Aragón
Suscríbete

crisis del coronavirus

"Soy rastreador del Ejército. Le llamo para darle el resultado de la prueba PCR"

Aragón cuenta desde este lunes con 88 militares para las labores de seguimiento de contactos estrechos y aliviar la carga de trabajo en Atención Primaria. Ellos se encargan de informar de los test negativos.

Aragón cuenta ya desde esta semana con 88 militares del Ejército de Tierra y del Ejército del Aire para colaborar en las tareas de seguimiento de los casos y pruebas PCR desde el Hospital de la Defensa de Zaragoza. Salud Pública dispone ya de casi 400 rastreadores.

Estos nuevos rastreadores son los encargados de llamar por teléfono y comunicar los resultados negativos de las pruebas diagnósticas de todas las áreas básicas de salud de la Comunidad, para descargar así la carga de trabajo en Atención Primaria. Cada centro de salud proporciona unos listados, donde aparecen los resultados negativos. Ellos se encargan de informar a los interesados, de dar las instrucciones necesarias, en virtud de por qué se había realizado la prueba, tanto si era contacto estrecho de un positivo confirmado (cuando debería seguir en cuarentena) como por haber desarrollado síntomas compatibles con la covid-19 (que son dados de alta), y en caso de existir alguna duda tienen un referente sanitario a su disposición. Realizan más de 1.500 llamadas diarias. En todo momento se mantiene la confidencialidad, porque no acceden a la historia clínica, pero tienen toda la información necesaria a través de un programa informático de volcado que se descarga en la base de datos del Salud. La notificación de negativos del hospital se seguirá haciendo por el servicio hospitalario, porque son pacientes ingresados. Estos se depuran de las bases de datos que se facilitan.

Los nuevos rastreadores han recibido formación por parte de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y del Departamento de Sanidad. Trabajan en dos turnos, de mañana y tarde, de lunes a domingo, en cinco dispositivos de comunicación de resultados, con cuatro personas en cada uno de ellos.

La delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, han visitado este martes la zona destinada a los rastreadores, dependientes de la División Castillejos, que han comenzado con las labores de apoyo ante la pandemia por la covid. En su recorrido han estado acompañadas por el General de División, Carlos Melero, y el Coronel médico, director del Hospital Militar de Zaragoza, Juan Antonio Lara. Repollés se mostró "encantada" de poder ver in situ el trabajo de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Defensa, donde han empezado a trabajar los militares dedicados al rastreo. Son, fundamentalmente, militares de la Brigada Aragón I y del Regimiento de Caballería ‘España’ y también del Ejército del Aire.

Visita a la Unidad de VIgilancia Epidemiológica del Ministerio de Defensa, en el Hospital Militar, este martes.
Visita a la Unidad de VIgilancia Epidemiológica del Ministerio de Defensa, en el Hospital Militar, este martes.
José Miguel Marco

Repollés destacó la "colaboración, entrega e implicación" de los participantes, que reúnen un "perfil idóneo" para realizar las labores de vigilancia epidemiológica. "Se encargan de comunicar los resultados negativos, entre ellos los de los colegios", ha avanzado. De hecho, la mayoría de los resultados de los contactos estrechos de escolares son negativos. "En virtud de las necesidades podríamos solicitarles otra función, que sería la comunicación de resultados a los mutualistas", ha señalado, "a aquellos que no tienen médico de cabecera asignado". 

Por su parte, la Delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría, reiteró su "agradecimiento más sincero" por "la colaboración, trabajo y vocación de servicio público" durante toda la pandemia: "Durante el estado de alarma, las fuerzas armadas fueron fundamentales en los peores días". Gracias a ellos se llegaron a hacer, dijo, más de 400 desinfecciones en centros de mayores, hospitales, espacios públicos... Fueron fundamentales a la hora de instalar servicio de triaje en el Hospital Clínico o las carpas junto al hospital Ernest Lluch de Calatayud. Alegría relató que tuvieron que trasladar enfermos y alimentos a personas vulnerables y recordó la "buena disposición" del Hospital Militar con el 061 disponiendo para ellos dos ambulancias y con el auto-covid. "Si se considerara que tienen que asumir otras tareas, se irán adoptando las medidas que se consideren oportunas", dijo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión