Despliega el menú
Aragón

Canfranc podría contar con un observatorio transfronterizo del Cambio Climático

Impulsado por el Gobierno de Aragón y Nueva Aquitania, que ya han comenzado conversaciones para darle forma al proyecto.

La consejera Maru Díaz ha visitado hoy el Laboratorio Subterráneo de Canfranc
La consejera Maru Díaz ha visitado hoy el Laboratorio Subterráneo de Canfranc
DGA

La localidad de Canfranc podría albergar un observatorio transfronterizo del Cambio Climático y sus importantes afecciones en la cordillera pirenaica, impulsado por el Gobierno de Aragón y Nueva Aquitania, que ya han comenzado conversaciones para darle forma al proyecto. De esta manera se pretende convertir el valle del Aragón en un referente no sólo en investigación, sino en uno de los temas “cruciales” como va a ser el cambio climático. Este anuncio lo ha hecho la consejera de Ciencia, Maru Díaz en su visita al Laboratorio Subterráneo de Canfranc, donde ha conocido el “altísimo nivel” de los proyectos sobre neutrinos y materia oscura desarrollados en la instalación, la única de estas características en España.

La consejera ha resaltado que la crisis climática es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad actualmente, y ha apuntado a la posibilidad de que el Observatorio pudiera instalarse en Canfranc, en un espacio de la estación internacional, aprovechando las sinergias con el Laboratorio Subterráneo (LSC) y del cercano Instituto Pirenaico de Ecología, de Jaca.

“Ya hemos tenido conversaciones con el gobierno de Nueva Aquitania porque creemos que hay claves para el futuro que hablan de una ciencia que no entiende de fronteras, y trabajar de manera conjunta con el país vecino”, ha explicado la consejera. Por el momento este proyecto se encuentra en una fase “preliminar” y la idea es optar a financiación europea una vez que el proyecto esté finalizado.

“Al igual que hace más de 30 años se apostó de forma visionaria por Canfranc para ubicar una instalación única en España, que está dando unos frutos científicos de primer nivel y que lleva el nombre de Aragón por todo el mundo, queremos hacer ahora de los Pirineos un enclave puntero de investigación sobre el clima”, ha avanzado.

El futuro Instituto, que englobaría equipos multidisciplinares de investigadores, bebería de la fructífera experiencia del Observatorio Pirenaico del Cambio Climático (OPCC), cuyo socio principal es la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, pero que aglutina colaboraciones a ambos lados de la frontera. El trabajo del OPCC ha constatado que las repercusiones del cambio climático ya se observan en todos los sectores naturales y socioeconómicos.

Este anuncio lo ha hecho la consejera de Ciencia, Maru Díaz en su visita al Laboratorio Subterráneo de Canfranc
Este anuncio lo ha hecho la consejera de Ciencia, Maru Díaz en su visita al Laboratorio Subterráneo de Canfranc
L. Z.

Laboratorio Subterráneo

La consejera ha visitado el Laboratorio Subterráneo de Canfranc acompañada por el director de las instalaciones, Carlos Peña, el alcalde de la localidad, Fernando Sánchez, y la delegada del Gobierno de Aragón en Huesca, María Carmen Luesma. El director del laboratorio ha recordado que en este centro más de 200 investigadores tienen alojados experimentos o tecnologías, 14 instituciones españolas (universidades o centros de investigación) tienen investigadores trabajando o que alojan ahí sus experimentos. Y cuenta con más de 1.000 usuarios, que hacen uso del LSC y de otros laboratorios subterráneos con los que el centro altoaragonés tiene acuerdos de colaboración. “Y queremos seguir creciendo”, ha añadido el director.

“Somos uno de los 10 laboratorios subterráneos del mundo, el segundo en tamaño en Europa y tenemos una característica especial: somos ágiles y tenemos el soporte de un acuerdo que hace que tanto el gobierno central, como el de Aragón y la Universidad de Zaragoza permitan la estabilidad que da lugar a que los científicos podamos realizar estos experimentos y grandes proyectos, que muchos de ellos son a muy largo plazo”. Carlos Peña ha destacado como característica especial de ese lugar “que entramos dentro de la montaña para buscar sucesos raros, y esto implica tener paciencia”.

En el LSC hay una variedad de servicios especializados en ultra-pureza radioactiva y se combinan actualmente investigaciones sobre la naturaleza de los neutrinos y detección de materia oscura. Hay 8 experimentos aprobados y otros cuatro en fase de aprobación.

El buque insignia del centro es el proyecto NEXT, un proyecto líder mundial, que estudia la naturaleza de los neutrinos buscando un tipo inusual de desintegración, que explicaría la asimetría entre la materia y la antimateria en el Universo.

En el marco de ese proyecto, el Laboratorio fue recientemente noticia por el descubrimiento de una nueva molécula fluorescente que acerca el origen del universo. El hallazgo fue publicado en la prestigiosa revista 'Nature' y ha sido seleccionado por el Consorcio Europeo de Física de Astropartículas como uno de los tres proyectos europeos con mayor proyección.

En cuanto a las colaboraciones internacionales, la más puntera es la del proyecto Hyper- Kamiokade, liderado por la Universidad de Tokio y KEK, el principal laboratorio de física de partículas de Japón, que va a construir y explotar el mayor telescopio de neutrinos en el país nipón. El centro altoaragonés coordina la colaboración española con siete instituciones, que desarrollarán tecnología en inteligencia artificial, electrónica, reducción de radón y compensación geomagnética, entre otras.

Todo esto es posible gracias a la localización del Laboratorio. Está instalado bajo el monte Tobazo, a unos 850 metros de profundidad, lo que permite crear un entorno de bajo fondo radioactivo ideal y garantiza el aislamiento de los rayos cósmicos, condiciones indispensables para llevar a cabo experimentos acerca de la física de partículas y astropartículas.

Durante los peores momentos de la pandemia, además de los experimentos en marcha, investigadores del centro quisieron poner la ciencia al servicio de quienes peor lo estaban pasando y diseñaron un prototipo de respirador para UCI. Adaptado a los pacientes más graves afectados por la covid-19, suscitó el interés de varias empresas.

Además, se ha aprobado ya un proyecto para, a partir del próximo año, comenzar a experimentar con elementos biológicos como los virus y conocer cómo se comportan en diferentes entornos con mayor o menor radioactividad, aprovechando el silencio cósmico que ofrecen las instalaciones, esto es, un entorno lo más libre de radioactividad posible.

Etiquetas
Comentarios