Despliega el menú
Aragón

Industria

Pupitres hechos en Cariñena para los estudiantes italianos

La planta zaragozana de HMY fabrica 300.000 mesas individuales encargadas por el Gobierno de Roma para garantizar la distancia exigida por la covid en las escuelas.

Fabricación de pupitres individuales en la planta de Cariñena.
Fabricación de pupitres individuales en la planta de Cariñena.
HMY

La pandemia del coronavirus ha obligado a muchas empresas a dar una vuelta de tuerca a su actividad para mantener unos negocios fuertemente afectados por el impacto que está suponiendo la grave crisis sanitaria. La diversificación ha sido la respuesta a un mercado cambiante en tiempo de coronavirus. Es lo que le ha ocurrido a la planta que el grupo HMY, especializado en equipamientos comerciales, tiene en Cariñena (Zaragoza), que a su producción habitual ha añadido ahora la fabricación de pupitres individuales. Harán entre 230.000 y 300.000 unidades que tendrán como destino las escuelas italianas, en las que los dirigentes del país quieren asegurar así la distancia social recomendada para frenar la expansión del virus.

A mediados de agosto, los responsables de la planta recibieron una llamada del Gobierno italiano con la propuesta y rápidamente se pusieron manos a la obra para estudiar su viabilidad, señalan desde la compañía, convencida de que el país transalpino ha puesto su mirada en este grupo por "el reconocimiento que HMY tiene en el mercado por nuestra gran capacidad de producción y diferenciación en calidad y servicio y por ser empresa sostenible".

No era tarea fácil, porque la planta de Cariñena tenía que ser capaz de resolver en un corto plazo de tiempo –en pleno verano y en medio de una pandemia– el acopio de material, la ingeniería, el prototipado, la validación, la fabricación y la logística del producto. "Hemos tenido dificultades en el corto plazo pero todo se ha solucionado gracias a nuestros equipos y ‘partners’", señalan desde la empresa, en la que no fue necesaria adaptación alguna porque dispone de "una estructura lo suficientemente flexible como para poder acometer cualquier tipo de proyecto". Así, ya están fabricadas los primeras 40.000 unidades. Y no son pupitres sin más. Se han fabricado, explica HMY, con los más elevados criterios de diseño y medioambientales. Para garantizarlo, la compañía ha realizado una declaración ambiental del producto en la que se detalla que el pupitre escolar sostenible desarrollado por HMY reduce en un 16,17% el impacto ambiental en huella de carbono y en un 18,89% el impacto ambiental global.

Diversificación y adaptación

"Este encargo es una nueva demostración de nuestra calidad humana, capacidad de reacción y compromiso medioambiental", insisten desde la planta zaragozana, que emplea a unos 1.000 trabajadores.

Porque la apuesta por la diversificación es "una característica clave de la empresa desde hace ya muchos años", señala la firma, que un periodo de crisis como el actual obliga a evolucionar y mejorar en el servicio a los clientes.

Prueba de ello es que durante el estado de alarma la planta de Cariñena mantuvo la estructura necesaria para seguir dando servicio a sus clientes (especialmente de la alimentación), pero además sirvió mamparas de separación, dispensadores de gel, controles de afluencia y otros productos que garantizan la seguridad e higiene en los puntos de venta. Todo ello sin descuidar, explica la compañía, "los programas de nuestros clientes en cuanto a apertura y reformas de sus tiendas".

Etiquetas
Comentarios