Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

El 67% de los aragoneses cree que la telemedicina debe suprimirse para las enfermedades comunes

La postura es distinta en otro tipo de trámites, como los relacionados con las altas y bajas, las recetas o las consultas relacionadas con el covid.

Servicio de Atención Primaria
Servicio de Atención Primaria
DGA

La pandemia de coronavirus ha traído, desde que se manifestó por primera vez en España el pasado mes de marzo, cambios sustanciales en el estilo de vida de todos los ciudadanos. Al confinamiento obligatorio durante algo más de tres meses, las restricciones en el ocio y la menor presencialidad en los centros de trabajo y escuelas se ha sumado otra medida rupturista con los hábitos del país: un gran número de las citas y atenciones sanitarias no urgentes se despachan por vía telefónica.

Un concepto, el de la telemedicina en la Atención Primaria, con el que ya se han familiarizado el 68% de los pacientes aragoneses. No todos han quedado satisfechos, según se desprende del estudio realizado por A+M para HERALDO. El 67,7% de los encuestados considera que las consultas a través del teléfono no deberían mantenerse a la hora de abordar enfermedades comunes. El rechazo es aún mayor en las atenciones de Enfermería, ya que el 89% piensa que deberían hacerse siempre de forma presencial.

La postura generalizada es bien distinta respecto a otras tipologías. En las consultas por covid, el 61% respondió que debían seguir las consultas telefónicas, si bien ocho de cada diez opinó que debían mejorarse. Lo mismo con los trámites de las altas y bajas laborales, ante los que un 74% dijo que prefería hacerlo a distancia. El quórum es incluso mayor a la hora de renovar las recetas, pues la práctica totalidad (el 96%) dice que se ha de seguir haciendo a distancia.

El apoyo a la telemedicina en cada caso y la percepción de la calidad del servicio recibido van, a grandes rasgos, de la mano. El 72,5% de los pacientes con enfermedades comunes consideraron insuficientes las acciones realizadas desde Atención Primaria para cuidar su salud. Sin embargo, tanto los pacientes con covid-19 como aquellos que requerían trámites (altas, bajas y recetas) mantienen, en líneas generales, que el trato dispensado desde el comienzo de la pandemia ha sido más que suficiente. De hecho, al pedirles que pusieran una nota a los servicios sanitarios, solo en el caso de las enfermedades comunes adjudicaron un suspenso tajante (3,04 sobre 10). Los pacientes de covid valoraron con una media de 6,61 el servicio público y los de enfermería con un 6,83. Las mejores notas las pusieron quienes precisaron tramitar documentos (6,74) o recetas médicas (8,25).

En cuanto a los motivos de queja de los posibles desajustes en la Atención Primaria destaca la atención telefónica insuficiente (24,6%). Una percepción negativa de la telemedicina lleva a un 22% a pedir que los sanitarios “trabajen como todos”, mientras que casi un 18% pone el foco en los retrasos en las citas. La “mala atención” y la falta de personal o de medios son otras de las críticas generalizadas, entre las que también destaca el cierre casi total de los centros de salud y las esperas en la calle que se han podido ver en algunos momentos.

Solo una minoría no ha ido al médico

Desde marzo, la gran mayoría de los aragoneses, hasta un 78%, ha requerido de los servicios de Atención Primaria. Dentro de este gran porcentaje se encuentran tres grupos: los que han sido atendidos únicamente de forma presencial (31,7%), solo telefónica (43,8%) y los que han precisado de las dos modalidades (24,5%). El grueso de la telemedicina se ha ocupado de las recetas, la salud laboral y las enfermedades comunes. Cabe recordar que es el propio médico de familiar el que decide si la presencialidad del usuario es necesaria o basta con una conversación telefónica. Sobre el déficit de recursos humanos, un 44% de los encuestados considera que en su centro de salud es necesario más personal sanitario.

La renovación de las recetas es el único servicio que no se pide mejorar

La experiencia vivida a lo largo de los últimos seis meses empuja al grueso de los aragoneses a opinar de una misma manera: la telemedicina puede llegar a ser una buena herramienta en casi todos los servicios sanitarios, especialmente en aquellos en los que el tiempo invertido en el desplazamiento y en la espera supera con creces el lapso que se pasa dentro de la consulta del profesional médico. En algunos casos concretos, la entrevista no se prolonga ni durante cinco minutos. Eso sí, bajo el punto de vista de los encuestados sería necesario plantearse mejoras en la atención a distancia. 

El ámbito en el que más se requiere un progreso, a tenor de los pacientes, es el del propio tratamiento del covid. Un 88,6% de los participantes en la encuesta dijeron que cabía un avance en la prestación del servicio, mientras que solo un 1,7% fue tajante en el sentido contrario. Cabe recordar que, pese a ese análisis tan negativo, la mayoría pide que se mantenga la telemedicina para abordar un posible contagio. Esta respuesta podría estar motivada por la precaución y por entender que la cuarentena preventiva es una medida útil.

Ocurre lo contrario en lo que respecta a los trámites relacionados con las recetas. Casi ocho de cada diez aragoneses se muestra más que satisfecho con esta ‘nueva normalidad’ y no ven que deba mejorarse, frente a un 12,6% que siente que todavía quedan detalles por pulir en la prestación del servicio telefónico.

Respecto a los trámites a distancia de las altas y bajas y los tratamientos, los participantes en el muestreo llegaron mayoritariamente a la conclusión de que podían hacerse mejor. Así lo sostuvo el 84,9%, una postura que solo rechazó de forma taxativa el 6,7%, mientras que un pequeño grupo (8,4%) se abstuvo de contestar.

Los servicios que prestan por teléfono las áreas de Enfermería dentro de los centros de Atención Primaria también tendrían un amplio margen de mejora, según tres de cada cuatro ciudadanos, un sentimiento que no comparten el 7,3% de los aragoneses, que respondieron que funcionaba bien y no se precisaban cambios de ningún tipo. La tendencia es la misma en cuanto a las enfermedades comunes. El 73,6 de los pacientes con dolencias no graves afirmó que debe replantearse el servicio telefónico. Uno de cada diez mantuvo una tesis opuesta.

Loading...
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión