chiclana Films. "En los días que llevamos abiertos ha venido bastante gente. No podemos quejarnos", señaló este sevillano que está al frente de ocho salas con la última tecnología en imagen y sonido y todas las butacas completamente reclinables. "A cambio de perder aforo, es decir hacer de tres o cuatro filas una sola, conseguimos este plus en comodidad", dijo.

Etiquetas
Comentarios