Despliega el menú
Aragón

zaragoza

El Ayuntamiento de Zaragoza va a enviar a inspectores y voluntarios para regular las paradas más saturadas de bus y tranvía

El Consistorio estudia sistemas de conteo en el transporte público pero apela a la responsabilidad de los usuarios.

Algunas líneas del bus volvieron a registrar este lunes aglomeraciones en las horas punta.
Algunas líneas del bus volvieron a registrar este lunes aglomeraciones en las horas punta.
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza va a enviar a inspectores y a voluntarios municipales a las paradas del bus y del tranvía más saturadas durante las horas punta del día. Además, se emitirán mensajes por megafonía, se colgarán carteles y se emprenderán campañas de concienciación para "apelar a la responsabilidad de los usuarios", según indicaron este lunes fuentes del gobierno PP-Cs, para evitar aglomeraciones ante la reducción de aforos decretada en estos servicios por el Gobierno de Aragón.

En concreto, la DGA limitó al 75% las plazas sentadas, por lo que el Consistorio comenzó este lunes a precintar los asientos que no se podrán utilizar mientras dure el actual nivel 2 de alerta sanitaria. En cuanto a los viajeros que vayan de pie, se permite un máximo de dos personas por metro cuadrado.

El problema al que se enfrenta el Ayuntamiento -y otras grandes urbes en situación similar- es que no dispone de sistemas para contar el número de usuarios que hay en cada momento en el interior del transporte público, lo que impide aplicar las restricciones sanitarias. En el caso del bus, son los conductores los que, a ojo, deciden no admitir más viajeros cerrando la puerta delantera. Sin embargo, los convoyes del tranvía ni siquiera cuenta con esa opción, ya que todos los accesos son de entrada y salida simultánea.

Por ello, el área de Movilidad está trabajando en la compra y puesta en funcionamiento de un sistema de conteo que permita regular la entrada de viajeros en función del aforo. A la espera de concretar esta mejora, que no llegará a corto plazo, el Consistorio va a enviar a inspectores y voluntarios a las paradas de mayor saturación en hora punta, por la mañana y al mediodía, coincidiendo con las entradas y salidas de los centros educativos.

Su labor será, entre otras, la de instar a los usuarios a esperar al siguiente vehículo si llega uno saturado. Ese mensaje será acompañado por campañas de comunicación, carteles e incluso megafonía. La concejal de Movilidad, Natalia Chueca, dijo ayer que "el transporte público es seguro", y aunque admitió "aglomeraciones puntuales", reiteró que la demanda se mantiene un 40% por debajo de lo habitual.

Frecuencias

En cuanto al posible refuerzo de frecuencias para compensar la reducción de aforos, Chueca señaló que va a sacar a las calles "toda la capacidad disponible". No será, en todo caso, un despliegue significativo, dado que en el caso del bus "en muchos momentos ya están los 353 vehículos operativos", indicó la edil, que recordó que "se viene haciendo un esfuerzo todo el año", por lo que apostó por "optimizar" su gestión. En cuanto al tranvía, el Consistorio pondrá en circulación un convoy más, el único disponible, ya que es el que habitualmente permanece de reserva por si hay que sustituir algún otro vehículo averiado.

Por su parte, Sanidad estableció un aforo del 50% en el transporte interurbano, en el que todos los pasajeros van sentados, al igual que en las líneas escolares, aunque en este caso se mantienen al 100%. En cuanto a las rutas que enlazan el área metropolitana con el centro de Zaragoza, se aplica el 75%, y son los conductores, gracias al controlo de los billetes vendidos a bordo, los que controlan su cumplimiento.

Parques abiertos

Por otro lado, Chueca confirmó que mantendrá los parques de Zaragoza abiertos, ya que se trata de espacios abiertos -y por tanto, de menor riesgo de contagio- y de "desahogo" para los ciudadanos. En cualquier caso, se instalará cartelería para recomendar su uso diurno.

Etiquetas
Comentarios