Aragón
Suscríbete

Leer antes de salir

Ángela Alcalá: “Tampoco hay que hacer botellón en casa, es muy peligroso”

La vicerrectora de Estudiantes y Empleo insiste en que esos jóvenes que no ven el riesgo deberían saber que no son inmunes y que todos podemos transmitir el virus.

Ángela Alcalá, vicerrectora de Estudiantes y Empleo de Unizar.
Ángela Alcalá, vicerrectora de Estudiantes y Empleo de Unizar.
Francisco Jiménez

Las ganas de fiesta y de relacionarse han pasado factura en los colegios mayores. ¿Cómo ve a los jóvenes ante este puente, festivo pero sin fiestas?

El 90% de los jóvenes son muy responsables, pero necesitan juntarse y, cuando se juntan y se toman una caña o una copa, se les olvida. Pero no solo a ellos, a todos. Hay que insistir y concienciar a toda la población. Están en riesgo continuo si no llevan masarilla y hay cercanía entre ellos. Piensan que el colegio mayor es su casa y no son conscientes de que, a partir de una persona infectada, el coronavirus se extiende como un árbol.

"No se está más seguro en casa que en los bares, ni se puede trasladar la fiesta de la calle al colegio mayor o a un piso"

¿Les llegan los mensajes, lo que dictan las normas?

Muchas veces, ellos cogen la información y la adaptan a su gusto. Aunque estén permitidas las reuniones de hasta diez personas, ¡no te puedes reunir diez en una habitación de 8 m²! Hay que hacer hincapié en que no se puede hacer botellón, pero tampoco dentro de tu casa. Es muy peligroso. No se está más seguro en casa que en los bares, ni se puede trasladar la fiesta de la calle al colegio mayor o a un piso. Entendemos que quieran divertirse y liberarse de tanta presión, pero –les hablo como sanitaria–, hay que ser conscientes de que, sin tener síntomas, cualquiera podemos ir transmitiendo el virus.

"Si se reúne una familia, a distancia y con ventanas abiertas. Y si es al aire libre, mejor"

¿Qué cosas no se nos deberían olvidar?

Evitar el contacto estrecho, respetar las distancias y llevar la mascarilla, pero bien puesta, no debajo de la barbilla. Y la tuya: yo he oído pedir prestada una mascarilla a otro para entrar a una tienda y decirle este "¡pero luego me la devuelves!". Increíble. Si se reúne una familia, a distancia y con ventanas abiertas. Y si es al aire libre, mejor.

Cuesta interiorizar que este año no hay fiestas.

Realmente no hay nada que celebrar. No son ‘no-fiestas’, es que no hay fiestas. Tenemos unos días libres para descansar, no para hacer botellón o macrofiestas. Las imágenes de jóvenes bailando, sin mascarillas y tomando alcohol, compartiendo vaso, son muy duras para la gente que está en los hospitales y en los centros de salud doblando guardias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión