Despliega el menú
Aragón

agricultura

El sector pide “celeridad” en la transferencia de fondos del Renove agrario

El presupuesto destinado a la compra de tractores no se ha gastado, mientras que el que se había dotado a la compra del resto de maquinaria ha resultado insuficiente.

El plan Renove ha sido dotado con ocho millones de euros. Asaja
El plan Renove ha sido dotado con ocho millones de euros.
Asaja

Las ayudas a tractores no resultan atrayentes y las que se habían destinado al resto de maquinaria resultan insuficientes. Esa podría ser la conclusión del Plan de Renovación del Parque Nacional de Maquinaria Agrícola para el ejercicio 2020, que se publicó el pasado 14 de junio en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Una publicación con la que se abría el plazo de solicitudes hasta el 15 de septiembre.

Estas ayudas venían acompañadas de un aumento del presupuesto: “Este plan ha sido dotado en esta ocasión con 8 millones de euros, un 60 % más que en convocatorias anteriores”, destacan desde el departamento que dirige Luis Planas. Un incremento que él mismo anunció en la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA),  que se celebró en Zaragoza a principios de año. Pero esta convocatoria también trajo consigo otra novedad: “La diferenciación en dos líneas de inversión”, una de cinco millones de euros para tractores y otra de tres millones de euros para el resto de maquinaria.

El problema es que el Renove resulta más atractivo para quien compra otra maquinaria. “Estas ayudas suelen estar condicionadas al achatarramiento de una máquina de las mismas características de la que te vas a comprar. Es decir, si me compro un tractor debo achatarrar un tractor y si me compro una cosechadora debo achatarrar una cosechadora. La única excepción que hay es en el caso de las cubas de purín, donde se podía optar por comprar la máquina entera y achatarrar la tuya o solo adquirir el adaptador para cumplir con la normativa europea”, detalla Gerardo Torralba, de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) Huesca. “La cuestión es que cuando compras un tractor nuevo esta ayuda no resulta tan interesante, puesto que, si el tractor que entregas a cambio está en buenas condiciones, el precio de venta en el mercado de segunda mano es superior a las ayudas”.

Este es el motivo por el que ahora, tras constatar, como explican desde Asaja-Huesca y desde la Federación del Metal de la provincia oscense, que “de los 5 millones de euros de presupuesto de la línea de tractores solo se han comprometido 1.003.354,05 euros, mientras que para la línea de resto de maquinaria se han comprometido los tres millones de euros de presupuesto, estando 4.199.716,19 euros en fondos de reserva provisional”, se pide que “se realice con celeridad esta transferencia entre líneas, que ya se preveía inicialmente en la convocatoria”.

Así, continúan desde las organizaciones, “se resolvería la incertidumbre de las máquinas que en estos momentos están en reserva provisional, por las que el agricultor ya ha tenido que realizar la inversión”. Y es que para acceder a la ayuda, primero se debe realizar la compra y luego se notifica si se concede o no la ayuda.

La inscripción en el ROMA

Una vez comprada la máquina, para poder solicitar la ayuda, los agricultores y ganaderos deben inscribirla en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola (ROMA), un trámite que se realiza en los servicios provinciales y que genera “grandes diferencias entre provincias a la hora de conseguir que sus solicitudes entren en primer lugar”, como indican desde Asaja-Huesca, puesto que “las ayudas se conceden por orden de entrada de la solicitud”. “Y más en este año en el que recordemos que estábamos en plena crisis sanitaria”, indica Torralba, que pide que para futuras convocatorias se mejore en este aspecto y la inscripción en el ROMA no sea necesaria para acceder a la ayuda.

Una problemática que habían intentado solucionar desde el ministerio con esta diferenciación de líneas, puesto que esto tenía como objetivo “dar solución al problema que generaban los plazos de adquisición de las nuevas máquinas, más largos en el caso de los tractores”. Y es que “al ser menores y más cortos los trámites de adquisición de la pequeña maquinaria, quienes la compraban podían presentar las solicitudes antes que quienes compraban tractores y concurrían con ventaja frente a estos últimos”.

Etiquetas
Comentarios