Aragón
Suscríbete

huesca

Lorenzo Caudevilla: "Cuanto más personal se iba volviendo mi cómic, más se identificaban los lectores con él"

El dibujante y diseñador gráfico oscense llega a las librerías de Zaragoza con su primer cómic largo, 'La vida interior', que fue creando durante el confinamiento.

El dibujante oscense Lorenzo Caudevilla, con el personaje de su cómic 'La vida interior'.
El dibujante oscense Lorenzo Caudevilla, con el personaje de su cómic 'La vida interior'.
L. C.

Al igual que otros dibujantes aragoneses como Álvaro Ortiz, Mamen Moreu, Sara Soler o Sara Jotabé, que aprovecharon el confinamiento para dar rienda suelta a su creatividad a través de las redes sociales, el oscense Lorenzo Caudevilla, que trabaja como diseñador gráfico de videojuegos en la empresa One Up Games, también fue lanzando episodios con el título 'La vida interior' que luego decidió ampliar y publicarlo en papel. Un trabajo que presentó en la última edición de Huescómic y que tras una gran acogida, llega ahora a las librerías de Zaragoza

¿Cómo llegó a dar el salto la historia de las redes sociales al papel?

Conforme iba publicando la página de cada día, iba creciendo la expectación. Muchos lectores me decían que se lo estaban imprimiendo para guardarlos y muchos otros me pedían que hiciese una recopilación en papel. Así que en el fondo fue un proceso natural. Paré de publicar digitalmente en cuanto nos desconfinaron, pero continué dibujando y organizándolo todo para preparar el libro.

¿Qué ha querido transmitir con este cómic y qué ha aprendido a nivel personal al hacerlo?

Empezó siendo un diario del confinamiento por puro entretenimiento. Las primeras páginas eran más ligeras, pero cada vez fue convirtiéndose en algo más emotivo, con muchas citas y reflexiones. Yo me preocupaba cuando en alguna página usaba un texto de Goethe o de Miguel Hernández, pensando "la gente se aburrirá" y fue totalmente al contrario, la acogida era tremenda. Resulta curioso que, cuanto más personal se iba volviendo el cómic... más se identificaban los lectores. Y eso da que pensar.

¿Qué respuesta ha tenido hasta ahora de los lectores de Huesca?

Para mí ha sido sorprendente cómo ha llegado a empatizar la gente con mis páginas. Al final, tanto los oscenses como muchos lectores de todas las partes de España -que lo han comprado por internet- me han hecho llegar mensajes muy emotivos. En el fondo, todo el mundo ha vivido el confinamiento de una manera muy parecida, compartiendo miedos y situaciones inéditas para todos. Muchos me comentan que 'La vida interior" es un testimonio de una época, y lo compran para que sus hijos lo lean de mayores y sepan qué pasó... y yo alucino, claro.

¿Qué supone para usted abrir 'nuevos mercados' como Zaragoza?

Todo este proceso es como un tren en marcha. Yo no pensaba que iba a vender tantísimos ejemplares, la verdad, siendo un desconocido y sin el apoyo de ninguna editorial. Conforme va creciendo el asunto, da un poco de vértigo... pero también hace una ilusión tremenda. En realidad ya ha habido muchos pedidos 'on line' para Zaragoza, pero aún no estaba presente en las librerías de allí, así que espero que funcione igual de bien, claro. Voy paso a paso pero sin ninguna presión, esto es un regalo.

¿Tiene otros proyectos ya en marcha?

Quiero hacer otro cómic largo, porque me ha picado el gusanillo. Pero creo que aún esperaré para hacerlo porque a 'La vida interior' aún le queda mucho recorrido, y muchos lectores a los que sorprender. La gente me dice que ahora toca "la vida exterior", pero no creo que vaya por ahí la cosa...

¿Qué sensación le dejó tu presencia en Huescómic y qué opina del sector del cómic en Aragón?

El Huescómic fue un evento muy entrañable, me encantó poder exponer las páginas originales, y que me encargasen el cartel. Fue algo muy chulo. Desconozco el sector del cómic aragonés, la verdad. Al final, yo he llegado hasta este punto autoeditándome, pidiendo presupuestos en imprentas, montando una página web, enviando pedidos por correos todos los días y llevando en una mochila los ejemplares a las librerías conforme necesitaban reponer... Y todo esto en mi tiempo libre ¡que yo tengo un trabajo! Es una paliza, la verdad, pero estoy contento.

Portada del cómic 'La vida interior', de Lorenzo Caudevilla.
Portada del cómic 'La vida interior', de Lorenzo Caudevilla.
L. C.
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión