Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Aragoneses en el Reino Unido: "No podemos entrar en casas que no sean la nuestra pero sí salir sin mascarilla"

El país se enfrenta a la segunda ola de covid, mientras sigue el bloqueo del 'brexit'. Estudiantes y trabajadores aragoneses en suelo británico hablan de su experiencia en un país con menos restricciones que España hasta ahora.

Aragonesas en el Reino Unido.
Arriba, Isabel Carrizo y Paula Lasala, erasmus en Leeds. Debajo, Beatriz Lagunas, en Warwick.
Heraldo.es

El Reino Unido afronta la segunda ola de la pandemia de covid en medio del agotamiento de las negociaciones con la Unión Europea (UE). El Gobierno británico dio este viernes por "terminado" el diálogo sobre cómo se producirá la salida del país a partir del 1 de enero de 2021 y parece que al final habrá un 'brexit' duro, sin acuerdo, el peor de los escenarios, aunque desde Bruselas se tiene alguna esperanza en retomarlas.

Los aragoneses que residen en el Reino Unido reconocen que la salida del país de la UE sigue sin estar en las conversaciones del día a día desde que estalló la crisis sanitaria por el coronavirus"El 'brexit' ha pasado a un segundo plano", afirma la zaragozana Beatriz Lagunas, que vive en Loughborough, un pueblo a unas tres horas al norte de Londres.Trabaja en la Universidad de Warwick. Se fue allí hace seis años y medio, después de hacer su doctorado en la Universidad de Zaragoza donde estudió Bioquímica. Su labor se centra en la investigación y también da clases.

Pidió al inicio de la ruptura con la UE el permiso de residencia permanente y se plantea iniciar el proceso para obtener la ciudadanía británica, pese a la complejidad del papeleo, porque "facilita la vida". Eso sí, sin perder la española. Tiene un hijo de cuatro años que nació allí.

Con la pandemia ha incorporado una nueva tarea, hacerle la compra a un matrimonio mayor que vive cerca de su casa, con el que entró en contacto a través de una red de apoyo surgida entre los universitarios. "Están funcionando muy bien las organizaciones de voluntariado porque hay muchas personas mayores que viven en casitas individuales y hay un gran espíritu de colaboración", dice.

Mascarillas solo en espacios cerrados

Beatriz Lagunas, en la Universidad de Warwick (Reino Unido).
Beatriz Lagunas, en la Universidad de Warwick (Reino Unido).
Heraldo.es

El país ha sido uno de los que más se ha resistido a implantar restricciones severas, pese a que el propio primer ministro, Boris Johnson, se contagiara a finales de marzo, pero ha terminado por aprobar estos días una batería de medidas, principalmente, en las ciudades de más tamaño. Desde que comenzó la pandemia se han registrado 689.257 contagios de coronavirus en todo el país y 43.429 muertos. El Gobierno acaba de anunciar que comenzará la vacunación contra la covid a final de año con la vacuna que se prepara en Oxford.

Ahora solo son obligatorias las mascarillas en los espacios cerrados como oficinas o supermercados. Beatriz la lleva para trabajar en la universidad, donde "han restringido la ocupación en oficinas, del laboratorio, se guardan dos metros de distancia siempre y se han movido casi todas las clases a 'online", detalla. Cree que están "bastante bien preparados" en el campus, al contrario que en las grandes ciudades, donde considera que las restricciones se quedaron "cortas" en el inicio de la pandemia.

"Yo me encierro en casa y salir a dar un paseo no supone ningún riesgo a nivel de contagio. La mayoría de la personas viven en casas individuales y en pueblecitos en áreas rurales. Eso facilita que en parte de la población no subieran los contagios", explica.

"Podemos ir a los pubs, pero tienes que llevar la mascarilla hasta el momento en que te sientas. O pides a través de una aplicación móvil o viene el camarero"

Entre los cambios en el ocio explica que "podemos ir a los pubs, pero tienes que llevar la mascarilla hasta el momento en que te sientas y no te puedes levantar a pedir. O pides a través de una aplicación móvil o viene el camarero para minimizar los movimientos".

En su caso, está pensando venir a Zaragoza a ver a su familia y por no pasar el viaje en un avión o un tren está barajando hacer el trayecto en automóvil. "Son 17 horas en coche pero creo que se puede hacer en dos días y parando a la mitad. Si me meto en un avión o un tren no voy a estar tranquila al ver a mis padres", explica. 

Clases por internet para los erasmus

Paula Lasala, erasmus zaragozana en Leeds (Reino Unido).
Paula Lasala, erasmus zaragozana en Leeds (Reino Unido).
Heraldo.es

A una hora y media más al norte se encuentra Paula Lasala, zaragozana de 23 años que estudia Ingeniería Mecánica en Leeds. Llegó al Reino Unido el 18 de septiembre con el programa Erasmus desde la Universidad de Zaragoza.  Asegura que tuvo claro que quería hacer su último curso fuera pese a que le preocupaba tanto la pandemia como la amenaza del 'brexit'. "Echarme atrás como tal, no. Nunca me planteé rechazar la oportunidad de venir a estudiar aquí", afirma y para ello tuvo el apoyo de sus padres. Este curso el número de estudiantes en el programa de intercambio europeo ha bajado por la pandemia.

Lo que mas le sorprendió al llegar fue que la mascarilla solo la llevaran en recintos cerrados. "Ni los empleados de las tiendas tenían la obligación de llevar mascarilla hasta esta semana que esto cambió", apunta.

El Gobierno ha aprobado un sistema con tres niveles de alerta, en el que Londres ha escalado al 2 por superar los 100 contagios por 100.000 habitantes, la barrera puesta en el país, mucho más baja que en España. Hay otras ciudades en la que hay amenaza de confinamientos si no bajan los contagios, como Manchester. Se fomenta el teletrabajo y se pide que los desplazamientos en transporte público sean los indispensables.

"No podemos entrar en casas o pisos que no son los nuestros, pero podemos salir siempre que queramos en grupos de hasta seis personas y sin hacer uso de la mascarilla"

"No hay muchas restricciones y algunas de ellas son incontrolables. No podemos entrar en casas o pisos que no son los nuestros, pero podemos salir siempre que queramos en grupos de hasta seis personas sin hacer uso de la mascarilla", cuenta. Este tamaño reducido de los grupos ha sido una de las últimas limitaciones aprobadas también en Aragón  ante el aumento de casos en esta segunda ola.

En el Reino Unido, las cafeterías cierran a las 17.00 y los pubs a las 22.00, por lo que reconoce que "no tenemos mucho margen de conocer gente". 

Tampoco en clase porque se imparten por internet, aunque tiene alguna hora de laboratorio presencial en grupos reducidos de dos personas y el profesor. "Muchos estudiantes internacionales han decidido no venir a Leeds este curso, y algunos han decidido regresar a su país de origen", reconoce.

"Vinimos de un país con más casos de coronavirus, pero la gente aquí no es realmente consciente de lo que implica el virus, lo tratan como una gripe más", cree tras su primer mes allí. A la llegada tuvo que hacer 15 días de cuarentena y para ello la universidad le facilitó el taxi del aeropuerto a la residencia y un paquete de comida para los primeros cuatro días.

En Navidad tiene pensado volver a Zaragoza. "Tenemos un mes de vacaciones porque durante el curso no hay festivos", aunque deberá hacer cuarentena a la vuelta, algo que no le preocupa porque podría seguir las clases y hacer exámenes 'online'. Es consciente de que "todo puede cambiar en el último momento".

A la espera de más restricciones

Isabel Carrizo, estudiante erasmus zaragozana en Leeds.
Isabel Carrizo, estudiante erasmus zaragozana en Leeds.
Heraldo.es

Una compañera de residencia de Paula, Isabel Carrizo, de 21 años, confiesa que sí que pensó olvidarse del año de erasmus "porque igual no podría disfrutar de esta experiencia completamente". Sin embargo, se decidió porque "era mi último de la carrera y tenía muchas ganas de irme a estudiar a otro país". Sus padres también la respaldaron. Al igual que a su compañera le sorprendió que no fuera obligatorio el uso de mascarilla. Estudia Ingeniería Industrial ytambién ha llegado desde la Universidad de Zaragoza.

"El brexit no nos preocupa. Pedimos un permiso para poder quedarnos en el Reino Unido"

En su día a día las restricciones que le afectan son las limitaciones de grupos de seis personas, por lo que cuando salen más, se dividen en el pub y se sientan separados. No coge el transporte público porque vive cerca del centro. Calcula que Leeds tiene unos 500.000 habitantes y reconoce que "casos de covid sé que hay muchos y que estamos en riesgo de que pongan mas restricciones". Al llegar a la universidad les explicaron el centro de salud que les correspondía, donde se registraron, dentro del sistema nacional de salud (NHS).

"El brexit no nos preocupa. Pedimos un permiso para poder quedarnos en Reino Unido durante dos años sin necesidad de pedir visa al entrar, ya que somos estudiantes", afirma sobre la ruptura con la UE cuyas consecuencias se verán a partir del 1 de enero. 

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios