Despliega el menú
Aragón

Opinión

Las fiestas en el Pirineo

OPINIÓNACTUALIZADA 14/10/2020 A LAS 01:00
Entrada a la estación de Canfranc, el pasado día del Pilar.
Entrada a la estación de Canfranc, el pasado día del Pilar.
Heraldo

El puente del Pilar en el año que no ha habido fiestas por la pandemia ha llenado de valencianos, catalanes y aragoneses el Pirineo como en verano o invierno. La solución de muchas familias zaragozanas fue evitar los riesgos de salidas en la ciudad para refugiarse en los valles pirenaicos con turismo rural.

Elisa Torrecilla, responsable de la oficina de turismo de Canfranc, se quedó sorprendida porque recibieron 1.270 visitantes, de los cuales llevaron a 350 personas a las doce visitas guiadas a la estación, a pesar de que la covid limitó el aforo.

Un 30% de esos turistas eran valencianos, un 14% procedían de Cataluña (un 7% venían de Barcelona capital), un 8% desde Zaragoza y un 7% de Huesca capital. Les sorprendió que recibieron autobuses desde Asturias hasta Valencia, con viajeros para los hoteles, albergues, apartamentos y restaurantes del valle.

«Parecíamos estar en el puente de la Constitución con nieve o el 15 de agosto, que son los fines de semana más visitados del año», reconoció Elisa Torrecilla, tras realizar un informe al Ayuntamiento.

La segunda oleada de contagio del coronavirus ha frenado a los viajeros desde Francia a Aragón, pero el Pirineo se convirtió en la salida natural de los aragoneses, catalanes y valencianos en un año en el que no se han celebrado las fiestas del Pilar.

El regreso llenó el puerto del Monrepós en la A-23 con datos parecidos a los de invierno con los esquiadores. El Centro de Gestión deTráfico confirmó que de 17.00 a 20.00 del lunes hubo 1.300 vehículos a la hora en el paso de Nueno (el 4 de octubre fueron 500 y el 20 de septiembre, 700). Las nieves se dejan ver en los picos y las carreteras ya vivieron el tiempo de otros días.

Etiquetas