Despliega el menú
Aragón

Aragón

Pepe Álvarez, convencido en que hoy habrá un acuerdo para la renovación de los ERTE

El secretario general de UGT lanza desde Zaragoza un llamamiento a CEOE para recordarle “el desastre” el supondría la falta de un pacto y avanza que habrá movilizaciones en la calle “si no se pasa del discurso a los hechos”.

Pepe Álvarez, secretario general de UGT, este lunes con el líder del sindicato en Aragón.
Pepe Álvarez, secretario general de UGT, este lunes con el líder del sindicato en Aragón.
Oliver Duch

Hay todavía flecos por cerrar para que el Gobierno, la patronal y los sindicatos -que han reanudado esta mañana las reuniones- lleguen a un acuerdo para la renovación de los ERTE, pero el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, confía en que sea hoy el día en el que se alcanzara el pacto. Así lo ha señalado el líder sindical en Zaragoza, donde se ha reunido con los cuadros sindicales de la organización en la Comunidad autónoma para poner en común el avance de las negociaciones del diálogo social.

“Sería un gran alivio si fuéramos capaces de cerrar hoy el acuerdo”, ha señalado. Y más que una esperanza, Álvarez ha transmitido convencimiento, ya que ha insistido en que “no puedo contemplar la posibilidad de que no alcancemos ese consenso”. Por eso ha realizado un llamamiento a la CEOE “para que sea consciente del desastre que supondría la falta de entendimiento en un momento de pandemia como el actual”.

No parece, sin embargo, tarea fácil, porque el propio Álvarez ha lamentado que, como siempre hacemos los españoles, se haya dejado todo “para el último día, para el último segundo”, que durante el mes de septiembre haya habido un “cierto relajo” que ha impedido entrar en el fondo de la cuestión, y que tanto el Gobierno como la patronal haya ido variando su posición y que objetivos que ya estaban claros y definidos, ahora nos los compartan tanto.

Como si de un mensaje a aquellos que participan en la reunión de hoy se tratara, el líder sindical ha recordado que UGT no está dispuesto a admitir que los expedientes de regulación de empleo consuman reserva de paro y defiende el derecho a que los trabajadores afectados reciban el 70% de las prestaciones más allá de los 180. “Y esta es una línea roja, morada, naranja o del color que quieran, pero es sin duda una condición necesaria para el acuerdo”, ha insistido. El sindicato exige además que los fijos discontinuos -muchos de los cuales están empleados en la hostelería y el turismo- dispongan de algún subsidio, ya que los ERTE no suman días de paro y que no se limite los ERTE de fuerza mayor.

“Hay razones políticas para alcanzar el acuerdo”, ha señalado Álvarez, que ha apostado por continuar por que el diálogo social siga siendo la “luz de consenso y continúe siendo la esperanza para que haya más acuerdos que disensos”. Pero ha querido dejar claro que UGT no va a aceptar “en ningún caso” que se permitan los despidos en los seis meses siguiente a la firma del expediente, después del esfuerzo que están realizando los trabajadores, soportando la pérdida temporal de empleo, y el Estado, pagando los ERTE. “Me causa perplejidad que los empresarial aludan a Alemania para decir que los ERTE no tiene límite sectorial y quieran quitar las limitaciones al despido sin hacer referencia de que en Alemania estas restricciones no son de seis meses como en España, sino de un año”.

"No se come con carácter retroactivo"

El líder sindical se ha referido también a la renta mínima vital para augurar que tal como esta la situación y los problemas que está suponiendo la solicitud de la misma, su desarrollo va a necesitar movilizaciones en la calle, siempre, eso sí, cuando las circunstancia de la covid lo permitan. “Para nosotros tenía que haber sido un decreto con un desarrollo legislativo posterior, pero se optó por una ley rápida y ahora hay un caos administrativo de gran consideración”, ha señalado Álvarez. “No se come con carácter retroactivo”, ha dicho, para denunciar después que faltan recursos humanos en la administración para hacer frente al ingente trabajo que supone la puesta en marcha de esta renta. Ha criticado que no la estructura telemática esta lejos de las posibilidades digitales de los solicitantes y ha denunciado que “es un escándalo” que las personas que quieran optar a ella tengan que ir a una gestoría y pagar 50 euros cuando no saben si finalmente se la aprobarán o se la denegarán.

“No es un regalo del Gobierno, es una reivindicación sindical”, ha puntualizado Álvarez, que ha asegurado que el sindicato no va renunciar a dejar de poner gente a ese millón de españoles que necesitan ese mínimo vital. “Si no se pasa del discurso a los hechos, tendremos que movilizarnos”, ha advertido.

Etiquetas
Comentarios