Despliega el menú
Aragón

formación

De erasmus por el campo español

Los jóvenes agricultores tienen la posibilidad de formarse en explotaciones repartidas por todo el territorio español. Lo hará posible el erasmus agrario.

[[[HA REDACCION]]] upa-cooperativas-erasmus-agrario-1080x675.jpg
Los jóvenes agricultores pueden ahora ampliar su formación conociendo las técnicas utilizadas en explotaciones consideradas 'modelo'.
UPA

El erasmus (European Region Action Scheme for the Mobility of University Students) es un plan de gestión de diversas administraciones públicas que apoya y facilita la movilidad académica de los estudiantes y profesores universitarios dentro de los Estados miembros. Y es también el nombre con el que se denomina (de forma coloquial y con el apellido de agrario) al programa de visitas formativas puesto en marcha por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con la intensa colaboración de la organización agraria UPA y de Cooperativas Agroalimentarias de España.

No es exactamente lo mismo, aunque mantiene ese espíritu viajero para conocer cómo se trabaja y se estudia en otros lugares distintos a la residencia habitual. No se saldrá al extranjero -como sí sucede en el Erasmus tradicional-. Los participantes limitarán su experiencia al territorio nacional aunque su formación se realizará, eso sí, en una comunidad distinta a aquella en la que residen.

Para participar en este Erasmus agrario no hay que ser universitario. Todo lo contrario, porque está dirigido, sea cual sea su cualificación, a profesionales del sector que cuentan con explotación propia, en la que se instalaron, eso sí, no antes de los últimos cinco años.

Y la escuela en la que aprenderán no será una institución académica, porque su formación será práctica y a pie de campo (o de granja). Para ello, se han seleccionado 51 explotaciones 'modelo', como las define el plan, repartidas por todas las comunidades españolas, cuyos titulares serán los encargados de formar a los ‘alumnos’ seleccionados por este programa. De ellas, dos se encuentran en Aragón. Se trata de una explotación de ovino y de cereal extensivo situada en la localidad oscense de Alerre, y otra de leñosos y cereales -parte de ellos en ecológico y la otra parte en proceso de conversión-, que se encuentra en el municipio turolense de Albalate del Arzobispo. Hasta allí podrán viajar agricultores jóvenes del resto de España, mientras que los aragoneses podrán aprender nuevas técnicas, por citar algún ejemplo, en fincas de cultivo de fresas en la Comunidad de Madrid, en una explotación de cría de caracoles en Castilla-La Mancha o en una granja gallega en la que se combina la producción de leche de vaca con la fabricación de helado y la cría de cerdo celta.

Un total de 119 agricultores y ganaderos podrán beneficiarse de este programa de visitas formativas, aunque aquellos interesados tienen que rellenar la perceptiva solicitud, disponible en la página web del Ministerio, a la menor brevedad posible (si no lo han hecho ya) porque el plazo de presentación de las mismas termina mañana mismo.

Para ello, hay que cumplir unos requisitos. Los potenciales alumnos de este denominado erasmus agrario tienen que ser menores de 41 años y haberse incorporado al sector después del 1 de enero de 2015.

Aquellos que sean seleccionados viajarán fuera de su región hasta una de las 51 explotaciones "modelo" que se han adherido a este proyecto y que se reparten en distintas localidades de Andalucía, Aragón -donde se sitúan dos-, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja y la Región de Murcia. Allí permanecerán entre 5 y 14 días, durante los cuales recibirán siete horas de formación diaria que podrán completarse con visitas técnicas complementarias a otros organismos, entidades, asociaciones o cooperativas. Y cada explotación pondrá a disposición de los jóvenes un responsable de formación (que puede ser el titular de la misma u otra persona) que será el encargado de aportar los conocimientos prácticos y técnicos a los jóvenes seleccionados, que, una vez finalizada la formación, recibirán un certificado de participación en dicho programa validado y emitido por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Los gastos que acarrean la participación en el plan no saldrán de los bolsillos de los participantes. Puesto que deben desplazarse a otra comunidad, tendrán el desplazamiento pagado y se les ofrecerá de forma gratuita el alojamiento y la manutención durante los días que estén en formación. Pero aún más. Dado que los seleccionados para este programa son agricultores y ganaderos en activo, es decir, trabajan en su propia explotación, cada joven percibirá 100 euros por cada día que esté fuera de su explotación en concepto de gastos de sustitución (incluyendo los días formativos y de viaje de ida y vuelta) y para que tengan la posibilidad de disponer de otra persona que realice sus tareas agrícolas o ganaderas. Los titulares de las explotaciones "modelo" que ofrecen la formación también recibirán una cuantía diaria, 150 euros, ya que tienen que dedicar tiempo y esfuerzo a atender a sus ‘alumnos’.

Relevo generacional

El programa tiene la mirada puesta en el necesario relevo generacional del sector, pero también en la importancia de que aquellos que se incorporan en la actividad tengan la posibilidad de acceder a formación práctica en explotaciones agrarias reales y en activo. "Se trata de conocer qué se hace y cómo en otras zonas para poder incluso aplicar posteriormente esa experiencia en sus propia actividad agraria que después puede aplicar a su propia actividad", explica el secretario general de UPA en Aragón, José Manuel Roche, que asegura que la iniciativa ha despertado un "gran interés entre los jóvenes agricultores y ganaderos de la Comunidad".

Roche insiste en "la ilusión y el esfuerzo" que la organización agraria a la que pertenece ha puesto en este erasmus, "del que se ha hablado mucho, pero hasta ahora no se había hecho realidad". Reconoce que el programa nace con un presupuesto notablemente inferior al inicialmente previsto -por las necesidades económicas que está suponiendo la pandemia-, pero asegura que es sirva como "experiencia piloto", que UPA espera que se consolide y se refuerce en los próximos años. Es compromiso del Ministerio de Agricultura, asegura el sindicalista, "que la iniciativa tenga continuidad y esté mejor dotada económicamente en los ejercicios venideros", señala.

Etiquetas
Comentarios