Despliega el menú
Aragón

laboral

Los trabajadores de Alumalsa irán a la huelga

El comité y las secciones sindicales convocan la protesta a partir del 26 de octubre. Critican la escasa voluntad negociadora de la empresa.

Los trabajadores de la planta de Alumalsa en Zaragoza, en la que está previsto el despido de 230 trabajadores, endurecen sus protestas. Lo han decidido en una asamblea, celebrada este sábado al aire libre en el parque de Delicias de la capital aragonesa para cumplir las medidas sanitarias exigidas por la covid-19 y a la que han acudido unas 150 personas, en la que han aprobado la convocatoria de una huelga indefinida que comenzará el próximo 26 de octubre.

«Hay nerviosismo y mucha preocupación entre la plantilla», ha explicado el presidente del comité de empresa, Enrique Hernández, que ha reconocido que las protestas quieren mostrar el rechazo de los trabajadores al expediente de regulación de empleo extintivo presentado por la dirección, pero también presionar a la compañía para que “realmente se ponga a negociar porque hasta ahora no parece que tenga mucha intención de hacerlo”.

Los representantes sindicales de la planta aragonesa aseguraron que están perfilando distintas propuestas que pondrán sobre la mesa en la próxima reunión negociadora. Y aunque prefirieron no dar demasiados detalles sobre las mismas “hasta que estén totalmente cerradas”, destacaron que el comité y las secciones sindicales continúan defendiendo “que no salga ni una sola persona por la puerta”. Para ello, han insistido “hay herramientas suficientes”. Y entre ellas han destacado la prolongación hasta el próximo 31 de enero del expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) aplicado por las circunstancias de la pandemia y que termina el próximo 31 de octubre, pero también la posibilidad de que aplicar reducciones de jornada hasta que lleguen “esos proyectos que nos dicen que están negociando”, ha señalado Hernández.

La dirección de Alumalsa, empresa zaragozana especializada en la fundición de piezas de aluminio en coquilla por gravedad, comunicó el pasado 21 de septiembre a su comité de empresa la presentación de un expediente de regulación de empleo de carácter extintivo de 230 de sus 550 trabajadores. Justificó su decisión en la pérdida de un importante contrato de suministro de piezas a dos plantas del grupo Borg Warner, proveedor de componentes para la industria de la automoción, ubicadas en Alemania y Polonia. Pero para los representantes sindicales, esta cifra de despidos “es bestial” e innecesaria porque, según han asegurado, “con esta pérdida de producción sobrarían a lo sumo un centenar de trabajadores”.

"Alumalsa está en lucha"

La plantilla de Alumalsa no solo ha mostrado su malestar durante la asamblea realizada por la mañana que ha concluido con la convocatoria de una huelga indefinida. Lo ha hecho también en una nueva manifestación, que partió a las 19.00 de la plaza de San Miguel para recorrer el centro de la capital aragonesa hasta desembocar en la plaza del Pilar.

Durante la protesta, mucho más nutrida que en anteriores convocatorias y en la que han participado representantes de las formaciones políticas de Podemos, IU y CHA, los manifestantes no dejaron de corear, pertrechados tras sus mascarillas, consignas como "Obrero que no lucha, nadie lo escucha" o "Así, así, ni un paso atrás, estos despidos los vamos a parar".

Incansables en sus proclamas durante todo el recorrido, los trabajadores de Alumalsa, muchos de ellos acompañados de sus familias y con los más pequeños de la casa, han llamado también la atención de los muchos viandantes que en esos momentos llenaban el centro de la capital aragonesa aprovechando la buena temperatura. "Zaragoza, escucha, Alumalsa está en lucha", repetían los manifestantes, que con sus gritos pedían «deslocalización para la dirección», se han mostrado convencidos de que de que "estos despidos los vamos a parar" y advertían con unas consignas ya tradicionales en otro tipo de protestas que "si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra" o "si esto no se acaba, caña, caña, caña".

La intención del comité y de las secciones sindicales es mantener la protesta en la calle al mismo tiempo que se realiza la huelga indefinida, incluso tienen prevista una nueva movilización para el próximo 24 de octubre, pero como han reconocido sus representantes, la decisión dependerá de las nuevas restricciones que el Gobierno de Aragón tiene previsto anunciar mañana para frenar la escalada de contagios que se está produciendo en la Comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios